Se encuentra usted aquí

Arévalo, la apuesta colombiana en Viña del Mar 2017

El cantante bogotano está listo para traerse la gaviota de plata y chulear en su lista de propósitos el show en la Quinta Vergara.
Por
Alfred Lord

El camino artístico que ha recorrido Arévalo ha sido un paso a paso. Inició en obras de teatro, conciertos en colegios y toques de promoción en diferentes eventos. Su primer gran evento fue el Evento 40 de 2009 y ahora con su nominación a Viña del mar espera solidificar una carrera que ha llevado al público sin intermediarios.

Fotos: Daniel Álvarez // @daniel.alvarez9

Los Ángeles fue la ciudad que le permitió profesionalizarse. Estudió Vocal Performance y Music Business y ahí empezó a sumergirse en la música y la movida artística de Estados Unidos. “Amplíe mucho mi visión en temas generales de la vida y los géneros en mi cabeza” afirma.

En el 2013 conoció a Andrés Torres, su productor hasta la fecha, y grabaron En mí, una canción que habla que la vida no es de amor y que fue nominada a los Premios Shock en el 2013 en la categoría a mejor artista pop alternativo.

Durante todos estos años se ha concentrado en tocar en vivo para llegarle al público sin intermediarios. Es un contacto directo que disfruta mucho, ha hecho giras por 200 colegios alrededor de Bogotá, Villavicencio, Ibagué, Neiva y este año lanzó un nuevo disco con canciones conocidas y otras nuevas. El álbum fue grabado entre San Francisco y Los Ángeles durante los últimos dos años.

Este primer trimestre del año comenzó con la grata noticia de la nominación a Viña del mar, el festival escogió su canción Así no más para representar a Colombia en la nueva edición de uno de los festivales más importantes de Latinoamérica. Antes de su viaje habló con nosotros sobre la vida y su próximo viaje a Chile.

dea_0271.jpg

¿Qué ha aportado Andrés Torres en sus composiciones?

Cuando llegué a Los Ángeles tenía 18 años y había hecho un disco que nunca salió con Katamaran, una agrupación santandereana, fue un disco que nunca quise sacar porque era más un experimento de una cantidad de cosas. Cuando llegué donde Andrés conocí nuevos sonidos, y aprendí la forma como quería hablar en mis letras y cuál era mi esencia como artista que es un proceso demasiado importante desde el comienzo.

¿Qué tan importante es para usted participar en Viña del Mar?

Para mí es un logro muy especial, una tarima apreciada en Latinoamérica, con un público bastante exigente, un festival que yo siempre había escuchado lejano, y estar ahorita representando a Colombia es un gran logro. Definitivamente es una de las mejores cosas que ha pasado hasta el momento.

Escuchándolo veo que lo tenía en sus shows pendientes por cumplir

Yo no solo me imaginaba lo que está pasando, sino mucho más y sí, lo tenía visualizado, eso no quiere decir que no sea importante todo lo que he hecho, sino que este tipo de eventos son los que quiero. Lo tomo con alegría y toda la humildad.

¿Cómo se prepara uno para un evento como el Festival de Viña del mar?

La preparación ha sido durante todos estos años, es una canción que hemos venido tocando muchas veces. Ya les envíe las partituras, estaré acompañado por la banda sinfónica de Viña. No siento que esté haciendo alguna preparación, es más como que he venido construyendo tantas cosas alrededor de este momento, no es de prepararse demasiado sino de recoger lo que se ha trabajado. Los retos cambian, primero era llegar a Viña y ahora es traerse la gaviota de plata.

¿Cuál es ese sello en su sonido del country pop del que usted habla?

Uno no podría basar sus sonidos solo en géneros y si es un disco muy influenciado por country, también lo es por folk y pop, pero pienso que mi sello está más en las letras positivas y un lenguaje más simple.

La primera etiqueta superficial es que tiene esos ritmos, pero en mis letras yo no soy muy poético, mis letras son muy cotidianas, me gusta hablar como en una charla, siento que a la gente le pueden llegar más fácil cuando se sienten identificados en alguna situación, casi siempre son muy positivas, tengo una mezcla entre lo energético y lo nostálgico.

dea_0263.jpg

¿Cuál cree usted que es ese detonante que hace que un artista surja más rápido que otro?

Son tantas cosas que uno mira las historias y todos tienen algo diferente, hay constantes y habrán formulas y pasos, es más, no sé si salir tan rápido sea la manera de mantener una carrera estable o duradera en la música.

En mi caso ha sido trabajar todos los días a tanta adversidad que tiene la industria

¿Qué escucha actualmente de bandas nacionales?

Elkin Robinson, ChoQuibTown, Morat, Bomba Estéreo. Respeto y me gusta mucho lo que ha hecho Carlos Vives, Oh la Ville, Ventino me parecen muy talentosas.

¿Hay propuestas de hacer otros géneros o fusionar su música en otros ritmos?

No solo estoy tentado en hacerlo, sino que pienso que la muerte creativa está en quedarse haciendo lo mismo siempre, mi segundo disco seguramente va a ser diferente o de lo contrario me quedaría estancado artísticamente. 

Está en mi sangre el bailar y claro que puedo hacer fusiones con las que la gente lo pueda hacer, no sé si sea urbano o salsa, el proceso creativo es muy espontaneo.

Después de Viña me voy a trabajar de la mano de Andrés Torres y Mauricio Rengifo en Los Ángeles, tengo algunas canciones escritas y otras la vamos hacer allá, tengo también algunas partes de composición, pronto escucharan nuevas canciones.

 

 

Publicidad