Se encuentra usted aquí

.

Cuando Kanye West tomó sin permiso una canción de James Bond

"Diamonds are forever".
Foto Kanye: Roy Rochlin.
Foto Kanye: Roy Rochlin.
Por
Redacción Shock

De su aclamado disco Late Registration, Diamonds From Sierra Leone es una de las canciones más recordadas de Kanye West, en la que el rapero visibiliza la problemática de los diamantes de sangre en África. En esta canción, West usó un sample de Diamonds Are Forever, de la cantante galesa Shirley Bassey. El sencillo formó parte de la película de James Bond con el mismo nombre.

Hasta ahí, todo bien, pues “samplear” canciones es una práctica muy común en el hip hop. El problema es que Kanye nunca pidió permiso para usar esa canción. “No sabía nada de esa canción antes de su lanzamiento. Nunca pidió permiso para usar esa canción, ni siquiera sabía de su existencia hasta que la escuché en el Live 8. No había escuchado de su compañía disquera, lo cual no estuvo muy bien”, declaró Bassey al Daily Mail.

Bassey declaró que quería emprender acciones legales contra West, pues “fue deshonesto, así que de alguna manera va a tener que pagarme mucho dinero”. Finalmente, Bassey decidió no demandarlo.

Aunque Kanye se salvó de una demanda en Diamonds from Sierra Leone, no fue la única vez que se metió en un problema por uso no autorizado en sus canciones. En 2008, West fue demandado por The Good Life, pues según argumentó la productora Dayna Staggs, D'Mystro, la canción incluía parte de su sencillo Volume. La demanda fue descartada.

En 2012, West fue demandado por Robert Poindexter, de la banda The Persuaders, por usar sin su autorización The Trying Girls Out (The Composition) en el remix de Girls, Girls, Girls. Este caso también fue descartado.  Un año después los hijos del músico David Pryor lo demandaron, pues, de acuerdo con ellos, West utilizó sin su autorización un fragmento de la canción Bumpin’ Bus Stop en Gold Digger.

En 2019 fue demandado nuevamente, esta vez por Ultralight Beam, el primer track de su álbum Life of Pablo, que incluye fragmento de la voz de una niña llamada Natalie Green. Los padres adoptivos de la niña demandaron a Kanye, argumentando que el rapero pidió permiso a sus padres biológicos y no a ellos.

 

Más contenido sobre: