Se encuentra usted aquí

El house le dio una bofetada en la cara al EDM en el cierre de Storyland 2018

¿Y ese tal EDM del primer día sí existe? 
Foto: Juan Flórez
Foto: Juan Flórez
Por
Johana Arroyave

Señoras y señores: Colombia no tiene nada que envidiarle a los grandes festivales de música electrónica del mundo. Storyland se renovó y empezó el 2018 logrando la mejor versión del festival en toda su historia pues no quedaron boletas ni para la mamá del dueño. 

Por: Johana Arroyave @johanaarroyave // Fotos: Juan Flórez @tierrabombavisual

Hacía las 8 de la noche era imposible transitar por la carretera que llevaba a Pozos Colorados en Santa Marta (lugar donde se estaba realizando el show). La fila de carros era tan impresionante que las luces de los automóviles empataban con las de la tarima Mainstream que se veía al fondo en la sede de Storyland. Navidad quedaba en pañales con este escenario.

storyland-2018-santa-marta-colombia-fotos-juan-florez_6.jpg

No había revendedores ni boletas, Storyland realmente había agotado todas las entradas, las requisas eran excesivas, los controles de seguridad se habían aumentando y la fila para entrar demostraba que conseguir el mejor puesto para disfrutar del show era la misión de la noche.

Todo el mundo hablaba de Maceo Plex y las expectativas del show con el que se culminaría la fiesta del segundo día de festival estaban en lo más alto.  Ya nadie hablaba de los beats de la noche anterior, no esperaban fuegos pirotécnicos, ni el show de chispún que 24 horas antes hizo “zapatear” a más de 10 mil personas; los asistentes a Storyland el domingo 7 de enero tenían claro que a lo que se venía era a bailar despacio.

El show empezó con Alexi Del Ano & Alex Under quienes se encargaron de darle vida a los que estaban sentados en el piso. Los siguió Vanch, Shall Ocin, Agents Of Time y por fin, como el milagro de la noche, apareció el rey Maceo a darle bofeatadas a los que habían alterado las tarimas con EDM y guaracha. Era la primera vez que el dj cubano criado en Estados Unidos pisaba tierra colombiana y tenía claro que iba a ser inolvidable. No dejó bajar los beats ni por un minuto, hizo a un lado los juegos de otros artistas de silenciar la música para hacer gritar a la gente y se encargó única y exclusivamente de mantener el ritmo, subirlo lentamente y en la parte más alta mantenerlo hasta el punto que era imposible sentarse.

Fueron casi dos horas de éxtasis completo (no estamos hablando de pepas, relájense); no hubo tiempo para respirar, solo para dejarse llevar por lo sonidos de un tech house perfecto, a la medida, y que nos hizo olvidar a todos de la horrible experiencia 24 horas antes cuando la cumbia se mezcló con el reggaetón y tuvimos que salir huyendo.

Tal vez fue la magia de Santa Marta o la gran producción que le metieron este año a Storyland pero el cambio de locación, la gente y los artistas hicieron que se cumplieran todas las expectativas que teníamos. Se acabó con la imagen de que “allá solo van traquetos y prepagos”. Esta vez solo fue gente enamorada de la música.

storyland-2018-santa-marta-colombia-fotos-juan-florez_1.jpgstoryland-2018-santa-marta-colombia-fotos-juan-florez_3.jpg

storyland-2018-santa-marta-colombia-fotos-juan-florez_12.jpg

storyland-2018-santa-marta-colombia-fotos-juan-florez_2.jpg

Temas relacionados: 
Publicidad