Se encuentra usted aquí

Falleció Blanquito Man de King Changó

El líder de esta banda multicultural llevaba tres años batallando contra un cáncer de colon.
Youtube Blanquito Man
Youtube Blanquito Man
Por
José "Pepe" Plata

En la tarde del jueves 16 de noviembre, falleció a los 42 años José Andrés Blanco, el cantante de la legendaria banda King Changó. Este venezolano escribió una historia en la cual su música estuvo rodeada de su aprecio por el continente y por sus costumbres.

Por: José "Pepe" Plata 

Al mirar hacia los años noventa, el nombre de Blanquito Man aparece sin duda alguna. Este personaje estuvo en el tiempo y el lugar en el que el continente comenzaba a salir con una nueva generación de artistas que reivindicaban lo local y que mostraban además, cómo había un orgullo con ello. Los nombres no son familiares: Fabulosos Cadillacs, Aterciopelados, Café Tacuba, Los Amigos Invisibles, Molotov, entre otros.

Y ahí estuvo también King Changó. Un proyecto que Blanco desarrolló en la ciudad de Nueva York, a donde se mudó antes de cumplir veinte años. Fue su propia “olla de mezcla” porque allí encontró los ingredientes para hacer de su banda algo que podía tener ska, reggae, funk, hip hop, joropo, música electrónica, salsa y cuanto sonido le gustara. La gran manzana lo acogió y fue además el lugar en el cual murió.

El viaje a esa ciudad, significó además formar parte de un sello en el que diversos sonidos conformaron una obra clave. Dos años después de estar allí, apareció el disco homónimo King Changó el cual fue publicado por Luaka Bop, el sello de David Byrne (ex integrante de Talking Heads). Sería uno de los primeros discos, que además formaría parte de un catálogo en el que estuvieron sus compatriotas de Los Amigos Invisibles, nuestro adorado Bloque (Bloque de Búsqueda), la peruana Susana Baca, los mexicanos de Los de Abajo o los dominicanos Si-Sé.

Los buenos comentarios no se hicieron esperar y King Changó comenzó a girar. Una de esas primeras parada promocionales fue en Bogotá en el extinto auditorio La Calleja de la avenida 19 con calle 126.

Una grabación de King Changó emblemática fue la versión en español de Englishman in New York de Sting, en el tributo latino a The Police de 1998. En aquella ocasión, se hizo una adaptación llamada Venezuelan in New York, que sonaba así:

Justo estrenando milenio, King Changó lanzó su segundo disco: The return of El Santo. Un disco más elaborado en asuntos sonoros de mezclas. Uno en el que se reconoció la mentalidad creativa de Blanquito al tener el gen latino con el gen global a través de la electrónica. Con ese disco Blanquito y King Changó estuvieron en una segunda oportunidad en Colombia. En el 2001, se presentaron en el festival Rock al Parque.

Su carisma y talento, le permitieron formar parte de una de las grabaciones más importantes de la música latina en este nuevo milenio. Su voz estuvo en el disco que el mexicano Celso Piña grabó con músicos de Café Tacuba, El Gran Silencio y otros y en el que además estuvo Antonio “Toy Selectah” Hernández. En aquella canción de Cumbia sobre el río, Blanquito rinde un homenaje al vallenato y al freestyle que se adelantó a muchas propuestas actuales.

Su talento no solo estuvo dedicado a la música; lo hizo también como diseñador. Sus panas de Los Amigos Invisibles tuvieron su primer logo diseñado por él.

En los últimos años, Blanquito estuvo un tiempo en su natal Venezuela y tuvo presentaciones con su amado King Changó. Pero hace tres años, dolencias físicas le hicieron llevar chequeos médicos que descubrieron el cáncer que se lo llevó.

Durante tres años acudió a varios tratamientos y organizó campañas para poder pagar sus medicamentos. A través de su cuenta de Instagram, sus seguidores le daban muestras de cariño, aprecio y apoyo que él agradecía. Siempre mostró una dosis de alegría y siempre quiso salir adelante.

Pero hoy se lo llevaron al otro lado del cielo. Es necesario decirlo, pero Blanquito se divirtió y le dio al mundo canciones que alegraron a muchas personas en el continente.

Así lo recuerdan:

Jorge “Toby· Rodríguez (Promotor de ska): En 1999 lo conocí en Nueva York. Era una persona amable y comprometida con Latinoamérica. Tenía una muy buena actitud, estaba muy pendiente de la humanidad. Él era un monstruo en el escenario. Recuerdo haberlo visto en un concierto junto a Los Fabulosos Cadillacs en el que su presencia en el escenario fue total.

Aureliano Méndez (Señor Méndez, Panasuyo): Lo conocí en Caracas y lo vi por última vez en la casa de Onechot en esa ciudad hace unos cuatro años. En Nueva York hice un concierto a favor de él en Brooklyn pero ya estaba avanzado el cáncer. Recibió visita de Onechot luego, pero no lo pude ver. Era como un rayo blanco, buen consejero, buena sonrisa, buenas palabras, buena música. Compartí con él el día que me gané el Grammy en el año 2007.

Manuel Gamboa: En el Mero Mero organicé dos eventos para recoger fondos para Blanquito. La acogida fue tremenda. Siempre lo admiré, tocamos con Bombalacrán y King Changó en los noventa. Estaba haciendo un disco con él y estábamos trabajando en varios tracks. Nos vimos en Nueva York, hicimos un concierto con Celso Piña y Pato Machete. Íbamos a hacer Rayoblanco, un proyecto del Alguacil con Blanquito Man. Era puro positivismo. Pasó de ser un alguien que admiraba a ser alguien con quien estaba trabajando un disco. Fue además un gran diseñador gráfico.

Paz en su tumba.

Temas relacionados: