Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Jupiter Bokondji: "la música de Occidente viene toda de la misma fuente, África"

El músico congolés se encuentra promocionando el álbum 'Na Kozonga'.

Jupiter-Bokondji.jpg
Jupiter Bokondji.
Foto: Mark Horton/Getty Images.

Jupiter & Okwess es una de las bandas más exitosas de la República Democrática del Congo. Na Kozonga es el nombre de su más reciente producción lanzada en abril pasado, una exploración sonora muy enérgica llena de ritmos como jazz, funk, rap, entre muchos otros. Jupiter Bokondji es el líder de la agrupación y se ha convertido en un representante mundial de la música y la cultura de su país.

Llamado “el general de los rebeldes”, Jupiter Bokondji fue descubierto gracias al documental Jupiter’s Dance en 2006, sobre músicos congoleses. Nació en Kinshasa en 1963, 3 años después de la independencia del Congo, pero creció entre Dar es-Salam (Tanzania) y Berlín. Le gustaba la música de artistas como James Brown, los Jackson 5 o Kool and The Gang. Al regresar al Congo, descubrió el género predominante en el país: la rumba, y decide fusionar todas sus inspiraciones.

Participó en el colectivo African Express del legendario Damon Albarn, para visibilizar a artistas del continente negro.

Hablamos con Bokondji sobre música y colonialismo.

Publicidad

¿Cómo fue hacer este disco en momentos de pandemia?

Trabajamos este disco mucho antes de la pandemia. Empezamos a trabajar las canciones durante las giras y después grabamos una parte. Continuamos el tour, fuimos a Cali 5 días y luego fuimos a Los Ángeles para grabar. Todo fue antes de la pandemia y teníamos todo listo para dar varios shows. Los últimos conciertos fueron en Colombia, Ecuador y México y en cada aeropuerto que llegábamos veíamos que se cerraba todo, era como una guerra. Después de Vive Latino fuimos a encerrarnos en Francia. Ahí estábamos perdidos, no sabíamos qué hacer con el disco.

Decidimos lanzar canciones cada 3 meses para tener un poquito de actividad porque este momento es complicado, ya que no hay conciertos. Sin embargo, eso también nos permite pensar cómo mejorar las cosas. Este año hay pocos shows porque hay pocos países en donde se pueden hacer cosas, pero esperamos que el próximo año sea mucho mejor.

¿Qué piensa de la etiqueta “World music” o “música del mundo”?

A la gente le gusta meter etiquetas para vender y quienes tienen el mercado usan ese tipo de etiquetas. Creo que esa etiqueta ni viene al caso, porque ¿Qué es la “world music”? ¿La música que viene de mundo? Sí, la hacemos para todo el mundo. Al final, la música de Occidente viene toda de la misma fuente: África. El pollo canta igual en todo el mundo.

Lo llaman “el general rebelde”. ¿Qué piensa de este calificativo?

Publicidad

En mi barrio me llaman así. Es porque había algo mainstream en República Democrática del Congo que era la rumba, que salió de África para Cuba y era lo único que se conocía del país. Quienes me llamaron “el general rebelde” vieron en mí alguien que hacia cosas diferentes para mostrar la diversidad del cultural del país que no es valorada en el resto del mundo. Para muchos, la música de la República Democrática del Congo es rumba, no más. Me llamaron “rebelde” porque usé muchos ritmos muy diferentes a lo que se estaba haciendo.

¿Diría que su música tiene un componente político?

Hablo de todo en mis canciones: cómo vivo y también temas sociales. No entiendo porque nos peleamos por tierras, por fronteras, por cosas materiales. La gente que pelea por riqueza cuando se mueran nada se llevan. No entiendo, no tiene sentido. Hablamos de la injustica social, ecología. Esperamos que la gente entienda y respete la naturaleza. No hablamos directamente de política, pero sí hablamos de problemas sociales que afectan a todos. Hablamos de política con imagen para evidenciar la estupidez del hombre.

Ha sido considerado un embajador de la música de su país. ¿Cómo se sientes al respecto?

Publicidad

Me da mucha felicidad abrir la puerta para generaciones futuras y que se vea que hay más músicas y una gran riqueza cultural en República Democrática del Congo. No vine a esta tierra de los hombres para hacer turismo, mejor que mi existencia sirva para abrir a los jóvenes a otra música, eso es genial, me da toda la felicidad.

Cada vez vemos a más artistas de República Democrática del Congo y el resto de África, ¿Cree que estamos en un “boom” de la música del continente?

Una gran parte de lo que pasa es gracias a Internet. Antes teníamos los ojos mirando solo a Europa y Occidente. Ahora hay una visibilidad diferente y, por ejemplo, sabemos que hay todo un continente al lado izquierdo que es América Latina, y queremos compartir más cosas con otros artistas hermanos para que haya un verdadero intercambio. Ahora podemos mirarnos sin pasar por Occidente. Hay toda una generación de artistas jóvenes que están haciendo música y trabajo con ellos.

¿Qué piensa de que artistas como Damon Albarn, por ejemplo, se interesen por lo que está sucediendo en la escena musical africana?

Publicidad

Las estrellas de Europa como Damon entendieron que hay que mirar a este lado y ellos necesitan una energía para reinventarse y para reinventarte debes ir al principio, a la fuente. Gracias a Damon que dio la visibilidad, él trabajaba con un amigo de nosotros, y así surgió African Express. Artistas como Damon pueden ayudar a que las propuestas de África sean reconocidas. Pero no es un acto unilateral en el que Damon ayuda a un grupo, es que Damon necesita esa energía de los artistas africanos y compartir con ellos también le ayuda a él. Es algo mutuo, se trata de compartir.

¿Qué podríamos hacer para descolonizar la música?

Quizás con Internet ayuda a cambiar las cosas. Es difícil salir de siglos de colonización y cambiar todo el sistema. También hay una responsabilidad en cada país en su política para ayudar a los artistas abrirse al mundo. El negocio está controlado hacia el norte, pero Internet rompió el sistema, ahora podemos ver cualquier cosa del otro lado del mundo y si salimos a hacer shows es gracias a internet. Si hacemos un video en Kinshasa cualquiera lo puede ver. Es un gran cambio en el sistema, pues no es una disquera la que te dice qué tienes que hacer, ahora todos somos libres y hay gente que le gusta a escuchar otro tipo de música. Es magia.

Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series. Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series.