Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
隆Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la m煤sica, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Le explicamos con canciones c贸mo fue la lucha de las mujeres para poder votar

El voto en Colombia no siempre fue para hombres y mujeres.

646270_Getty images Creative
Getty images Creative

Aunque las elecciones por votaci贸n pierden cada d铆a m谩s credibilidad, por lo menos en nuestro pa铆s, no siempre fueron la discordia por un tema de corrupci贸n, alguna vez fueron el referente de lucha de cientos de mujeres colombianas por ser reconocidas como ciudadanas y el comienzo de un camino largo de disputa por la igualdad, que en pleno 2020 sigue en pie, pero con otro nombre: 鈥渁borto鈥. Sin embargo, no nos desviemos por ahora鈥 Aqu铆 le vamos a explicar con algunas melod铆as pegajosas todo el proceso que hicieron nuestras antecesoras para que tengamos algunos derechos civiles hoy en d铆a.

Por: JohanaArroyave

Diciembre de 1957 tuvo uno de los d铆as m谩s representativos en la historia de Colombia. El primer d铆a de ese mes, bajo el Gobierno de Gustavo Rojas Pinilla, se aprobaron los acuerdos para crear el Frente Nacional (un pacto o acuerdo entre liberales y conservadores, los partidos pol铆ticos del momento) pero, adem谩s, por primera vez en la historia del pa铆s, las mujeres pudieron ir a las urnas a ejercer su derecho al voto.

Pero ese fue el final feliz, el nudo de la historia y del que pocas personas saben es que para llegar ah铆 fue necesario un proceso de lucha de a帽os y varias muertes. La sociedad del siglo XIX obligaba a las mujeres a no ir m谩s all谩 de sus casas, de las escuelas de sus hijos o de cualquier lugar que sus esposos decidieran, la devoci贸n era el com煤n denominador del momento. S铆, eran d铆as de gritar 鈥渜uiero escapar鈥 como esa vieja canci贸n de Kudai.

Por aqu铆 empez贸 la revoluci贸n:

Debido a la Guerra de los Mil D铆as (1899-1902) varias familias colombianas tuvieron que salir del campo y llegar a las grandes ciudades (muy parecido a la actualidad), como muchos de ellos no pod铆an acceder a un trabajo formal deb铆an ingresar al mundo laboral como empleados dom茅sticos, de esta manera las mujeres empezaron a vincularse de forma no directa en el mundo laboral, pero los salarios eran bajos y las jornadas abusivas - no es que haya cambiado mucho la situaci贸n- y adem谩s el sueldo no les llegaba directamente a ellas, su dinero por trabajar lo ten铆a que recibir un repres茅ntate legal, es decir el mancito que tuvieran al lado. El abuso era una constante鈥

Publicidad

Le debemos mucho a las pioneras鈥 varias mujeres empezaron a salir activamente a la calle y a conformar las primeras protestas del g茅nero, all铆 exig铆an mejores condiciones laborales y jornadas de ocho horas. Gracias a estas chicas en 1917 se conformaron organizaciones exclusivamente femeninas, como el Sindicato Nacional de Obreras de la Aguja, La Sociedad de Obreros y Artesanos de Monter铆a y la Sociedad de Obreras Rendici贸n de la Mujer. Desde estos lugares peleaban por resignificar el papel de la mujer social y pol铆ticamente鈥 Era hora de gritar 鈥渋ndependencia鈥 como lo hizo Ana Tijoux.

En 1922 gracias a los sindicatos de mujeres creados y a entidades internacionales como la Organizaci贸n Internacional del Trabajo, se modificaron en el Congreso algunos puntos del c贸digo civil para las mujeres, el resultado, que las chicas pudieran administrar libremente sus bienes de uso personal, no todo ten铆a que ser a orden del marido. Poco a poco 铆bamos ganando libertad.

En 1928 se crearon escuelas dom茅sticas en todo el territorio nacional para ense帽ar a las mujeres oficios que eran 鈥榩ropios de su g茅nero鈥, entre ellos la cocina, los tejidos y algunas labores caseras. El Gobierno opresor que pensaba que no serv铆amos para nada, era momento de darle 'calavera' a esos pensamientos.

Publicidad

Lo bueno, cada d铆a se hac铆an m谩s grandes los grupos de mujeres que se reun铆an para exigir mejores condiciones de vida en el mundo. 驴Qu茅 el feminismo no sirve de nada? La historia nos lo ratificar谩, en 1929 se celebr贸 en Bogot谩 el Congreso Internacional Femenino, en el cual particip贸 como delegada colombiana Ofelia Uribe de Acosta. Los temas principales que se debatieron en este espacio fueron: el papel de la mujer en el sistema educativo, en el matrimonio, en la pol铆tica y en la sociedad. El resultado de este encuentro fue la creaci贸n de una comisi贸n de mujeres que presionaron insistentemente a la C谩mara de Representantes y al Senado de la Rep煤blica para que aprobaran el proyecto de R茅gimen de Capitulaciones Matrimoniales, que hab铆a sido presentado por Ofelia Uribe, una ley que buscaba que la mujer pudiera decidir libremente en el matrimonio y que se reconocieran sus derechos civiles. 驴Cu谩ndo iban a entender que nuestra vida solo nos pertenec铆a a nosotras?

En 1930 se autoriz贸 el ingreso de las mujeres a la universidad para que estudiaran, no sirvi贸 de mucho pues por razones econ贸micas el sexo femenino sigui贸 excluido del ambiente escolar, as铆 que la libertad educativa se limit贸 solo a unas pocas, muy pocas, y algunas de las mujeres que lograban terminar los estudios deb铆an volver a sus casas porque nadie les daba trabajo por tener vagina. Hab铆a sido una traici贸n.

La lucha continuaba y cada vez era m谩s intensa, los debates entre las representantes de los sindicatos y el Gobierno eran muy 谩lgidos, el Congreso estaba dividido, algunos apoyaban a las mujeres y otros aseguraban que darles voz era 鈥減erder las buenas costumbres鈥, pasados los d铆as se logr贸 llegar a un acuerdo, aprobaron la Ley 83 de 1931, que autoriz贸 que la mujer pudiera recibir directamente el pago de su trabajo y que ning煤n marido intercediera. Pero no era suficiente, en muchos hogares el hombre le quitaba a su esposa el salario, le imped铆a hacer libre uso de 茅l e inclusive la maltrataba y le cobraba arriendo por darle 鈥渦n techo鈥, era una verdadera tortura.

Publicidad

As铆 que grupos de chicas de Bogot谩, Neiva y Manizales crearon un pliego de peticiones y reunieron firmas a nivel nacional para pedir al Congreso que se modificara esta ley y 隆lo lograron! Naci贸 la Ley 28 de 1933 en donde se le daba a la mujer la libertad de hacer lo que se le viniera en gana con sus bienes.

Pero nos segu铆a faltando algo, hasta esa fecha las mujeres no ten铆amos ni voz, ni voto, muy literal, no 茅ramos ciudadanas y por no serlo tampoco ten铆amos derecho a participar activamente en temas pol铆ticos o sociales. Entonces en 1944 organizaciones como la Uni贸n Femenina de Colombia, fundada por Rosa Mar铆a Moreno e Hilda Carriazo, y la Alianza Femenina de Colombia, dirigida por Lucila Rubio, solicitaron el reconocimiento de los derechos de las mujeres, pero los medios de comunicaci贸n no ayudaban鈥  Nos subestimaron.

El Gobierno cerr贸 las puertas y baj贸 el argumento de que 鈥渞econocer a la mujer era traer al pa铆s la ruina moral鈥, nos dijeron 鈥渘o鈥 una vez m谩s. Sin embargo, la lucha continu贸, con cartas, firmas, protestas, programas de radio y una movilizaci贸n intensa femenina lograron la reforma constitucional de 1945, con ella le concedieron la ciudadan铆a a la mujer, aun as铆, no les dieron acceso a votaciones pol铆ticas ni la posibilidad de ser elegidas en cargos p煤blicos, estos estaban destinados solo para quienes tuvieran pene.  Pero sus degradaciones no funcionaron, nos levantamos con m谩s fuerza.

Publicidad

No nos 铆bamos a cansar, las exigencias de los gremios femeninos eran m谩s grandes que los 鈥渘o鈥 de la sociedad. Lleg贸 1953 y con ese a帽o la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla con quien se logr贸 negociar la participaci贸n de las mujeres en la pol铆tica y en los sectores administrativos de varias entidades p煤blicas, Esmeralda Arboleda y Josefina Valencia fueron nombradas en la Asamblea Nacional Constituyente, y desde all铆, junto con el apoyo y la participaci贸n de otras mujeres como Bertha Hern谩ndez de Ospina y Mar铆a Currea de Aya, se logr贸 la aprobaci贸n del Acto Legislativo N.掳 3 de 1954, que le concedi贸 a la mujer el derecho al voto y a ser elegida.

Aunque desde 1957 las mujeres pudieron votar, sus posibilidades de representaci贸n eran escasas, ya que muy pocas eran incluidas en las listas para las corporaciones p煤blicas o nombradas por el gobierno para instituciones del Estado, nos ha tomado 66 a帽os llegar a donde estamos y a煤n hay gente que cuestiona el feminismo y la lucha femenina.

Vea tambi茅n: Mujeres que con sus letras ponen en lo alto el feminismo聽

Conviertan a Shock en su repartidor de nueva m煤sica, cine y series. Conviertan a Shock en su repartidor de nueva m煤sica, cine y series.
Al continuar la navegaci贸n, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisi贸n S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Pol铆tica .
ENTENDIDO