Se encuentra usted aquí

Lucy Rose: la cantante que gira por el mundo hospedándose en casas de sus fans

“Something’s Changing” es la nueva placa discográfica de esta artista independiente británica que recopila las experiencia de su gira auto-gestionada.
Por
Mayra Hernández

Lucy Rose es una artista inspirada en una nueva realidad determinada por la tecnología. Se cansó de depender de los modelos tradicionales de la industria musical, que definen si un artista puede girar por el mundo para promover su música, si hay presupuesto o no para hoteles y comidas, si hay un empresario de eventos que  la ponga a tocar en X o Y ciudad en la que le gustaría tocar. Agotada, incluso, de la figura de un manager que le dice con quién puede o no hablar o con cuáles de sus fans se puede tomar una foto, esta cantautora británica dueña de un sonido íntimo y una voz de ensueño que en el 2012 saltó a la fama con su álbum Like I Used To, le hizo pistola a esos formalismos y se lanzó a organizar independientemente y con ayuda de sus fans un tour por esa parte del mundo que le fascinaba  y a la cual aún no había podido llegar: Latinoamérica.

Por: Mayra Hernández @mayaelectrick| Fotos: Fox @fox_ph|Producción: Oh Margot

El trato que Lucy Rose le propuso a sus fans era simple: “ayúdenme a conseguir un lugar para tocar en su ciudad y yo me quedo con ustedes”. Desde el momento en que publicó ese tweet su inbox se atiborró con mensajes de personas de distintos puntos cardinales de Suramérica ofreciendo su casa y distintos lugares no convencionales donde ella podía tocar sin cobrar un peso: parques, cafés, bibliotecas, hostales y hasta lavanderías. Fue así como el año pasado, sin pensarlo dos veces, en plena crisis musical y absolutamente convencida de que esa idea de que los fans “son unos freaks acosadores” no es más que un convencionalismo, tomó su guitarra acústica, su backpack, y giró durante dos meses por Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil y México con la firme intención de compartir su música por el simple gusto de tocarla para quienes más la disfrutan sin pensar en la retribución económica.

De esa auténtica experiencia musical y personal nacieron dos piezas: su último álbum fiel a su sonido acústico e introspectivo, y un documental que recopila sus pasos y las experiencias más humanas que tuvo por este lado del mundo. Las dos piezas fueron tituladas Something’s Changing.

Antes de lanzarlas oficialmente el pasado 13 de julio, pasó por primera vez Bogotá y se quedó donde uno de sus fans para ofrecer un concierto íntimo con sus seguidores en el hostal Fulano Backpackers. Cantó con ellos, habló con ellos y les dijo por qué cree que también está en manos de los artistas encontrar la forma de acercárseles. De paso, hablamos con ella sobre anécdotas, lecciones, miedos, momentos, personas y lugares  para nunca olvidar de esta  gira auto-gestionada que prueba y comprueba que algo definitivamente está cambiando. O por lo menos, que algo debe cambiar.

¿Cómo llegó la idea de hacer un tour por Latinoamérica quedándose en las casas de sus fans?

Es una mezcla entre querer viajar y una fascinación que tengo por Suramérica. Es un lugar que realmente quería visitar y lo que más me animó fue ver que donde más se oye mi música es aquí, en Latinoamérica. Tengo muchos fans en lugares en los que ni siquiera he ido aún. Cuando estaba grabando mi segundo álbum tenía toda esta presión de expandirme, conseguir nuevos fans en Instagram, en Facebook, por todo lado y seguir construyendo como artista. Pero en realidad quería escapar de esa presión y tocar en sitios donde la gente de verdad quería que tocara. Me preguntaba cómo iba a lograrlo y me dije, "le voy a preguntar a mis fans si les gustaría la idea de recibirme en su casa y ayudarme a conseguir algún lugar en sus ciudades para tocar gratis”. Publiqué eso en mis redes y todo fue un poco loco. De repente tenía a cientos de personas diciendo "¡por favor,  ven aquí!". Les respondí a las primeras 40 o 50 personas que habían escrito mensajes y pronto me di cuenta de quiénes iban a ser los que me iban a poder ayudar y dar el 110% porque incluso para ellos tampoco era fácil conseguir un lugar para tocar. Entonces, sabiendo que solo tenía 8 semanas, dibujé un pequeño mapa para movernos mi guitarra, mi esposo y yo. Él ha estado filmando todo y hemos estado viviendo, la verdad, en las salas de las personas.

¿Por qué tiene esta fascinación con Latinoamérica?

Siento que es muy real. Para mí lo importante de la música es ser honesta y siento que aquí muchas de las personas que he conocido han sido muy abiertas conmigo contándome de sus cosas, incluso las difíciles. En el Reino Unido somos muy reservados, nos guardamos todo y no hablamos de nuestros problemas ni nuestros líos. Aquí a la gente no le daba pena acercarse después de los shows y decirme "tu canción me ayudó a superar tal y tal momento". La gente sencillamente se desahogaba y me contaba estas historias de sus vidas así yo apenas los acabara de conocer. Esa transparencia para confiar en mí lo suficiente como para contarme sus historias más íntimas y sus secretos, me impactó.

lucy_rose_004.jpg

¿Y qué pasaba por su cabeza cuando los escuchaba?

Yo nunca había estado en un toque el que la gente se acercara a mí y me dijera "necesito tu música en mi vida”. Me impactó mucho porque yo había perdido la fe en mí misma y estaba dudando de si era lo suficientemente buena como para seguir haciendo música. Y al venir aquí, toda la gente que conocí me devolvió la confianza que necesito para seguir haciendo música y gracias a eso estoy muy agradecida, porque creo que si no hubiera hecho el viaje, si no hubiera tenido ese apoyo, en este momento estaría en una situación muy diferente.

Hablemos de Somenthing’s Changing. ¿Qué tanto tiene de su experiencia por Suramérica?

Está muy inspirado en el viaje y por eso el título, porque sentí que algo cambió en mí al venir a este viaje y experimentar cosas diferentes. Conocer a toda la gente que conocí me hizo darme cuenta lo que realmente importa en la vida. Definitivamente, me hizo ser mejor persona. Por eso es que el álbum está tan inspirado en ellos, porque fue muy difícil luego decir adiós. Sentí que de alguna manera quería extender esta relación transatlántica enviándoles mensajes y canciones.

Y Floral Dresses, el primer sencillo de este álbum…

¡Tiene mucho de este viaje! No soy una chica convencional. No me arreglo ni me maquillo, siempre ando en jeans y en sudadera y muchas veces no quiero hacer las cosas que las chicas se supone deben hacer. Lo increíble de este viaje fue que en todas las partes en donde me quedé conocía mujeres como yo, que tenían puntos de vista como el mío y con quienes me conecté. Y me di cuenta de que yo no era diferente. Soy igual a muchas mujeres alrededor del mundo.  Conocer a todas estas mujeres maravillosas, me hizo sentir cómoda con quien soy  y con la que habita mi piel.  Eso me hizo sentir capaz, por primera vez, de expresar esa parte de mí de la cual siempre me he sentido avergonzada. Por eso creo que esa canción es, en realidad,  yo aceptándome a mí misma y sintiéndome orgullosa de ello.

Luego de tener todas estas experiencias ¿Qué fue lo que más le sorprendió de Suramérica?

No esperaba volverme tan buena amiga de las personas que me abrieron las puertas de su casa. No esperaba encariñarme tanto con ellos y tan rápido. No me imaginaba que iba a establecer una conexión tan profunda con alguien con quien solamente pasé tres días de mi vida. Personas que al final sentí que me entendieron mejor que mucha gente con la que he pasado toda mi vida. No esperaba eso para nada. 

lucy_rose_003.jpg

¿Y por cuántas casas pasó? ¿Las contó?

Creo que fueron 20, alrededor de eso.

¿Cuál es la anécdota que más recuerda de este viaje?

¡Tengo tantas anécdotas! ¡Es muy difícil! No creo que pueda escoger una sola anécdota que sea mejor que las otras. Pero una de las personas que me alojó me llevó a Machu Pichu y no lo esperaba. Otro manejó por horas hasta las Cataratas de Iguazú. Esas anécdotas son grandes porque estábamos con un perfecto extraño, recorriendo kilómetros enteros solo para pasarla bien.

¿Alguien que la haya impactado profundamente?

Todos me impactaron de forma diferente. Creo que nuevamente no podría escoger una sola persona. Pero por ejemplo ayer, en Sao Paulo, la chica que nos alojó en Porto Alegre viajó a Sao Paulo a vernos y nos decía "honestamente toda mi vida ha cambiado desde que llegaste a mi casa y tuvimos esta experiencia. Solía ser depresiva y sentirme mal, ahora tengo la confianza para vivir mi vida al máximo. Tú y tu música me ha demostrado la belleza en la vida y ahora siempre estoy feliz cada vez que pienso en ello y me veo a mí misma diferente". Entonces pienso que no se trata de la persona, sino el hecho de que yo pueda tener semejante impacto en la vida de alguien solo por ir a quedarme en su casa. Eso fue muy impactante porque jamás hubiera podido imaginar que con solo aparecer podría  hacer que alguien se sintiera de forma tan diferente consigo mismo.

¿Quiere seguir viajando y haciendo los tours de esta forma?

Sí, quiero hacerlo aunque tal vez acabe en un hospital por agotamiento (risas). Quiero seguir trabajando duro. Especialmente, quiero seguir alrededor del mundo de gira, mostrando que este tipo de giras funciona y quiero poner un ejemplo para todas las niñas que tal vez no tienen la confianza de hacer algo así. Un ejemplo para que crean lo suficiente en sí mismas porque yo sé cómo se siente eso y no es fácil. Por ejemplo, quiero hacer una gira solo por pueblitos de México y enseñarles a las niñas a escribir música. Hace falta más motivación para que las chicas lo hagan. Así que, con suerte, si solamente puedo inspirar a una niña a perseguir sus sueños en cada lugar al que vaya, eso será algo bueno.

Como dijo, algo cambió en usted a partir de esta experiencia. Pero para mí, su experiencia también demuestra que algo ha cambiado en la forma en la que la gente comparte su música con el mundo. ¿Qué más ha cambiado para usted respecto a la industria e incluso el rol que están teniendo las mujeres en la misma?

Creo que todo está cambiando. Hacer algo que esté completamente por fuera de la forma de la industria es casi como ignorar por completo el modelo, diciendo que no estoy obligada a hacerlo como a todo el mundo le dicen que debe. Espero que este documental muestre eso. Hay mucha negatividad en las noticias sobre todo lo que está pasando; solo lees cosas que te hacen sentir que el mundo es un lugar atemorizante y malo y que, por ejemplo, Suramérica es peligroso y uno no debería venir. Este documental trata de demostrar que es posible confiar en absolutos desconocidos, es una historia que muestra humanidad.  De verdad creo que el 99.99% de las personas son buenas y amables, de verdad creo eso. A veces no se muestra lo suficiente el lado bueno de las cosas. Espero que tanto el documental como el disco muestren a la gente que necesitamos creer más el uno en el otro y tomar riesgos de vez en cuando y no estar tan asustados de todo.

Es muy inspirador eso que dice. Realmente pareciera que el mundo nos estuviera diciendo, “¡ey, es momento de confiar el uno en el otro, entre nosotros mismos!

¡Definitivamente! Yo nuca me sentí amenazada o en peligro o algo así en ningún momento. Al contrario, me sentí en casa. Sentí que la amabilidad de la gente en Suramérica era abrumadora. No había experimentado ese nivel de amabilidad con absolutos extraños.

Temas relacionados: