Se encuentra usted aquí

¿Por qué ver los Grammy? Ocho razones de peso para sintonizar los premios

Todo pinta para que este año los Grammy no estén aburridos. Acá les decimos por qué.
Foto: AFP
Foto: AFP
Por
Luis Fernando Mayolo

Los Grammy como todos los premios siempre transitan en la delgada línea entre lo aburridor y divertido. Largos hasta el cansancio, agradecimientos predecibles y los mismos con las mismas repartiéndose los galardones luciendo caras de sorpresa. Si a eso le sumamos que se acaban cerca de la medianoche del adormecedor domingo, el reto capturar la atención no es cosa fácil.

Por eso la elección de los shows utilizando las combinaciones más inesperadas para interpretar canciones y hacer homenajes, o la convocatoria de intérpretes que tuvieron featurings ganadores en Youtube  o éxitos radiales terminan por convertirse en el posible salvavidas, mientras esperamos que la noche tenga micromomentos emotivos inesperados, algo de mal y buen gusto en la alfombra roja para motivar nuestro cruel juicio voyerista y por supuesto, un discurso contestatario anti Trump.

Este año la esperanza está servida y los responsables de materializarla son los siguientes:

1. Un discurso anti Trump

Tal y como ha sucedido en el cine con artistas como Ashton Kutcher, Julia-Louis Dreyfus y Bryan Cransto en los SAG o Meryl Streep en los Globos de Oro, en los Grammy se espera un discurso más contundente y directo del que hizo a través de la selección de sus canciones Lady Gaga en el Super Bowl. La presencia en el escenario de cantantes como Katy Perry y Alicia Keys pudiera ser la garantía de que sucediera, porque la primera participó en la Marcha de las Mujeres en Washington después de unir sus voces durante la campaña electoral, y la segunda dijo en el mismo evento “No permitiremos que nuestros cuerpos sean propiedad ni sean controlados ni por los hombres en el gobierno ni por ningún otro”.

2. El show de Lady Gaga y Metallica

Gaga llega fortalecida luego de su memorable show en el Super Bowl y en plena promoción de su álbum Joanne, mientras Metallica lo hace con Hardwired...To Self-Destruct, material nuevo para un grupo legendario, ocho años después de su último álbum. Rock y pop para hacer las delicias de los fundamentalistas de cada género y crear una combinación explosiva y polémica.

3. El power femenino

Si la unión entre el pop y el rock no lo convencieron del todo y lo dejaron con dudas importantes sobre su desenlace, el anuncio de las presentaciones de Beyoncé, Adele y Katy Perry tendrá menos sorpresa, pero mucho más contenido, por el mismo duelo que tienen las dos primeras en las categorías de álbum, canción y grabación del año.  

Tanto Lemonade, como 25 son álbumes con concepto, profundamente emocionales, que cuentan historias e incluso exorcizan los demonios de sus artistas. Ver su interpretación en la misma noche seguramente creará una atmósfera increíble.

Por su parte Katy Perry mostrará nuevo material discográfico, del que ya se anunció la presencia de artistas como Ariana Grande, Sia y Chance the Rapper. Siempre será una de las fijas del show, esperemos que haga la diferencia.

4. El regreso de Daft Punk junto a The Weeknd

La presencia de los dj franceses siempre será atractiva y mucho más si participan en Starboy, el más reciente disco del taquillero artista canadiense The Weeknd. Aunque últimamente este músico no se pierde ningún premio, nunca desentona. Daft Punk regresa a los Grammy luego de su show en 2014 en el que interpretaron Get Lucky, junto a Stevie Wonder, Nile Rodgers y Pharrell Williams.  Expectativa que se potencia por la posible gira mundial luego de 10 años.

5. La inclusión de las plataformas digitales en los premios

El que artistas como Chance the Rapper y su Coloring Book hayan sido nominados por sus discos digitales significa la apertura de la Academia a las nuevas tecnologías y tendencias musicales. Eso ya hace que este año los premios tengan un sabor diferente y plantee una nueva escena musical que puede cambiar el rumbo de como hasta ahora funcionaban los Grammy. Esta transformación de la mentalidad plantea de inicio una dinámica diferente y una apertura necesaria para refrescar incluso el show.

6. La presentación de James Corden

Si a Jimmy Fallon le fue bien en los Globos de Oro, seguramente Corden tendrá las mismas posibilidades de trasladar su exitoso formato del Carpool Karaoke al Staples Center de Los Ángeles. Humor fino sin exceso de protagonismo de un humorista con ínfulas de cantante, con la gracia propia de un personaje que se habla de tú a tú con las celebridades de la música.

7. El posible saboteo de Kanye West

Desde que interrumpió el discurso de Taylor Swift en 2009 y luego jodió el de Beck seis años después, el posible rumor de boicot que ronda los premios este año por la actitud discriminatoria hacia los artistas afrodescendientes de parte de la Academia representa un elemento interesante para brindar emoción a un evento tan políticamente correcto. Justin Bieber y Drake podrían ser sus compinches.

8. El sentimiento patriótico hacia nuestros nominados

La nominación de Sanalejo en la categoría de Mejor álbum latino por su disco Seguir Latiendo; de Fonseca por mejor álbum tropical con Conexión, el Grupo Niche por 35 Aniversario; y finalmente Shakira como coautora de la canción Try Everything de la película Zootopia, en la categoría de mejor canción escrita para medio audiovisual, como es usual nos brinda un elemento patriótico por el cual interesarnos. La disculpa del colombiano protagonista siempre será un orgullo y para los más escépticos el hecho propicio para encender las discusión en redes.

Temas relacionados: 
Publicidad