Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Ritmo Exótico: la música caliente que invadió al Chocó

El Ritmo Exótico, la nueva fiebre sonora del Chocó, saca canciones hasta de los audios de WhatsApp y pone a bailar al que no quiere.

Ritmo Exótico del Chocó
Ritmo Exótico
Luis Eduardo Acústico

Música que se mete en el cuerpo y lo alborota. Que hace bailar hasta al que no quiere, que sube la temperatura e incita contorsiones, perreo y alboroto. Así es el Ritmo Exótico, un estilo creado por los jóvenes en el Chocó, que ya explotó y que tiene invadido el departamento y quiere tomarse el país.

Por Jenny Cifuentes // @Jenny_Cifu

Empezó hace alrededor de cinco años como una movida de DJ que armaban remixes usando notas de voz de Whatsapp, frases tomadas de programas de televisión o loops de audios chistosos. Atrincherados en estudios caseros unían en sus pistas cuanto género se les pasaba por la cabeza con ese voltaje que solo tienen en su tierra y un golpe particular que comenzó a identificarlos.

Juntaban elementos de la chirimía, champeta, toques de salsa, son cubano, reggaeton y hasta vallenato, porque como ellos cuentan: “cualquier cosa cabe”. Por esa “rareza” empezaron a llamarlo exótico. El objetivo inicial de estos DJ era hacer mezclas que se amoldaran al tipo de fiestas que gustan en el Chocó, en las que no suenan solo salsa o solo reggaeton, sino rumba con “recocha, rapeo y golpe”, y lo lograron.

La gente se enganchó, aparecieron los bailarines del ritmo y se desató la fiebre. Surgió el baile exótico, tomó forma y nombre, desbordó la calentura, puso a todo el mundo a sacudirse, a montar coreografías y mostró verdaderos acróbatas en duelos de danza callejeros.

Con el furor contagiado, llegaron los que quisieron ponerles sus voces a las pistas. Carismáticos, inquietos, usando jerga chocoana o palabras “chiclosas” inventadas, se aliaron a DJ, grabaron canciones y trabajando solo con sus redes, consiguieron convertirlas en hits con millones de views en Youtube, pegarlas por Tik Tok, motivar el respaldo de influencers costeños y series web de su región.

Publicidad

Así, llegaron a emisoras del Pacífico y del Caribe nacional, y comenzaron a ofrecer conciertos en diferentes puntos del país. Algunos, incluso, han sido invitados a dar shows en un par de plazas internacionales.

Ahora cantantes y DJ son figuras del género que el público admira, dueños de temas que retumban en miles de parlantes, dan rienda suelta a la fiesta y tienen bailando en el Chocó a niños, jóvenes y viejos.

El ritmo exótico está que arde y no solo es sabrosura, también es resistencia ante entornos difíciles que enfrentan muchos jóvenes en el departamento. Es orgullo chocoano, es fortaleza de una nueva generación que se une para crear y crecer, porque como afirma uno de sus íconos, Diego La Too: “Halando la misma cuerda podemos tumbar la pared. ¡Ténganse que vamos pa´encima!”

***

Algunos de sus protagonistas nos hablaron sobre la historia del Ritmo Exótico, el baile y las canciones

DJ Walaa, de los pioneros del género, tiene un historial largo en la música. Versado con las máquinas, ha trabajado con Chocquibtown , Alexis Play , Bomby de Son Batá y otras decenas de nombres, presentando sus shows en Estereo Picnic en Bogotá, el Festiafro y Negro Fest de Medellín. Dice que es un DJ todero y sobre la historia del ritmo exótico cuenta:

Publicidad

"DJ Way, de Bahía Solano, fue el estereotipo de DJ que en el departamento todos seguimos. Por ejemplo, poner un DJ a tocar frente a mucha gente, era impensable antes de Way. Él fue quien trajo el concepto y las máquinas. Aquí nadie había visto una consola, ni una fiesta de dancehall, ni se había escuchado a Busta Rhymes o Sean Paul. Nos mostró toda esa cultura y fue nuestro referente.

En el Chocó hubo un antes y un después en eso de mezclar ritmos y experimentar con música nueva. Hablo de un precedente porque los sujetos que salían a la calle en 2015 o 2016 no eran los de ahorita que tienen 18 o 20 años. Antes solo se veía más adultos por los barrios, como la gente que trabaja.

Por ese tiempo los jóvenes empezaron a salir, pero se sentía que no hallaban los espacios sonoros en los que querían desenvolverse. Buscaban reunirse, inventar pasos, sentirse libres, pero no aún encontraban esa música que les permitiera hacerlo. En las fiestas se escuchaba salsa, vallenato, reggaeton, pero no un estilo que identificara a los jóvenes en el Chocó, porque la chirimía es algo autóctono pero no todo el mundo sabe bailarla, se tiene que aprender.

Entonces, aquí, desde 2015 hacen un festival llamado Viral Party, (creación del fallecido Seinar Lozano), un encuentro musical al que traen grandes artistas y reúne mucho público. Ese evento fue muy relevante en el desarrollo del exótico, una plataforma para los artistas y un espacio para esa audiencia.

La edición de ese año ya estaba encima y yo lo que quería era poner música de nosotros, y pensaba:

Hay que sacar un ritmo que nos identifique. Con varios DJ nos pusimos de acuerdo, hicimos mezclas, empezamos a meter sonidos. En cualquier parche que había nosotros llegábamos a poner la música. Al inicio fue dificilísimo porque la gente decía: ¿Y estos locos qué? No pueden llegar a cambiar el asunto. Pero se consiguió.

Publicidad


Hay canciones que marcaron el surgimiento del ritmo exótico: una remezcla del tema Festival en Guararé de Alfredo Gutiérrez, que hice con El Freaky Colectivo en 2015, es uno de estos ejemplos. Como fui parte del Freaky, en esa ocasión, a la pieza le puse el toque de nosotros los chocoanos.

Luego, impactó mucho una remezcla de DJ Kross de música de Michael Jackson. Esa sonaba por todos lados, en la calle, en cuanta fiesta armaban.

Más adelante vino La Chilaperra (1 y 2), remix que hicimos de la canción Sempiterna, interpretación de Petrona Martínez y se convirtió en un hit. Un señor de una editora era quien repartía los discos en Quibdó y cuando descubrí ese tema a través de él, le dije a DJ CrisBoy que teníamos que hacer algo porque era tremendo.

Contactamos a Petrona, nos dio su consentimiento e hicimos la remezcla con las voces originales de ella. Y el resultado fue muy bueno, creo que era la primera vez que en el Chocó aparecía una canción con más de 1 millón de vistas. Fue un paso que dio empuje al movimiento en ese entonces.

Publicidad

Después de ese éxito seguimos soltando discos, empezamos a hacer las pistas con material nuestro y, hace más o menos tres años, entraron los voceros: Diego La Too, Yilmar Dressan, Luis Eduardo Acústico y muchos más que manejan este estilo. Empezamos a poner no solo el golpe y el ritmo, sino también palabras que en medio de la pista hacen crecer la energía de la fiesta.

Nota de voz de Whatsapp: peligro de canción

Un ejemplo de las canciones hechas con notas de voz, antes de que se popularizaran los cantantes, fue La Calumnia. Se gestó a partir de un audio que me mandó un tío por Whatsapp y le pusimos unos golpecitos.

Hasta el momento estamos peleados porque él nunca estuvo de acuerdo. Esa era la idea en ese momento, montarle un ritmo a lo que fuera. Hubo un tiempo en que a la gente hasta le daba miedo equivocarse o enviar algún audio gracioso, porque fijo eso iba a estar en un disco.

Publicidad


Hacer esas cosas en las canciones no solo fue chistoso y ya, fue también algo muy positivo. Por ejemplo, cuando se dieron las marchas en el Paro en el Chocó y Buenaventura de 2017, de ese estilo de usar audios de expresiones de la gente, salió el tema Buenaventura no se rinde con la introducción que decía: “El pueblo no se rinde ¡Carajo! El pueblo se respeta ¡Carajo!”.

El pueblo no se rinde ¡Carajo! El pueblo se respeta ¡Carajo!.

Lo que era algo cómico al principio se fue tomando más en serio y se siguieron publicando canciones con más forma. En el último tema que trabajé, que fue Fiesta Acústica de Luis Eduardo Acústico, que generó toda esa locura y puso la mirada en el Chocó, la cosa inició con una nota de voz, pero luego decidimos que no podíamos mandar eso como amateurs y nos metimos a producir, mandamos hacer un master, se metió una mezcla y le hicieron un video.

Ese ha sido el avance en el proceso del ritmo exótico. He tenido la suerte de iniciar el movimiento y de continuar en él.

A una persona del Chocó le hablan del exótico y se le ponen los ojos brillantes, es el orgullo de nosotros.

El ritmo exótico tiene un golpe, un sonido específico que no es champeta, ni es reggaeton, es una combinación de estilos y tiene una subida, como la de la música electrónica de baile. Cada vez crece más y en la actualidad, los involucrados buscan hacer cosas más profesionales en sus campos.

Publicidad

Algo bueno que trajo esta música fue dar una opción a la gente joven, porque cuando no existía esa posibilidad, había muchos con la cabeza loquísima pensando no en muy buenos caminos. Ahorita ya hay compañías de baile, muchos DJs, pelados dedicados a hacer videos y fotos, todo esto, en medio del ritmo exótico.

La racha de esas mezclas sobrevivió porque todos los que las hicimos somos amigos y lo bonito es que el reconocimiento se lo den al Chocó.

A una persona del Chocó le hablan del exótico y se le ponen los ojos brillantes, es el orgullo de nosotros. Aquí se baila ritmo exótico desde bebés hasta los cien años. En la actualidad, incluso niños de 10 o 12 años quieren hacer sus mezclas, imitan y realizan cosas muy buenas. Casi siempre uno ve en los medios que cuando hablan del Chocó se refieren a cosas malas, pero esto es algo muy positivo”.

Luis Eduardo Acústico y Diego La Too - Ritmo Exótico Chocó
Luis Eduardo Acústico y Diego La Too
// Cortesía: Luis Eduardo Acústico y Diego La Too

Luis Eduardo Acústico: el hit del Cheque, choco, cheque, choco

Publicidad

La canción de la que habla DJ Walaa, que puso al Chocó en primer plano el año pasado y ha sido una de las banderas del estilo, es Fiesta Acústica (Cheque Choco) de Luis Eduardo Acústico. Tema que suma (al momento de escribir este artículo) más de 132 millones de views en Youtube.

Luis Eduardo tiene 19 años. Nació en Condoto, de familia de guitarristas y cantantes. Aprendió a tocar guitarra viendo videos de youtube. A los 9 ganó un concurso de canto en el colegio y desde entonces siguió en su oficio.

Creció cantando en el coro de la iglesia hasta que lo llevaron a un concurso en Quibdó, -fue el único menor de edad- y quedó de segundo. Esa competencia lo motivó a escribir y a grabarse interpretando baladas. Así, empezaron a conocerlo en su pueblo hasta que terminó el bachillerato, se mudó a Quibdó y se encontró con el ritmo exótico.

Luis Eduardo Acústico
Luis Eduardo Acústico
// Cortesía Luis Eduardo Acústico

Así lo narra Luis Eduardo:

Publicidad

“Cuando escuché el exótico pensé: es bueno, pero le falta alguito que creo que tengo, o sea, un poco más de música. Empecé a meterle cosas con mi guitarra y gustó a oyentes de otras ciudades. Yo pensaba que al exótico le faltaba algo más de melodía, más en la parte vocal y hacer que la gente fuera del Chocó se interesara en él.

Arranqué haciendo videos de covers de los cantantes del ritmo que sonaban en el momento, que fueron pioneros con las voces como Yilmar Dressan y Diego La Too, y así desperté en las personas alguna inquietud.

Fue por esas versiones que en junio del 2019 me buscó Brayan DJ, que tiene mucho reconocimiento en el género. Me dijo que le enviara un audio cantando lo que se me ocurriera, cogí mi guitarra y ahí surgió Fiesta Acústica (Cheque Choco).

Él se encargó de la producción y me envió el resultado. Lo publiqué en mi Whatsapp y a muchos les gustó, por eso decidimos grabarlo bien, en un estudio. Buscamos al DJ F Mix, a Yilmar Dressan, y nos unimos para hacer esa canción.

Tiene champeta, electrónica, incluso le metimos congas latinas, pero como siempre me inspiro con la guitarra acústica, pensé que si armaba una fiesta, pues iba a ser acústica, por eso el nombre. Usé la jerga chocoana y palabritas que me inventé. Recordé que hace mucho tiempo, un influencer del departamento decía “amigaura” y todo terminado en aura y lo tomé de él. Por eso digo “fiesteraura, más que arriba, más que waura, y locutaura”.

Decidimos hacerle un video. Nos reunimos en un balneario con amigos y bailarines, y acordamos: vamos a hacer lo que nos salga, de una. Y eso fue lo que quedó. De tacazo. Sin segundas tomas. Lo montamos en el canal de Youtube de la serie web chocoana Esta es mi Historia, escrita y dirigida por Rafa Caicedo, quien siempre nos ayuda con todo lo visual.

Publicidad

Me acosté muy temprano el día que la subimos a internet y cuando me levanté, éramos tendencia. El Cheque Choco hacía como 200 mil views por día. Se volvió viral, todas las fiestas en las que la sonaban se prendían.

Nos empezaron a llamar para contratarnos y así inició toda la película de los viajes. Hicimos shows por Cartagena, Barranquilla, Montería, San Andrés Islas, en muchos lugares de la Costa Caribe. Influencers como los del equipo de El Escuadrón del Humor y Andrea Valdiri nos ayudaron a impulsar por unas publicaciones en las que usaron la canción. Andrea se grabó bailando y la gente se entusiasmó. Fueron grabaciones que se hicieron de forma espontánea, no fue que los llamamos y los acordamos, ni un negocio. Yo nunca he pagado por publicidad, no hay plata para eso.

Fiesta Acústica explotó por toda la costa y sonaba hasta en las emisoras. Claro que fue un trabajo de principiantes, sin manager ni nada, aunque allí, un amigo nos ayudó un poco con esas tareas. Luego nos contactaron para tocar en Chile y Panamá que fue maravilloso.

Después del éxito de Fiesta Acústica, hice al lado de DJ Bunde, Sergio Sax y DJ Dess, una versión exótica de Magalenha, una canción brasilera muy carnavalera que interpreta Sergio Mendes. Junté samba, congas, platillos, cencerro y bombo. También se hizo viral y gustó mucho en la Costa Caribe a finales del año pasado”.

Michael Jackson sacó la mano después de muerto y la metió en la música del Chocó

Publicidad


“En Quibdó se escuchaba mucho rap y dancehall y había bastantes DJ y productores buscando hacer algo más sabroso. Hace unos años, un DJ sacó una remezcla de un tema de Michael Jackson. La escuchábamos todo el tiempo. Creo que eso hizo despegar el ritmo exótico. Eso me caló tremendamente. Michael Jackson fue como la inspiración de los DJ en ese entonces.

Los jóvenes copiaban eso y en sus casas empezaban a ingeniar sus pistas con canciones del Rey del Pop. Creo que Michael Jackson después de muerto sacó la mano y la metió en la música del Chocó, porque todo llevaba Michael, y yo feliz porque es el artista que más admiro. Incluso, todavía lo siguen haciendo. Hay una canción de este año que sacó Luiggy Boy & La Florezta (los del éxito Cacholandia) que se llama A lo Micahel.

También está La Coreografía, de Dámaso Viveros de Condoto, que rodó bastante por Tik Tok, con “el pase de Michael”.

Percibí que el ritmo exótico empezó a sonar en Quibdó, arrancando desde los barrios más pobres. Primero fueron los remixes, luego el baile, más adelante le fueron metiendo voces, pero no algo cantado melódico sino lo que llamamos “recochas”, mamadera de gallo.

Publicidad

Algo que creo es esencial y marca este estilo musical, son las congas, el cencerro y el golpe, que es un poquito parecido al de la champeta. Tiene fusión de champeta con chirimía y elementos tomados de la salsa y el son cubano. De las congas de la salsa y la percusión de la chirimía se crea un golpe que es con el que uno funciona para brindar lo mejor al público.

Nosotros les damos los temas y ellos nos apoyan disfrutando y bailando. Ese baile exótico tiene semejanza con el baile callejero africano, pero no es que lo hayamos copiado, sino que existe una conexión por ser afro. Desde que salió la primera pista, se bailaba, se gozaba a lo que el cuerpo marcara y se iban popularizando los pasos.

En el Chocó todos bailan exótico y lo están tomando un poco más en serio porque antes algunos de sus contenidos eran un poco groseros, y como lo escuchaban niños, a sus papás no les gustaba mucho que sus hijos oyeran y repitieran eso. Ahora se hace de forma más “consciente” y es mejor recibido. Si les gusta a los niños, pues a los papás también y así se va formando la ola”.

Diego La Too: fiesta que quema

Hace alrededor de tres años, una de los temas del exótico que encendía la vaciladera, enrumbaba con mucho humor y no dejaba de sonar en los reproductores era El Mochito, que decía: “Todo inició así: éramos dizque muy amigas, ella tenía un mocho que no se lo quitaba ni por las siete plagas de Egipto. Eso llovía, y el mocho puesto, y eso salía, y el mocho puesto, eso dormía y el mocho ahí”.

Publicidad


Los responsables de esa gozadera fueron Yilmar Dressan, DJ T´Omy, DJ Koala, Jorge Roblex y Diego La Too, uno de los íconos actuales del estilo. Diego tiene 23 años, es carismático, alegre, basquetbolista, fan de Michael Jackson y dueño de éxitos que rompen caderas.

“Empecé a cantar en el ritmo exótico alrededor de 2017, fue cuando el género tuvo un boom. Cuando incursioné lo que hice fue montarle mis voces a la percusión exótica que lleva en su mayoría, congas, pero el golpe es lo que identifica, el tempo, la velocidad de la canción. El exótico debe tener una subida y debe poderse perrear. La combinación de golpes tiene que hacer que alguien escuche la canción y no se pueda quedar sentado, porque el exótico lo pone a bailar, sí o sí. El baile es sensual y alborotado. La gente lo ve y piensa: “qué chimba bailar así”, pero si no sabe hacerlo, pasa la pena.

Diego La Too - Ritmo Exótico
Diego La Too
// Cortesía Diego La Too

Las canciones tienen frases que uno inventa o expresiones de jerga chocoana, que son frases de yenyeré, arrechera y folclor. Me la paso creando esos apuntes y siempre me dicen: Diego ¿vos de dónde sacás tanta cosa?

Yo nací en Cundinamarca y crecí en el Chocó. Estaba estudiando Investigación Criminal y Ciencias Forenses en la Universidad de Medellín, pero como siempre me ha gustado la música, seguí ese camino.

Hace tres años, un amigo productor, DJ T´Omy me propuso que hiciéramos una canción. No lo tomé muy en serio, pero lo hice y se llamó Qué Rabia Cú. Él me la envió por Whatsapp, no la habíamos publicado, pero se la mandé por allí a unos grupos de amigos y en menos de dos horas ya estaba rodando por todo Quibdó.

Publicidad

Era fin de semana y la gente la ponía sin parar. Empezó a generar bulla y las personas preguntaban quiénes éramos los de la canción. Ese fue como el arranque. Después, con el mismo DJ saqué El Mochito, lo subí a Youtube y fue una cosa de locos.

En 2018 paré de grabar un tiempo y me dediqué al baloncesto profesional, jugué en Cimarrones del Chocó, pero la música me llamaba, entonces, cuando terminó la temporada deportiva, me fui de gira. Canté en muchos lugares del Urabá, Medellín, Pereira, etc. Luego, a mediados de ese año, en el Chocó se celebró el Festival Viral Party para el que saqué nuevo material. En ese momento ya había muchos más jóvenes haciendo exótico, se estaba disparando. Siguió creciendo y hoy es todo un fenómeno.

Hay buenos artistas que están haciéndolo y me da alegría, cada vez hay más disciplina en el trabajo y mejor material. Es una riqueza para el Chocó. Aquí hay una inseguridad muy grande, una situación muy grave de violencia. Se siente temor. Uno escucha todos los días que mataron tres, cinco, seis personas. La calles destrozadas, el sistema de salud es paupérrimo, y a uno le duele, le da tristeza, pero también se ve que en el Chocó hay mucho talento en la música y en el deporte. Está desbordado el alto nivel artístico de los comediantes, los cantantes, compositores e intérpretes y eso da ganas de seguir hacia adelante. Quisiera que el movimiento se volviera tan grande que algún día me llamara J Balvin o Bad Bunny a decirme: quiero hacer un exótico contigo”.

Resistencia, cuarentena y ritmo exótico

Jeison Riasco “El Murcy”, fotógrafo, gestor cultural y cerebro de Talento Chocoano, una plataforma que promueve el arte del Pacífico nacional, con mucho reconocimiento en la región, publicó en 2017, el álbum Ritmo Exótico Vol. 1. Una recopilación con DJs destacados del género, sobre la que contó: “Siempre ha habido mucha gente haciendo recopilaciones. Cuando yo publiqué el compilado, eso ya estaba pegado. Lo que no estaba era proyectado. Sonaba en todo el Chocó, pero yo quería que se conociera a nivel nacional aprovechando las plataformas que tenía, entonces salió con Talento Chocoano y con One RPM.

Y acerca del impacto social del ritmo exótico, narra: “El ritmo exótico sacó muchos jóvenes de la violencia porque el que no mezclaba, bailaba, y eso fue un impacto social de la música muy notable. Muy bueno haber visto ese proceso. Una resistencia muy chévere.

Publicidad

Siento que de los barrios bajos surgieron los máximos exponentes de cómo lo bailaban. Por ejemplo conozco una compañía de jóvenes que empezaron bailando ritmo exótico y como no tenían dónde ensayar, lo hacían en una plazoleta cerca a la Catedral, era abierto al público. Me encontraba mucho además, un grupo llamado Jóvenes Creadores del Chocó, que iniciaron bailando en las calles, y uno ve ahora que algunos crecieron dentro de ese medio y están haciendo también danza contemporánea y líneas con mayores exigencias.

Han pasado cosas bonitas alrededor del género. Por ejemplo, por la pandemia, cuando estábamos en cuarentena total, se juntaron los Djs que ponen otros estilos en discotecas, con los Djs de ritmo exótico, y generaron una “radio virtual” con un hashtag que creo era #RumbaVirtual.

La gente estaba encerrada y ellos tocando desde sus casas. Uno de esos días, la radio virtual fue tendencia en Twitter, porque por ahí era dónde se pedían las canciones.

Como trabajaban toda la noche, cuando dieron las 6 de la mañana Twitter estaba encendido. Tanto así que creamos una donatón para las personas más damnificadas en la cuarentena, y todo lo organizamos por esa radio virtual. Cada hora tocaba un DJ diferente y promovíamos las donaciones. Nos reunimos varios jóvenes y logramos recaudar para la población afectada alrededor de 20 millones de pesos y fue un solo día.

El crecimiento de esta música ha sido impresionante, desde quienes lo ejecutan hasta los bailarines, se siente que están trabajando con más dedicación. El ritmo exótico es una evidencia del talento y el empuje tan grande que hay en el Chocó. Música candente del Chocó para Colombia.

Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series. Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series.

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO