Se encuentra usted aquí

.

Rubio: “la música es mi gran refugio”  

Charla con una de las figuras más prolíficas en la escena indie chilena.
Foto: Javier Quintana // Shock
Foto: Javier Quintana // Shock
Por
Redacción Shock

Francisca Straube es una de las figuras más prolíficas en la escena indie chilena. Tras varios años de baterista en bandas como Fármacos (pop) o Miss Garrison (punk), ahora presenta su nuevo proyecto musical: Rubio, que ella misma define como “música intercontinental”. Esta propuesta reúne sonidos pop, electrónicos, ambient, hip hop y étnicos. 

Tras varios EP, con el álbum Pez (2018) demostró su creatividad y capacidad de experimentar con diferentes estilos. Pez es un álbum evocativo y orgánico que propone un viaje por texturas y sonidos de la naturaleza. 

En su paso por Bogotá, en el marco del Festival Centro, sorprendió con un show envolvente con percusiones étnicas y sonidos animales. También nos adelantó que prepara nuevo disco. 

La escena independiente chilena es una de las más importantes de Latinoamérica. ¿Cuál ha sido su secreto?

No sé si podría mencionar algo en específico, pero sí creo que la personalidad de los chilenos es super tímida y la música es un refugio. Siento que la gente se desahoga con ella en momentos de mucha presión y, como somos tímidos, es nuestro refugio, la música es nuestro refugio. Le ponemos harto corazón y somos muy profesionales. Desde hace un tiempo se ha venido profesionalizando el oficio musical, y el acceso a la tecnología ha permitido que haya muchas más bandas.

El pop electrónico es tal vez el más popular en tu país…

Hay referentes pop que son los más fuertes, como Javiera Mena. Pero siento que lo que más hay es folk, cantautores. Hay harto de guitarra, voz.

Durante las protestas en tu país, muchas cantantes se hicieron activistas. ¿Te consideras activista? 

Yo soy feminista. No me considero activista, o tal vez lo sea, pero no tan visible… no sé si me gusta tanto eso. Pero sí participo mucho en el animalismo, en causas contra el maltrato animal. Me encanta que con todo lo que está pasando se ha creado mucha unión en la música. La gente se está tomando las calles para tocar, hay muchos toques para beneficencia, muy bonito. Todo lo que está pasando en Latinoamérica está desarmando estructuras muy antiguas. Soy feminista, pero no activista visiblemente.

A propósito del animalismo, en tu trabajo evocas mucho la naturaleza y los animales. ¿Qué tan importante es para ti?

Para mí la naturaleza lo es todo, siento que en la humanidad hay una desconexión muy grande con lo esencial de la vida, y eso hace mucho daño. Sí siento un anhelo de lo femenino, más allá de ser mujer. Para mí lo femenino es la madre tierra, la intuición, la percepción, el amor, son cosas, sentimientos, sensaciones desde el amor. Trato de en mis canciones hacer ese recordatorio, sobre todo con los animales, hay una masacre gigante en el mundo. Cuando viajo veo los animales y siento esa desconexión de tantos ámbitos en la humanidad y trato de dar una lucecita. Mi mensaje es positivo en mis canciones. Soy super espiritual y trato de compartir eso.  

¿Cómo fue tu paso de baterista a liderar tu propio proyecto?

Yo ya tocaba la batería y cantaba, entonces siempre hubo ese coqueteo de ir al frente. Ahora en la composición muchas veces grabo los sonidos, pero en vivo me encantó haberlo cedido. Justo toca Lego (ex integrante de Astro) y ha sido un placer darle los ritmos a este joven, desligarme y poder escuchar la percusión en otra persona. Quizás sea una etapa y vuelva a tocar batería más adelante.

¿Siempre quisiste ser solista?

En realidad nunca se me ocurrió. Yo tenía muchas maquetas, estaba trabajando en ellas y no cabían dentro de la banda. Conocí a otros chicos y se dio así. Empecé con Rubio y ya me estaba quitando tiempo de lo demás, entonces había que priorizar. Me emociona mucho este proyecto, me dan ganas de llorar a veces por lo feliz que me siento con algo tan personal e íntimo.

¿Cómo te sientes ahora con lo que has logrado con Rubio? 

Esto super agradecida como se ha dado, ha sido muy bonito el equipo, somos una familia. Rubio es una célula, como que está en su luz, está vibrando. Me encanta tener la libertad de jugar en vivo, y no es que yo sea la jefa: es como una colectividad. Siento que hay una familia, mucha gente está apasionada con lo que hago, y para mí es un regalo. Estoy muy agradecida.

Soy una hormiguita muy trabajadora y disfruto cada paso: desde cargar instrumentos a que me entrevisten para una revista re importante, todo lo he disfrutado. Me gusta, es algo que me apasiona. La música es mi gran refugio. 

Más contenido sobre: