Se encuentra usted aquí

La pornomúsica (ahora sí) ha llegado. Con ustedes, Pornhub Records

Pornhub Records: una apuesta musicalmente morbosa.
Getty Images
Getty Images
Por
Jorge Asmar

Con su contenido PornHub ahora no solo motiva manos y estimula otros lugares, sino que está en búsqueda de provocar sus oídos con su disquera en una apuesta sensualmente musical. Videos de reggaetón: están en amenaza de quedar como los mojigatos del paseo.  

Por: Jorge Asmar // @mantramental

Actualmente la fantasía y el erotismo son pieza clave en la industria musical. Los videos de reggaetón son una gran muestra y piezas como Fanática sensual, donde una sexy mucama toma una fotografía de su patrón para estimular su imaginación, lo comprueban. (Aunque siendo honestos nadie en la vida se va robar una foto de Chencho porque el tipo es feo como blasfemia, con mucho billete, pero feo como madrazo de chofer.)

Esta dualidad de sensualidad y fantasía comienza a quebrarse con la nueva creación de PornHub, PornHub Records, que les ha entregado a los traviesos e inquietos navegantes de las páginas de entretenimiento para adultos una nueva opción de disfrutar melodía con pornografía. Al igual que en YouTube, PornHub tiene diferentes canales –Milf, Teen, Pelinegra, pelirroja con cara japonesa, pelimona con cara de barrista, porristas del América en el Pascual, etc.–. Sin embargo, están creando espacio para que algunos artistas musicales canten y se pavoneen en medio de tetas y nalgas. Aquí los videos son claros y tienen reconocidas actrices porno bailando desnudas letras explícitas (sí, se puede ser MÁS explícito que lo que oímos en las emisoras y vemos en YouTube así no lo crean) y directas sobre el acto sexual. La música, claramente, queda en segundo lugar.

El canal PornHub Records cuenta a la fecha con más de 17.000 suscriptores, y más de 3 millones y medio de reproducciones distribuidas en ocho videos de los artistas Coolio (el de Gangsta’s Paradise), Hi-Rez, Jordan Royale, Mihanahh, F.A.M.E y Gutta Twins. Algunos de estos videos no contienen desnudos y sí, son los más odiados por los usuarios que buscan ponerle ritmo para bailar con Manuela.

La segunda apuesta de PornHub es un canal de música country (el vallenato gringo) con el vaquero Wheeler Walker Jr.  (el Silvestre Dangond gringo), quien decidió como medio para lanzar su álbum esta página. El canal hasta ahora cuenta con 3 videos, más de 700 suscriptores y más de un millón de reproducciones.

El pasado 14 de febrero (día de San Valentín, el “amor y amistad” gringo) PornHub Records lanzó su primer compilado musical, Valentine, que se encuentra en todas las plataformas digitales con seis canciones de rap, trap, dancehall y R&B de Blac Chynna, PnB Rock, Lil AK, 6ix9ine (el mismo que ha sido acusado de crimen organizado), Lil Xan y Asian Doll. El vicepresidente de PornHub, Corey Price, lo presentó diciendo: "para ayudar a aliviar el estrés de planear el perfecto Día de San Valentín, queríamos mostrar a nuestros fans algo de amor al crear un álbum tan seductor que haría que Cupido se sonrojara, y está garantizado que terminará su noche con una explosión".

 

 

Toda esta exploración musical con lo explícito termina siendo una hipersexualización que se va normalizando con el tiempo, tal y como lo indica el sicólogo de la Universidad Nacional José Luis Escobar, magister y especialista en psicología clínica y experto en el manejo de dificultades sexuales. Según Escobar la tendencia en los últimos 10 años es normalizar la presencia de desnudos en videos musicales, que además permanecerán y se incrementarán. Su preocupación es en cómo orientar estos contenidos a niños y adolescentes.

Así mismo Escobar explica que este combo de arte más sexo no es una “degeneración de nuestros tiempos”, sino que viene desde mucho, mucho antes que la humanidad se hubiera inventado tangas y calzoncillos. “En el mismo inicio de la humanidad hay elementos prehispánicos, incluso del paleolítico, en que se ve la sexualidad como una cosmovisión de lo divino y que a su vez es una visión asociada a los atributos sexuales masculinos y femeninos. En ese aspecto la sexualidad siempre ha tenido un lugar especial en lo que consideramos lo humano. Muchas muestras de arte son sexualmente explícitas y muchas de estas están asociados a la música.”

Daniel Levitin, neurocientífico, músico, productor musical y académico de la Universidad McGill de Canadá, junto a la sicóloga Mona Lisa Chanda y el también neurocientífico Adiel Mallik concluyeron que escuchar nuestra música favorita provoca en nuestro cerebro el mismo efecto que el placer sexual debido a los receptores opioides (sustancias generadas por el sistema nervioso para la percepción de sensaciones placenteras). Estas sustancias son, en gran medida, responsables de que los seres humanos desarrollemos adicciones.

El performance de música con desnudos no resulta ser algo nuevo; al contrario, es una herencia de la antigüedad en nuestros genes que ahora se manifiesta en la venta de la música a través de la hipersexualización. Pero, ¿será efectiva artísticamente esta unión porno-música, o solo es una excusa más de mediatismo que usan los cantantes?

fade_shock.jpg

Captura de Youtube: Fade de Kanye West 

José Escobar brinda un gran aporte con respecto a esto: “Algunos estudios señalan que la exposición temprana a la pornografía contribuye a una distorsión en la manera como los niños/jóvenes perciben y viven la sexualidad; la percepción de que ‘toda mujer debe estar disponible’, tal como los modelos ficticios virtuales, o la aceptación a agresiones físicas y sexuales como conductas deseables y ‘sexys’. De esta manera, la exposición a contenidos sexuales explícitos a temprana edad ayuda a la formación de creencias nucleares como que el sexo y el afecto son dos cosas independientes, que el sexo y la violencia van de la mano, que la mujer debe ceder a las demandas del hombre en todo momento, entre otras.”

GettyImages

Pornhub: así fueron los premios más importantes de la industria XXX

Esperanza Gomez estaba nominada.
 
Ese imaginario que se presenta en los videos musicales de que tener fama es igual a mucho sexo, puede generar una grave distorsión en el público que ve este contenido. “La sexualización de los videos musicales puede afectar negativamente el desarrollo psicológico de las personas, especialmente niños y adolescentes, en tanto que la exposición voluntaria e involuntaria a estos contenidos será más probable al estar ligados a la música. Puede llegar a dificultar aún más el control de contenidos y contribuir a una imagen distorsionada de la sexualidad, dificultar el relacionamiento social y afectivo, aumentar conductas de riesgo y de promiscuidad”, indica José.

La pornomúsica es una realidad y la normalización de la hipersexualidad en la música es un hecho. Échenle un ojo (o si prefieren una mano) a lo que genera como contenido PornHub, quien está modificando las reglas de cómo desarrollar videos musicales. Tal vez su artista favorito aparece al lado de Esperancita Gómez, o ¿se imaginan Mauricio y Palo de agua, explicando “literal” el porqué de su nombre?  Eso sí tendría mucho sentido.

 
Temas relacionados: