Se encuentra usted aquí

Shakira saqueó “El Dorado” de Aterciopelados y ganó un Grammy

La Academia de la Grabación le otorgó un premio, pero no todos somos bajados de la montaña con espejo.
Youtube
Youtube
Por
Chucky García

No todo lo que brilla es oro. Shakira saqueó El Dorado y recibió un Grammy anglo. Quizás no es plagio, pero sí falta de sentido común. Entre un millón de posibilidades, ponerle como título a un nuevo álbum el nombre de un disco que ya existe y que marcó e hizo historia en Colombia no solo es desconocer la historia misma sino creer que todos somos bajados de la montaña con espejo, como reza el popular dicho.

Chucky García | @chuckygarcia

El Dorado de Aterciopelados, lanzado en 1995, no es una obra menor, llegó a vender un millón de copias físicas por toda Hispanoamérica (más de 400.000 copias en Colombia y 600.000 en el resto del continente, según el libro Con el corazón en la mano); y fue el disco que le permitió a la banda colombiana conquistar realmente otros territorios cuando eso no era fácil y no se hacía a punta de streaming ni a sangre y fuego como los conquistadores a los indígenas.

Se hacía conectando a la gente con estéticas bastardas, letras de esas que de verdad uno atesora para el resto de su vida y una original transgresión de géneros; y con una visión del momento que estábamos viviendo en nuestro país y el continente, con todas las falencias y las cosas buenas que eso traía consigo, en todo caso.

El Dorado de Shakira desconoce todo esto, y se pavonea siendo en todo caso un álbum que no tiene ningún tipo de brillo: no pasa de ser un muestrario de tendencias musicales en boga en los últimos dos años, y un paquete de canciones que si bien han tenido una gran escalada en términos de difusión y consumo por plataformas no aportan más que calorías. Si fuera un paquete, El Dorado de Shakira sería un De Todito.

¿Qué tan válido es esto? ¿Qué pasaría si un artista independiente, de los tantos y muy buenos que hay en Colombia, decidiera ponerle a su nuevo álbum La Tierra del Olvido y la Academia de la Grabación lo premiara además con un Grammy en su emblemática entrega número 60?

¿Acaso más de uno no se rasgaría las vestiduras por blasfemar contra otro de los álbumes sin los cuales no es posible contar la historia musical de Colombia desde 1995 y que además de Carlos Vives involucró a un dream team de compositores, músicos y productores como Richard Blair, Iván Benavides, Teto Ocampo y Luis Ángel “El Papa” Pastor?

En un país donde cuesta tanto hacer memoria, ¿por qué no respetar la de una grabación que ya tiene su propio pedestal y escoger otra opción de nombre? ¿Acaso merece un palco de honor una obra que si bien acaba de ser reconocida por lo alto deja muchas dudas, quizás no tanto entre los fieles seguidores de Shakira pero sí entre quienes más que una bandera de una nación celebran la singularidad de la música sin importar de dónde provenga?

Musas, el álbum homenaje al folclor latinoamericano que la mexicana Natalia Lafourcade grabó junto a Los Macorinos fue uno de los derrotados por El Dorado de Shakira en la categoría Best Latin Pop Album; pero lo más irónico no es eso o que justo haya sido Aterciopelados la primera banda colombiana nominada a un Grammy anglo.

Es que mientras Shakira recibe un palco, a un álbum como El Dorado (20 años) Un tributo a Aterciopelados le haya ido como a los perros en misa y sus gestores aún estén pagando las consecuencias económicas de haber asumido el riesgo justamente de hacerle un homenaje y de paso dejar un nuevo documento de memoria sobre esta pieza pero en las voces de otros artistas nacionales y latinomericanos como el propio Carlos Vives; Marta Gómez, Edson Velandia, Enrique Bunbury, Christina Rosenvinge y Kevin Johansen.

Hablando de canción latina, hace 25 años, en febrero de 1993, la cantante barranquillera con tan solo 16 años viajó a Viña del Mar en Chile para representar a Colombia en el famoso certamen musical que por décadas se ha celebrado en dicho lugar, y lo hizo con una balada de su autoría a la que había titulado Eres. El mismo nombre del mega hit de Café Tacvba de 2003, lo cual deja abiertas las puertas en todo caso para creer que como también reza otra popular frase no todo lo del pobre es robado y su saqueo a El Dorado Aterciopelado es más una coincidencia que mala fe.

Publicidad