Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

'Toxicity' de System of a Down: 20 años después, sigue sorprendiéndonos

En 2021, este disco cumple 20 años.

Toxicity - System of a Down
Portada de Toxicity - System of a Down

Chop Suey, el primer sencillo de Toxicity, se lanzó pocos días antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Por incluir la palabra “suicide” (suicidio), la canción fue vetada de las emisoras en ese momento. En 2021, Toxicity cumple 20 años y sin duda es el más exitoso de la banda (solo en Estados Unidos vendió más de 2.700.000 millones de copias).

5 datos de Chop Suey! de System of a Down por sus mil millones de vistas

Pitchfork lo calificó como un 8.2/10, Blender lo ubicó entre los 500 discos que hay que tener, para Rolling Stone fue uno de los mejores álbumes de los 2000, y Spin lo calificó como uno de los mejores discos de los últimos 30 años (1985 – 2014). Loudersound lo llamó “la primera gran obra maestra del siglo XXI”.

Una de las mejores cosas de este álbum es que no encajaba (aún hoy tampoco lo hace) en ninguna categoría de las que estamos acostumbrados. Aunque surgió en la era del nu metal , no se parecía en nada a las bandas asociadas a este género. Sí, tenía rock pesado y rap, pero los sonidos de Europa oriental, la intrigante voz de Serj Tankian, y sus mensajes políticos y espirituales con algo de poesía eran algo que nunca antes habíamos escuchado.

Publicidad

“System of a Down tenía canciones políticas, sobre prisiones, protestas callejeras, contaminación, drogas y capitalismo, pero lo hizo de una forma más surreal, aventurera, y mejor lograda musicalmente, sin sacrificar su fuerza e identidad”, dijo Jon Wiederhorn en Loudwire.

Precisamente, lo genuino es una de las características más destacadas del álbum: “No estaba la presión por ser lo suficientemente buenos. Estábamos haciendo lo que siempre hacíamos, y si hubiéramos pensado en hacer algo que le gustara a la gente, no habríamos hecho nada. Nunca pensábamos que a la gente le fuera a gustar nuestro estilo, y nunca lo hicimos para sonar en radio, porque ni siquiera ponían nuestra música”, dijo a Loudersound Shavo Odadjian, bajista de la banda.

Los integrantes de System of a Down son nacidos en California con raíces armenias: sus ancestros fueron testigos de un genocidio que acabó con la vida de cientos de miles de personas. Aunque es claro que la banda siempre ha tenido un claro mensaje anti-guerra y anti violencia, no es el único tema que aborda en sus canciones. “No creo que sea bueno cuando un artista es etiquetado para hacer solo una cosa o ser solo se una manera. Tengo letras políticas, pero también canto sobre sexo, amor, odio y cualquier cosa que puedas sentir o pensar, aún si no tiene sentido”, dijo Tankian.

Eso nos muestra Toxicity, un recorrido inesperado de 15 canciones en el que no sabemos bien qué está pasando, pero queremos saber más. Prison Song, Needles y Deer Dance, los 3 primeros temas del disco, abren con mucha fuerza y riffs muy poderosos. Están también Toxicity y Aerials, mucho más reflexivas y filosóficas: “Nadando hacia el vacío oímos la palabra, nos perdemos a nosotros mismos, pero lo encontramos todo”. Otras canciones como Bounce o Shimmy son un poco más "extrañas", pero de alguna manera encajan con el resto del conjunto.

Y está, por supuesto Chop Suey, con una letra que tuvo diferentes interpretaciones (incluso se asoció con fundamentalismo religioso), y que ni el mismo productor del disco entendió de qué trataba. "La canción trata sobre cómo se nos ve de manera diferente dependiendo de cómo sea nuestra muerte. Todos merecen morir. Si ahora muriera por abuso de drogas, podrían decir que me lo merecía porque abusé de drogas peligrosas. De ahí la línea, “Lloro cuando los ángeles merecen morir”, dijo sobre ella Daron Malakian, guitarrista del grupo.

Publicidad

Hoy, 20 años después de su lanzamiento, Toxicity no pierde vigencia. Su espíritu arriesgado se mantiene y nadie, ni siquiera la propia System of a Down, ha logrado algo que nos genere esa sorpresa.

Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series. Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series.

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO