Se encuentra usted aquí

‘Las aventuras de Nuku’: ¿La película más divertida de todos los tiempos?

La nueva producción de Jairo Carrillo, el director de 'Pequeñas Voces', busca ser la película colombiana animada más divertida de todos los tiempos.
Por
Luis Fernando Mayolo

La nueva producción de Jairo Carrillo, el director de 'Pequeñas Voces', busca ser la película colombiana animada más divertida de todos los tiempos. Todavía no tiene fecha de estreno en salas, pero ya la está rompiendo en el Festival de Cine de Cannes.

Por: Luis Fernando Mayolo @Mayolito

En Colombia los medios cubren con intensidad los eventos en donde nuestros compatriotas triunfan y los que no pasan a un segundo plano. La cruda realidad del universo pop, en la que tal vez una de las pocas excepciones sea el fútbol. 

Así fue con la fórmula 1 cuando Juan Pablo Montoya obtenía sendas victorias, el ciclismo con Nairo, Rigo y compañía y desde el año pasado para fortuna de todos el Festival de Cine de Cannes, gracias al éxito que obtuvo César Acevedo con La Tierra y la Sombra. Hay que valorar y ver el lado positivo.

Este año gracias a eso "Las aventuras de Nuku", la nueva película animada de Jairo Carrillo, el director colombiano que se hizo conocer por 'Pequeñas voces', ha saltado del anonimato al mainstream, por su participación en en el "animation day" de Cannes, con la esperanza de que este empujón le ayude a ir creando una comunidad de fanáticos que cuando llegue el momento de su estreno responda con su asistencia masiva a las salas.

"Las aventuras de Nuku" narra la historia de un niño indígena de siete años que junto a su mono Kiki tienen la misión de salvar su tierra sagrada, pues en GyBlandia, un lugar que se parece más a un parque de diversiones que a una ciudad, el entretenimiento no abunda, porque el Petrolava (el combustible para el entretenimiento) está escaso y el único lugar donde podría encontrarse es en una olla mágica de la reserva indígena donde vive Nuku. 

Lo interesante del ejercicio cinematográfico es que Carrillo se ha reiventado y de un "documental animado", como él define su anterior película, ha pasado a una producción que busca llenar los vacíos que existe en el mundo del entretenimiento infantil en el país, brindando la más divertida película de todos los tiempos.

Hablamos con él en el marco del pasado Festival de Cine de Cartagena en donde por primera vez presentó su creación en Cine Bajo las Estrellas, aprovechando este nuevo impulso para hacer todo el ruido posible, porque compartimos la necesidad que tiene nuestra Colombia de propuesta de este tipo para un público que no es tenido en cuenta.

Shock: Cómo es posible luego de hacer 'Pequeñas voces', una historia sobre la visión de los niños sobre la guerra, reinventarse y apostarle ahora a una historia pensada para entretener y divertir al público infantil.

"Partamos de que a mí me gusta el cine en el que haya conflicto, pase algo. Que no sea tan contemplativo. Nosotros tuvimos muy buena crítica con 'Pequeñas voces', pero quise cambiar el concepto porque no le llegó como queríamos al público. Solo tuvimos 10 mil espectadores. Con "Las aventuras de Nuku" La idea ahora era hacer algo diferente, que representara más entretenimiento para los niños. Pequeñas voces era más un documental animado. En esta película los personajes cantan, se tiran pedos y hay humor físico. En nuestro humilde saber quisimos hacer algo más hacia el lado de Hollywood, aunque teniendo presente que con nuestro presupuesto solo pagaríamos 10 segundos de una película animada de Pixar. Igual la hicimos y fue muy interesante.

Partiendo de este principio, ¿se justifica la convocatoria de nombres como el del humorista Andrés López, Cristina Umaña y Martina La Peligrosa?

Quería hacer una película para mi hijo, que él pudiera entender, por fin. Acá nadie piensa en los niños, mientras en Estados Unidos sí. A mí me sorprende que en Colombia no haya una industria de cine animado o de entretenimiento infantil. El que más recientemente lo intentó fue Dago García con 'Reguechicken'. Por eso quisimos incluir figuras como la de Martina, con su voz costeña, que interpreta a una niña que pierde el celular y en toda la película está en búsqueda de él porque es su mejor amigo. Es una niña super gomela. 

Es decir, ¿usted piensa que en Colombia no se tiene en cuenta a la audiencia cuando se hace cine?

El cine gringo piensa todo el tiempo en la audiencia. Incluso desde el proceso de elaboración del guión. Nosotros estamos apenas aprendiendo, porque para mí el cine es para el público. Y esa estrategia la aplicamos en esta producción. 

¿Qué estrategias utilizaron?

Por ejemplo hacíamos proyecciones a los niños, los grabábamos y estudiábamos por qué ellos no se reían en determinadas escenas que nosotros considerábamos graciosísimas. Descubrimos por ejemplo que los niños no identificaban algunos de los sobrenombres que utilizábamos y teníamos que cambiar apodos como Torombolo, que fueron muy populares en mi generación, por cosas como grano espichado. Incluso reescribimos escenas. Con 'Pequeñas Voces' hice lo que quería. Las decisiones acá era si los niños entendían o no, fue un aprendizaje brutal. Tienen la cultura de los estudios de caso, que parte de la idea de por qué fracasó o funcionó una producción.

Varias veces nos ha contado que con 'Pequeñas Voces' se sintió frustrado...

Yo me sentí frustrado con 'Pequeñas Voces' a pesar de los buenos comentarios no porque haya perdido mucha plata, sino porque no la vio la cantidad de gente que quería. No logré la conexión con el público y para mí el cine es mi forma de comunicarme con el otro. 

Si el objetivo es aprender de los errores, cómo piensa trabajar el mercadeo y distribución de esta producción

El nicho de festivales es muy pequeño, a mí me gustaría apuntarle a buscar el apoyo de Cine Colombia, Caracol y nombres de esta talla. Esta película costó más de 1000 millones y de ganancia seguramente no veremos mucho, pero el lograr la conexión es lo deseado, porque cuando usted ve que se produce y alguien se ríe o se divierte con lo que usted creó, es mucho mejor que el sexo. No tiene precio.  

¿Y cómo logró financiar la película?

Los estímulos del estado me han ayudado mucho, hasta el momento han superado los 600 millones de pesos.

¿En esta línea, cuál creería entonces que debe ser la estrategia para que la distribución del cine colombiano sea más efectiva?

El proteccionismo del cine nacional tal y como sucede en Francia sería muy interesante, pero en la realidad es imposible que pase en nuestro país. De todas formas se justificaría porque las películas necesitan respirar estando mucho más tiempo en salas, porque no hay manera de competirle en publicidad a los grandes títulos. Lo interesante es que todos los cines sean posibles, la diferencia es la clave, que puedan convivir la propuesta de Ciro, la de Dago y todas las demás.

Temas relacionados: 
Publicidad