Se encuentra usted aquí

La liberación de los pezones en Rock al Parque

Una lucha por los derechos de todas las mujeres y por la iniciativa de Free the Nipple
Shock
Shock
Por

¿Qué fue eso tan malo que les hicieron las tetas para que las manden a guardar todo el tiempo y las censuren cada que una mujer las muestra? ¿Por qué si usamos un escote es vulgaridad pero nos miran con el deseo de un niño cuando ve un dulce? Desde 2015 un movimiento llamado "Free the Nipple", liderado por la activista y cineasta Lina Esco, una vieja que se ha dedicado a combatir la estupidez de quienes han implantado como tradición que sea condenado el mostrar los senos en público como obsenidad e ilegalidad, ha llevado mujeres a la cárcel por levantarse la blusa. Un movimiento que, además, lucha para que no se siga condenando a las madres que amamantan a sus hijos en público.

Por: Johana Arroyave @JohanaArroyave

No existe en el mundo una fecha exacta en la que algún personaje del perfil de Alejandro Ordoñez y todo su parche doble moralista haya decretado que mostrar las tetas sea un delito. Tampoco existe una ley clara firmada y plasmada en papel que diga "por mostrar tetas irá a la cárcel y la quemarán en la silla eléctrica", lo que nos lleva a concluir que la condena al torso femenino ha sido un pensamiento opresor que ha pasado de generación en generación y se ha convertido en dogrma de quienes ven el cuerpo como símbolo impuro. 

Hagamos un ejercicio simple: imagínese que va por la calle y le pasa por el lado un man sin camisa. ¿Qué piensa? Máximo que es un loco, y ya. Ahora piense que la que le pasó por el lado fue una chica sin blusa y sin brasier. "Mucha puta", "¿qué le pasa?", "ya no tienen respeto por nada en la vida" y hasta un "jueputa qué rico" o cualquier vulgaridad de esas que se inventan. Salir a caminar sin blusa es delito, pero que nos morboseen y nos digan guarradas no.

Caminando por Rock al Parque en medio de las pintas agresivas, la música en todo su esplendor y la gente disfrutando de la tranquilidad del ambiente, nos hizo analizar qué pasaría si en vez de los manes que andan mostrando sus tetillas llenas de piercings y sus tatuajes desgastados, fuera una chica la que se atrevía a salir a poguear descubierta. Obviamente la respuesta sería la misma. "Mucha loca"sería titular en medios, la ficha fácil de los fotógrafos de turno y la más críticada por las otras mujeres del festival. 

Si subiéramos la foto del man a Instagram, Facebook o alguna otra red social pasaría desapercibida, pero si lo hiciéramos con la de la chica, en menos de 24 horas sería censurada, bajada de la red y el perfil de quien la haya compartido sería bloqueado por 8 días o hasta 30. (Hasta nosotros estamos con la duda de cómo subir estar nota por miedo a que Dios Facebookiano nos bloquee con alguna ley de nudismo.)

Y, ¿por qué lo de la mujer es más grave si es el mismo cuerpo humano, solo que con tetillas evolucionadas? ¿Por qué da vergüenza? Dejemos la doble moral de lado y entendamos que el cuerpo femenino es tan bonito como cualquier otro, que si nos da la gana nos quitamos la blusa aquí, allá o donde sea y no porque estemos locas o porque queramos llamar la atención, sino porque tenemos los mismos derechos que cualquiera que se haya quitado la camisa porque le dio calor, porque quiere mostrar sus abdominales perfectos o porque tiene más tatuajes que lunares.

No es ilegal liberarnos de pensamientos machistas, no es ilegal quitarnos la ropa, no es ilegal mostrar las tetas y no es ilegal gritar que tenemos los mismos derechos y que no podemos ser arrestadas por algo tan normal como andar sin blusa. Y como somos más la mujeres que entendimos que nuestro cuerpo es de admirar y que necesitamos acabar con todos esos pensamientos que no dejan evolucionar el mundo y que nos tienen jodidos como sociedad, diez mujeres frenteras y aburridas de esta joda se levantaron la blusa en Rock al Parque. Sin importar lo que dijeran los que estaban a su alrededor, demostraron que se acabaron las condenas y que es hora de luchar por la libre expresión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y si es tanto el pecado que hace que mostrar las tetas sea tan normal, por qué es lo primero que nos piden cuando les da por sextiar, dejen la doble moral, dejen la pendejada que son solo tetas. Y ahora diganme feminazi, puta, loca y exhibicionista pero sí, esta es un campaña por la liberación de los pezones.