Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Irma Vep: una delirante carta de amor al cine que vuelve a las raíces de las series

La miniserie protagonizada por Alicia Vikander está disponible en HBO Max.

Irma Vep Alicia Vikander HBO Max.jpg
Alicia Vikander protagoniza Irma Vep.
Foto: HBO Max.

Del guionista y director Olivier Assayas (Clouds of Sils Maria, Carlos) llega una audaz y enérgica reimaginación de su clásico indie de 1996, Irma Vep, que es a su vez una meditación sobre la erótica y subversiva película en serie de Louis Feuillade de 1915, Los vampiros, cuya icónica heroína Irma Vep ha influido en la cultura popular durante generaciones. Irma Vep está disponible en HBO Max.

Ampliando su historia original dentro del lienzo más amplio de la serie limitada, a la vez que revisa los temas y recrea escenas enteras de su fuente de la época muda, Assayas conjura una delirante carta de amor al cine y a la creación de películas, independientemente de la forma o el formato que adopten en el vasto panorama narrativo actual.

Publicidad

La ganadora del Oscar Alicia Vikander (La chica danesa) interpreta a Mira, una actriz estadounidense desilusionada que se retira a Francia tras una ruptura para protagonizar un remake indie de Los vampiros. En el papel de Irma Vep, maestra criminal de los bajos fondos parisinos, Mira se pone el famoso traje negro de sus predecesoras -la It Girl Musidora de la era del silencio y la superestrella de Hong Kong Maggie Cheung- sólo para encontrar que su vida y su trabajo se transforman dentro y fuera del set.

Rodeada de un reparto y un equipo eclécticos, como el neurótico director René Vidal (Vincent Macaigne), la diseñadora de vestuario de espíritu libre Zoë (Jeanne Balibar), el coprotagonista drogadicto Gottfried (Lars Eidinger) y su perspicaz asistente personal Regina (Devon Ross), Mira se sumerge en el macabro universo de una sociedad secreta de criminales. Pero, ¿interpreta ella a un personaje, o es el personaje el que interpreta a ella?

"Irma Vep en formato de serie es una comedia sobre cineastas que luchan por dar sentido a lo que están haciendo, y lo que están haciendo", dice Olivier Assayas. "Están rodando un remake de los primeros tiempos del cine con todos sus locos giros y vueltas y, al mismo tiempo, se cuestionan su propia relevancia como artistas. Esta película es un diálogo entre el pasado y el presente del cine, devolviendo a la vida parte de la magia perdida de los primeros seriales para una nueva generación".

Publicidad

La protagonista y productora ejecutiva, Vikander, se sintió atraída por el enfoque de la serie en cuanto a la narración y la genuina reverencia por el oficio de la interpretación. "La visión de Olivier de la película entre bastidores tiene su propio espacio al mostrar una visión honesta, más que extravagante, de cómo se desarrolla una producción, o se desmorona", dice Vikander.

"Mientras hacíamos esto, era difícil distinguir entre la gente que hace la película y la gente que hace el espectáculo dentro del espectáculo. Irma Vep muestra el duro trabajo que conlleva la creación de historias para la pantalla, a la vez que muestra la pasión y la angustia que hace que los tipos creativos quieran pasar por estas luchas una y otra vez."

Publicidad

La historia de fondo

Assayas no es ajeno al folletín de principios del siglo XX, ya que ha escrito extensamente sobre Gustave Le Rouge, el escritor francés que innovó la literatura pulp a través de folletines literarios tan imaginativos como El prisionero de Marte y su secuela La guerra de los vampiros.

"Escribí mi tesis de licenciatura sobre el tema del folletín, pero no tenía ni idea de que algún día me enfrentaría a este género como director de cine", dice Assayas. "Es emocionante volver a lo básico, a las raíces de la propia noción de serie. Obviamente, no podemos hacerlo con la misma inocencia. Hemos perdido nuestra ingenuidad. Somos posmodernos y muy conscientes de las estrategias de nuestro entretenimiento".

La obra maestra del folletín literario francés fue Los misterios de París, de Eugène Sue, con su siniestra descripción de los bajos fondos parisinos del siglo XIX: criminales despiadados, ladrones perversos, damiselas en apuros y giros argumentales en cada página. Los Misterios de París se convirtió en el prototipo del folletín literario de fin de siglo, preparando el camino para la ciencia ficción de Julio Verne y los thrillers policiales de Gustave Le Rouge.

Publicidad

Misterios de París (foto) (2).jpg
Los Misterios de París, folletín de Eugéne Sue.
Foto: Biblioteca Nacional de Francia.

Le Rouge fascinó a Assayas por su sensibilidad "pulp" y literaria, así como por su conexión con poetas simbolistas como Blaise Cendrars y Paul Verlaine, que influyeron en los primeros cineastas de vanguardia como Marcel L'Herbier y Luis Buñuel. "Se encontraba en la encrucijada entre el arte elevado y el bajo, en el mismo campo que las locas narrativas de los creadores de Fantômas, Marcel Allain y Pierre Souvestre, cuya ficción criminal se convirtió en un serial de cine mudo de Louis Feuillade", dice Assayas. "Siempre he sido muy sensible a la conexión entre el género literario de Le Rouge y el serial filmado, que surgió en los albores del cine".

Publicidad

Los seriales filmados son los ancestros de las series de televisión y de los dramas televisivos de prestigio de hoy en día. Fantômas, estrenado en 1913, presentó al público francés al genio criminal titular, preparando el camino para Los Vampiros de Feuillade, que se desarrolló en diez episodios entre 1915 y 1916. Ambientada en los bajos fondos parisinos, al igual que Los misterios de París, estaba protagonizada por Édouard Mathé, Musidora y Marcel Levesque y contaba la historia de un periodista y su compañero que intentan desbaratar la cábala criminal conocida como Los Vampiros.

Dividida en diez episodios y con una duración de siete horas, es una de las películas más largas jamás realizadas y se convirtió en un éxito masivo entre el público de la época de la guerra a pesar de las críticas negativas; también catapultó a Musidora al estrellato. Hoy en día se considera una obra maestra del cine, que introdujo las técnicas del thriller que luego adoptaron Buñuel y Hitchcock e influyó en las vanguardias.

"Algunos de los momentos más bellos del cine se realizaron en la época muda, y son una fuente de inspiración para el cine moderno", dice Assayas. "Creo que es importante volver a los orígenes del cine para estar en contacto con la modernidad y la actualidad".

Publicidad

Para su propia versión de Los Vampiros -el espectáculo dentro del espectáculo de Irma Vep-, Assayas rinde homenaje al clásico serial de Feuillade dividiendo su propia serie en episodios que llevan el nombre de los originales. Aunque Irma Vep sólo dura ocho episodios (Assayas ha condensado los episodios 1 y 2 y 4 y 5) la nueva serie se desarrolla, como su predecesora, en los siguientes capítulos: El anillo que mata, El libro de códigos rojo, La fuga del hombre muerto, Ojos hipnóticos, Satanas, El maestro del trueno, El envenenador y La boda terrible.

"Volver a las raíces del formato de serie significaba reinventar Irma Vep para una nueva era, no simplemente jugando con los temas de Los Vampiros, sino utilizando la propia estructura de sus episodios originales", dice Assayas. "Encontramos nuevas formas de disfrutar del serial a través de sus "cliffhangers" y su surtido de personajes patanes mezclados con el drama cotidiano y las travesuras en el rodaje de una producción indie en el París post-COVID".

Publicidad

La banda sonora

La música ocupa un lugar importante en las obras de Assayas. Su primer largometraje, Disorder (1986), narra las consecuencias psicológicas de tres jóvenes músicos que roban material para su banda de música post-punk. Dos décadas más tarde, dirigió el documental musical Noise, en el que captó la actuación de la banda estadounidense de noise Sonic Youth en el Festival Art Rock de 2005 en Saint-Brieuc (Francia).

Assayas ha utilizado las canciones de Sonic Youth como textura en sus películas -incluida la famosa escena de Irma Vep- y se hizo amigo de los miembros principales, Thurston Moore y Kim Gordon. Invitó a la banda a componer la partitura de su película de suspense de 2002, Demonlover, y Gordon apareció más tarde como gángster en la película de suspense de 2007, Boarding Gate.

Publicidad

En la película original de Vampiros, Irma Vep es una artista de club nocturno y baila de forma sugerente en el escenario en una famosa escena durante un número musical que, por supuesto, se desarrolla en silencio. Para la versión actualizada de la escena, Assayas quería algo siniestro y macabro con un ambiente de metal oscuro, que subrayara el submundo criminal, y recurrió a Moore para que compusiera la partitura de la serie.

"Las canciones captaron el espíritu de lo que buscaba en esas escenas, así que invité a Thurston a componer toda la serie", dice Assayas. "Fue una oportunidad para él de ir un paso más allá de la forma en que trabajamos juntos en Demonlover, donde dirigí muchas de las escenas con la música que me enviaron antes de entrelazarla con la película en la postproducción".

Publicidad

Añade Assayas: "Una de las razones por las que me gusta colaborar con Thurston es porque no cree en la estructura de sus canciones; cree en la improvisación y en las fuerzas aleatorias que se te presentan, y eso es algo que siempre he buscado en mi cine", dice Assayas. "El arte surge del caos, y hay que proteger el caos en el cine porque a menudo se pierde el control, lo que constituye una gran parte del arte del cine".

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.