Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Las mentiras que nos dicen sobre la sexualidad en las películas y series

¿Creemos todo lo que vemos? las series y películas nos han pintado el sexo de muchas maneras, casi que ninguna cercana a la realidad.

Euphoria 5
Euphoria
// Foto HBO Max

Las películas, series y telenovelas nos dicen muchas mentiras sobre la sexualidad, pero es importante educarnos y entender que la ficción no es educación. A veces, con la intención de emocionarnos con una escena, presentan el sexo como algo a las patadas, rápido, apasionante y sin nada de cuidado.

OJO, que nuestra salud sexual no es una película ni un juego. Vamos a ir una por una con algunas mentiras que nos dicen en la ficción:

Primero, abramos con la reina de las comedias sexuales: American Pie.

Se trata de un pacto de varios hombres de “perder su virginidad”, es decir, penetrar a una mujer. Las películas refuerzan esta idea de que la penetración es igual a sexo, pero es que el sexo puede darse de muchas maneras.

Publicidad

Segundo, lo de “meterse con alguien mayor”. Si tienes 13 años, no puedes consentir sexo con un mayor de edad, aunque creas que quieres. Y aunque eso varía dependiendo del país, puede ser un crimen. La chica de al lado es un ejemplo clásico, en el que un chico vuelve la misión de su vida tener sexo con la actríz porno que se mudó al lado de su casa. Él es menor de edad y ella una mujer ya.

Por otro lado, tenemos el clásico argentino Los Simuladores, en el que en el capítulo “Los impresentables” ellos distraen a una de las mujeres de la casa, una de más de cuarenta, con un niño de 14 años, que supuestamente es un tigre en la cama.

Lamentablemente, muchos hombres son abusados y no saben, porque las películas les enseñan que les tiene que gustar estar con una persona mayor.

Publicidad

Tema pesado, pero necesario.

Ahora hablemos de condones

La manera en la que se ponen el condón en la mayoría de películas, rápido y sin mirar, está MAL.

Se aprieta la punta para sacar el aire y se pone con cuidado. Si se lo ponen a la velocidad de la luz, se rompe o se estira y se rompe adentro. En Trainspotting por ejemplo, hay escenas cándidas en las que Ian McGregor se toma su tiempo con esto.

Publicidad

Otra cosa con los condones, es creer que son responsabilidad masculina llevarlos. Y sí. Pero esa idea de que las mujeres andan sin condón es una mala enseñanza. Nosotras también debemos cargarlos.

En Friends, en la segunda temporada, Rachel y Mónica se pelean por quién va a usar el último condón de la casa, o sea, ellas mantienen condones en el baño. Responsables las amigas, las amamos.

Ahora, hablemos de consentimiento

Publicidad

El consentimiento es ese sí que significa sí, pero lamentablemente en las novelas y películas nos enseñan una versión… errónea del consentimiento.

Las cosas claras: no basta con decir “NO ES NO”, lo importante es que “SÍ SEA SÍ”.

Miren por ejemplo la nefasta Betty la Fea con el consentimiento: la escena en la que Patricia por fin está con Daniel no es un “Sí es sí”, de hecho, dice que no.

Publicidad

En muchas películas, antes de tener sexo, una de las dos personas dice que no, usualmente la mujer, pero la otra persona, usualmente el hombre, insiste hasta que ella acepte (James Bond lo hizo muchas veces)

Publicidad

O peor, el tipo ni siquiera le pregunta ¿se acuerdan de La Bella Durmiente? Una persona dormida no puede dar consentimiento.

Aunque te guste, aunque te de curiosidad, aunque sean “señales confusas”, NO ES NO, sólo SÍ ES SÍ, entonces si no estás cómoda, no hay sexo, así de sencillo.

Publicidad

También podemos revisar el caso de las sustancias: digamos que estás muy tomada… tomada como en El Diablo Viste a la Moda.

Eso no es consentimiento. Andy amanece muy arrepentida, dio consentimiento que jamás hubiese dado sobria.

Publicidad

Un sí en estado de intoxicación NO ES SÍ.

Otro ejemplo de consentimiento que no se puede dar, es cuando estás debajo de la edad de consentimiento.

Por ejemplo, Maddie en Euphoria, que pierde su virginidad a los 14 años con un tipo de 40. Aunque ella diga que “tenía el control” y que “fue su elección”, un sí dado por una menor NO ES SÍ.

Publicidad

Eso se llama estupro, y es un tipo de abuso. Una persona así de grande no tiene por qué estar con una persona así de chiquita.

Y va en ambas direcciones: lamentablemente, muchas películas le dicen a la gente que los niños QUIEREN estar con mujeres mayores. Eso lo vemos en Los Simuladores, Hot for Teacher, La Chica de al Lado

Aunque sea una mujer, es abuso. Ese SÍ es un consentimiento que no puede dar.

Publicidad

Y el consentimiento no es sólo para sexo. Puede ser para otros actos como besos -que es tan normal ver tipos “robar besos” en las novelas- o incluso fotos.

¿Se acuerdan en The Big Bang Theory cuando usan un robot para tomarle fotos a los calzones de Penny?

Por otro lado, si le mandas fotos privadas o un video a alguien, NO SE COMPARTEN con más gente.

Otra cosa que viola tu consentimiento es ser vista en tu intimidad, desnuda o en ropa interior.

Publicidad

En la Ventana Indiscreta, en Pasión de Gavilanes, en tantas piezas audiovisuales muestran a mujeres siendo observadas sin su consentimiento como algo “normal”. Aún peor, como un acto de amor.

No es admiración, ni amor. Es acoso.

Recordemos: sólo sí es sí.

Publicidad

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.