Se encuentra usted aquí

El fraude de Fyre, el festival más exclusivo que nunca sucedió

Dos documentales sobre el mayor fraude en la historia de los festivales.
Promoción Fyre Festival
Promoción Fyre Festival
Por
Redacción Shock

En 2017 Fyre Festival fue anunciado como el más lujoso de la historia, pero fue un desastre. Hoy, casi 2 años después, Netflix y Hulu presentaron Fyre y Fyre Fraud, dos documentales sobre el fracaso que fue este evento. 

Momento, pero ¿Qué fue lo que pasó? El Fyre Festival iba a realizarse en una playa privada en Bahamas en abril y mayo de 2017 (en su momento dijeron que la isla perteneció a Pablo Escobar). A más de 12.000 dólares la entrada, prometía una experiencia totalmente V.I.P, un “festival de música inmersivo” con presentaciones de Blink 182, Major Lazer, Disclosure, Tyga, Migos, entre otros artistas. Uno de sus organizadores era el rapero Ja Rule e influencers como Emily Ratajkowski, Kendall Jenner y Bella Hadid lo promocionaron en sus redes sociales. Sonaba como el escenario perfecto para unas buenas fotos en Instagram. 

La famosa experiencia V.I.P eran simples carpas en la playa (no había nada construido, ni agua potable), ninguna de las bandas estaba confirmada (Blink afirmó que no se presentaría días antes del evento), no había servicio de telefonía o Internet, y la comida “gourmet” eran sándwiches fríos de queso como los de cualquier supermercado. Muchos se quedaron atrapados en el aeropuerto durante varias horas, pues las autoridades del país dieron la orden de no recibir más aviones. El que inicialmente iba a ser un Coachella, pero más exclusivo, resultó más parecido al Campo Krusty de Los Simpson y claro, la comidilla de Internet en su momento. 

Fyre iba a durar por 2 fines de semana, pero naturalmente, fue cancelado. Tras el fracaso, Ja Rule publicó en su cuenta de Twitter que el evento no fue una estafa y que no era su culpa. En octubre pasado su organizador, Billy McFarland, fue condenado a 6 años de cárcel, por fraude.

Fyre (disponible en Netflix desde el 18 de enero) se enfoca en las decisiones que tomó McFarland y cómo afectaron a las personas a su alrededor. La gente que trabajó con él confesó por qué quiso seguirle la corriente con el desastre e incluso por qué lo consideraron visionario. Todo el equipo intentó hacerle saber lo difíciles que eran las condiciones para hacer el festival como lo habían planteado, pero McFarland no los escuchó. Uno de los momentos más impactantes: cuando un miembro del staff recurre a una medida desesperada de humillación personal para salvar el evento.

Por su parte, Fyre Fraud, de Hulu, logró una entrevista exclusiva con Mac Farland (se dice que por ella pagaron varios miles de dólares). Algunos personajes que entrevistan en ambos filmes son Seth Crossno, un asistente del festival que demandó a MacFarland por 5 millones de dólares en daños, y Calvin Wells, quien intentó, sin mucho éxito, denunciar en su cuenta de Twitter el desastre del Fyre antes de que sucediera. 

 “Lo que siento es arrepentimiento”, dijo MacFarland a la Corte cuando fue condenado. “Vivo todos los días sabiendo que arruiné las vidas de mis amigos y mi familia”.

Más allá de lo llamativo y fascinante de la historia, así como la gran cantidad de memes al respecto, el desastre de Fyre nos hace reflexionar sobre cómo a veces preferimos vivir en una mentira y lo fácil que es crear una ilusión hoy, con ayuda de las redes sociales. Fyre y Fyre Fraud son dos intentos por explorar la historia tras el mayor desastre de los festivales de música, una fiesta falsa y de fondo el mundo perfecto que nos vende Instagram.