Se encuentra usted aquí

Por qué Kylo Ren es uno de los personajes más fascinantes de Star Wars

Una nueva generación de villanos.
Foto. Disney
Foto. Disney
Por
Julián Ramírez

Darth Vader es uno de los personajes de ficción más populares del mundo. Su silueta es tan reconocida como las de Mickey Mouse y Superman. No es difícil comprender las razones que llevaron a George Lucas a crear toda un trilogía de precuelas que giró en torno al origen de este icónico villano.

Por Julián Ramírez // @Sir_Laguna

Por eso, cuando Disney compró los derechos sobre Star Wars para crear una nueva trilogía, muchos nos preguntamos cómo iba a hacerla sin Darth Vader. Es verdad que, durante muchos años, esta franquicia tuvo un universo expandido en novelas y cómics que se alejó de la historia de Vader, pero para el gran público ÉL es Star Wars.

Los artistas que llegaron a esta nueva trilogía tenían un trabajo enorme por delante. Debían crear un personaje que sería eternamente comparado con uno de los más importantes villanos del cine. El resultado fue Kylo Ren. Aunque se puede debatir eternamente si él está a la altura de su antecesor, no cabe duda que es uno de los personajes más fascinantes que han aparecido en la saga.

¿De dónde salió Kylo Ren?

Desde un principio, el equipo de Lucasfilm —el estudio detrás de las películas— tenía claro que no iban a revivir a Vader ni a vestir a un nuevo personaje con su capa y casco. La idea original que tenían para el nuevo villano era un ‘cazador de Jedi’ con una máscara que resultara memorable a los niños que vieran el filme. Obviamente se inspiraron en Vader para su diseño.Tomando en cuenta el impacto que ha causado Kylo Ren y la gran cantidad de niños y adultos que se disfrazan como él desde que apareció por primera vez en cine, es claro que lo lograron.

En cuanto al personaje en sí, la idea de uno de los hijos de los héroes de la trilogía original pasándose al lado oscuro no es nueva. En el ahora descanonizado universo expandido, Han y Leia tuvieron dos hijos: Jacen y Jaina Solo. Ambos entrenaron para convertirse en Jedi, pero Jacen fue seducido por el Lado Oscuro, convirtiéndose en Darth Caedus. Otra referencia al universo expandido está en su casco, pues su forma es similar a la del popular Darth Revan.

Ben Solo, el hombre que se convertiría en Kylo Ren, es el hijo de Han y Leia en el canon oficial de Star Wars y parte de su trasfondo está claramente basado en Jacen. Él también traicionó a su familia y amigos al aceptar el Lado Oscuro de la Fuerza.

Un villano diferente

A pesar del poder que demuestra en su primera aparición en El Despertar de la Fuerza y lo imponente de su apariencia, Kylo se revela rápidamente como un personaje muy diferente a Darth Vader. Él no es frío y calculador. Al contrario, es propenso a ataques de ira y desesperación. Ha creado su imagen a semejanza de su abuelo, hacia quien adopta una actitud casi religiosa. Pero duda de esa fe. Ser tentado por el Lado Oscuro es un tema común en la franquicia, pero Kylo es tentado por el Lado Luminoso, creando una dinámica intrigante a la que no estábamos acostumbrados. La rabia que le da sentir que “hay algo bueno en él” es lo que lo lleva a cometer actos tan horribles como matar a su propio padre, una acción que lo perturba tanto que le hace perder su primer combate contra Rey.

Eso es lo que lo hace un personaje tan fascinante. Ben Solo es alguien que quiere convertirse en villano, pero no lo es completamente porque no logra deshacerse de los rastros de luz y amor que hay en él.

Tras el estreno del Episodio VII, Kylo Ren se convirtió en motivo de chistes y memes por ser un ‘emo’ tratando desesperadamente de ser percibido como un ‘chico malo’. Otros lo vieron como una representación de un sector de la juventud moderna que ha sido tentado por los movimientos fascistas que tristemente han resurgido en Estados Unidos y Europa. Estos  prometen a los hombres jóvenes restaurar un supuesto ‘pasado glorioso’ de hombría y poder para quienes son como ellos, algo que puede verse reflejado en Kylo y su alianza con una organización que recuerda al desaparecido Imperio Galáctico.

De Ben Solo a Kylo Ren

Los Últimos Jedi —estrenada dos años después de El Despertar de la Fuerza— nos enseña parte de las razones por las que Ben fue atraído al Lado Oscuro. Nos cuentan cómo Snoke, antes de convertirse en Líder Supremo de la Primera Orden, ya había comenzado a tentar al joven aprendiz de Jedi cuando él se encontraba entrenando bajo la tutela de su tío, Luke Skywalker. El envejecido héroe comenzó a temer el Lado Oscuro en el muchacho y por un momento consideró acabar con él. Se arrepintió, pero era demasiado tarde para evitar el malentendido que terminó arrojando a Ben a las garras de Snoke.

Aunque eso es todo lo que muestran las películas, el universo expandido profundiza en la terrible situación emocional de Ben. El era un chico que, a pesar del amor de sus padres, se sintió abandonado por ambos desde muy temprana edad. Las responsabilidades de su madre como senadora de la Nueva República y los constantes viajes de su padre les impedían estar junto a él, lo cual empeoró cuando Luke se lo llevó lejos para entrenarlo. Esos sentimientos son los que usó Snoke para cultivar en él la semilla del Lado Oscuro mediante el miedo y la rabia. Enterarse de la identidad de su abuelo fue el último empujón que necesitaba.

Reylo

Los Últimos Jedi también profundiza mucho más en el personaje gracias a su relación con Rey. Ella es capaz de sentir el conflicto que existe en él y se propone a traerlo de nuevo al Lado Luminoso.

Kylo rechaza esa idea. De hecho, trata de arrastrarla a ella al Lado Oscuro. Se convierte en el Líder Supremo de la Primera Orden y prácticamente arrasa con la Resistencia. Pero lograr tal poder no lo hace felíz. Su odio hacia Luke y lo enfocado que está en seguir el legado de su abuelo hacen que decida seguir el camino del mal. Es claro que en el fondo sabe que está equivocado, tal como demuestra varias veces a lo largo de la película, pero suprime estas ideas porque las considera un signo de debilidad. Estos aspectos del personaje no se muestran sólo en los diálogos, sino que también están presentes de forma muy sutil en la maravillosa actuación de Adam Driver. Buena parte de lo que hace tan especial a Kylo es lo comprometido que está este gran actor con el papel.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Star Wars (@starwars) on

Muchos fanáticos de Star Wars, especialmente mujeres, se vieron especialmente atraídos por el enlace que se creó entre Kylo y Rey. De allí surgió el movimiento conocido como ‘Reylo’. Estos son fanáticos que se dedicaron a crear arte, historias y teorías en la que ponen a estos dos personajes en una relación romántica.

Aunque El Ascenso de Skywalker si resuelve (más o menos) la tensión entre ambos, hay quienes ven en ello la idealización de lo que sería una relación tóxica. Después de todo, Kylo es un asesino que trata de manipularla en varias ocasiones. En contraste, otros consideran que refleja el deseo de salvar al ser amado mientras que otros simplemente lo ven como una divertida fantasía romántica.

La redención de Kylo Ren

A pesar de cometer el imperdonable pecado de asesinar a Han Solo, uno de los personajes más queridos de la saga, no cabía duda de que el destino de este personaje era arrepentirse de sus acciones y regresar al lado del bien. Star Wars siempre ha sido una historia de redención. La escena en que Darth Vader decidió salvar a Luke a costa de su propia vida en El Retorno del Jedi es el corazón de esta historia. La misión del protagonista era supuestamente acabar con la vida de su padre, pero su voluntad de perdonarlo y traerlo de nuevo al Lado Luminoso es un cierre con broche de oro para la trilogía original.

A partir de este momento hay ‘spoilers’ de El Ascenso de Skywalker

A pesar de las merecidas críticas negativas que ha recibido el Episodio IX, algo en lo que muchos están de acuerdo es que el arco argumental de Kylo Ren es magnífico, excepto tal vez por su destino final: morir para salvar a Rey.

En esta película, Kylo trata por última vez de convertirse en el villano que supuestamente es. Vuelve a forjar su casco y termina sirviendo a un nuevo maestro, pero sigue inevitablemente atado a Rey. A lo largo de varios enfrentamientos, él sigue tratando de arrastrarla infructuosamente al Lado Oscuro, pero sabe que no tiene la voluntad de acabar con la única persona viva que ha visto a través de su fachada de maldad, igual que no fue capaz de matar a su madre en Los Últimos Jedi.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Star Wars (@starwars) on

En las películas anteriores, tanto su padre como su tío y maestro —Luke Skywalker— entregaron la vida en sus intentos de traer de regreso a Ben Solo. En El Ascenso de Skywalker le llega el turno a Leia de hacer lo mismo. El amor de madre llega a él a través de la Fuerza y le impide matar a Rey. Kylo queda herido de muerte, pero la joven Jedi lo cura y deja claro el amor que siente por él. Es el amor, no la espada, lo que finalmente acaba con la corrupción del odio en el alma de Ben Solo y le permiten un último momento con el recuerdo de su padre.

Ben tiene que expiar sus pecados. Desgraciadamente, la única forma que tiene de hacerlo es muriendo para que Rey, quien falleció para poder derrotar a Palpatine, pueda vivir. Una máxima expresión de amor y una forma de redimirse por toda la muerte y destrucción que causó en la Galaxia.

No todos los fanáticos están satisfechos con este final para Ben Solo. Después de todo, los tres principales héroes de la historia de Star Wars se sacrificaron para traerlo de regreso al Lado Luminoso y el que haya muerto hace que esto se sienta un poco en vano. Creen que él debía ser una representación de que aquellos que han caído en los grupos de odio pueden arrepentirse y regresar de ello para reparar en vida el daño causado.
No importa si están de acuerdo o no con que este es un final adecuado para el personaje, no cabe duda que Kylo Ren terminó convertido en uno de los más importantes íconos de Star Wars. Ahora es uno de los villanos más profundos e intrigantes de la historia del cine, igual que su abuelo.

Más contenido sobre: