Se encuentra usted aquí

Mía Astral: una predicadora en la era de la espiritualidad pop

¿Quién es esa astróloga que de un momento a otro convirtió las redes sociales en el nuevo lugar de prédica espiritual?
Cortesía Info de Bolsillo
Cortesía Info de Bolsillo
Por
Lorena Machado Fiorillo

La astróloga cabalística y coach venezolana María Pineda ha hecho de su álter ego Mía Astral un fenómeno de masas gracias a las redes sociales y un mensaje donde explica cómo los signos y los movimientos de los planetas afectan la manera en que sentimos y actuamos. Hablamos con ella.

Por: Lorena Machado Fiorillo // @lorenamafi

Años después de que Deepak Chopra volvió la medicina ayurvédica algo mainstream, Paulo Coelho se convirtió en un polémico referente espiritual citado en memes de todo el mundo; también Rhonda Byrne hizo que el mensaje de su libro El Secreto y la ley la atracción provocaran en la gente una alineación a un discurso positivo y el poder de la palabra; y, por su parte, Mía Astral surgió como la voz latina de la astrología que reemplazó figuras tan míticas, cuestionadas y estrambóticas como Walter Mercado.

Con su histrionismo y un hablar rápido repleto de preguntas y autorespuestas, Mía logró que su audiencia (mayoritariamente mujeres de América Latina) le confiara su cotidianidad y pusiera en ella la esperanza de ser su guía divina cuando se dieron cuenta de que no era una astróloga más que hacía horóscopos fatalistas en los periódicos o predicciones de  líderes políticos y estrellas de Hollywood sino que centraba su mensaje en ayudarles a crear destino a punta de tomar responsabilidad, identificando los patrones que las limitaban y conociendo a fondo su carta astral.

Mía Astral sabe, como muchos, de los movimientos de los planetas, de por qué Venus rige el deseo y la Luna a las emociones, de la relación de estos fenómenos astrológicos sobre nuestro comportamiento; pero eso a fin de cuentas pasa a un segundo plano y la razón por la cual se destaca entre tantos colegas pasa por otro lado. Mía Astral nació en un momento en que las dinámicas de Internet apenas estaban arrodillándose frente a las redes sociales y la experiencia de los años le ha dado la capacidad de sintetizar su mensaje involucrando en sus ejemplos a Beyoncé, Brad Pitt y Sex and The City en formatos que son cercanos a esta generación. Entre videos diarios que explican por qué pasa lo que pasa en el universo y cómo nos afecta en el plano real, audios que van desde climas astrológicos hasta básicos del coaching, infografías cuidadosamente diseñadas para hacerles pantallazos, playlists en Spotify armadas con la intención de lidiar con la retrogradación de Mercurio y las noches de luna llena, ella le ha dado el status de cool a sus lecciones de vida.

A los 34 años, dueña de la palabra y el manejo de públicos, Mía Astral tiene 1.300.000 seguidores en Facebook, 201.000 seguidores en Twitter, 847.000 seguidores en Instagram, 131.000 suscriptores en Youtube y más de dos millones de sesiones en su página web, que incluye contenidos tanto pagos como gratuitos. Su popularidad digital la ha llevado a publicar tres libros con Editorial Planeta y a girar por Latinoamérica con conferencias en la que es una embajadora de la filosofía de “el poder está en ti, tú eres la responsable del cambio”. Una predicadora que formó un estrecho vínculo con las personas que la sienten como esa amiga a la que uno le hace caso y que volvió rentable una nueva espiritualidad que ya no necesita de iglesias.

En su visita a Colombia para la conferencia de “Mi locura ama tu locura: guía para amar y no enloquecer en el intento” hablamos con ella sobre sus creencias

(Consulte también nuestro Horóscopo Shock: el único que le dice lo que quiere y necesita oír)

Deepak Chopra, Paulo Coelho, Rhonda Byrne, Mía Astral... ¿Qué considera que tienen en común los nuevos líderes espirituales?

NOOOOOOOOOO. ¿Te parece que Coelho es un líder espiritual?

No, pero a muchas personas sí. ¿Qué tienen en común y cómo eso habla de nuestra sociedad?

Para empezar, cualquier persona que les ayude a pensar diferente, funciona. Lo que pasa es que yo tengo un conflicto con la idea de líder espiritual, gurú o influencer porque yo no creo que haya alguien que pueda liderarte emocionalmente o decirte exactamente qué hacer. Creo que hay personas que sí aprenden a salirse de su ego y pueden compartir experiencias que ayuden a otros a iluminarse. La persona que te ayuda a sanar no es una persona que te pone la venda sobre la herida, es alguien que pueda que incluso te la abra un poco más para que tú tengas la motivación de hacer el trabajo de adentro hacia afuera.

Esta generación de lo que ustedes conocen como líderes espirituales está llamando mucho al mundo interno. De las personas mencionadas, yo a Chopra le tengo bastante respeto, es médico, tiene mucha experiencia como escritor y con conciencia social, de manera que él cuando escribe, cuando habla, cuando lo ves en conferencias, nunca te da una respuesta, siempre te invita a hacerte tú mismo la pregunta.

Creo ue si vamos a apostar por una nueva generación de líderes espirituales, no son aquellos que están por encima de los otros sino personas que tienen la fortaleza y la capacidad a lo largo del tiempo - o del tiempo y el espacio, para irme más allá de lo físico - para poder ayudar a otros. Me parece que esta generación de líderes espirituales está para eso, para ayudar a otras personas que quieren encontrar esa energía espiritual que está dentro y llevarla siempre hacia dentro, no mirar hacia afuera.

En ese sentido hay una cosa que me llama mucho la atención y de la que usted habla en sus audios y en sus libros: el ego. Si Mía Astral es una guía para las personas y las personas normalmente se mienten a ellas mismas sobre lo que son, ¿cómo el ego se hace a un lado en el proceso individual al que usted está ayudando?

Pero es que el ego siempre va a estar porque, apartando la parte espiritual, el ego a nivel de coaching y análisis (hace una pausa) ... Mejor dicho, en la estructura de Freud tenemos el superyó, el ello y el yo. El yo puede ser considerado como ego, el superyó también. Tener un concepto de uno mismo, la idea de quién eres tú, no solamente es indispensable, sino que es fundamental. Sería muy loco que tú te despertaras mañana y que no supieras que eres mujer ni que estás en Colombia ni qué edad tienes porque te sentirías completamente descolocada.

Lo que quiero decir es que, por ejemplo, en la Kabbalah satanizan al ego. Yo no parto de eso, el ego existe y tiene una función. Yo hablo del ego como máscara porque el ego es la percepción que tú tienes de quien tú eres. Mucha gente piensa que ego es ser uno muy creído. No. La máscara, el ego, su parte fundamental se va a mantener y tiene que ver con identidad. Ahora, lo que a mí me gusta limpiar o ayudar a tratar a limpiar es cuando el ego ya está relacionado con máscaras de identificación.

¿Qué es una identificación? “Yo soy colombiana y como yo soy colombiana yo no puedo hacer tal cosa”, ese tipo de cuestión. Cuando ya tú estás tomando una idea de la identidad que no te va a ayudar de ninguna manera, y eso va desde “me creo la última agua de coco en Miami” hasta “pobrecita yo”, es decir el ego de víctima o el ego de estar creído, yo quiero que entiendas que en determinada situación tú eliges cómo colocarte dentro de ella.

Por ejemplo, tienes un problema con algún familiar, tú puedes irte inmediatamente al ego default y decir “es que claro yo siempre soy la oveja negra de la familia” o puedes decir “ok, una vez más estoy teniendo un roce, de dónde sale”. Que elijas ver esa situación como que tú eres algo negativo o como que es una oportunidad de crecimiento viene de tu capacidad de conciencia. Allí es cuando yo te digo que tú siempre tienes la oportunidad de colocarte en una situación donde tú te quieres colocar. ¿Cuál es la situación que te va a ayudar más?

Te voy a poner otro ejemplo. Cuando terminas con una persona uno tiende a caer en conceptos para darle sentido a la situación. Hay algunos que dicen “claro, seguro tiene otra”, “no funcionó, no somos compatibles”, “yo hice todo mal”. Se ponen en una situación que a nivel de análisis se llama posición de deshecho. ¿En qué forma le puede ayudar a la persona ponerse en esa situación? Si tú te empiezas a evaluar cada vez que terminas una relación, vas a identificar cuál es el personaje en el que te metes.

Puede venir alguien que nos escuche y diga “cuando terminas te pones toda creída”. Yo no digo que te pongas toda creída pero tampoco digo que te pongas en situación de deshecho. ¿Por qué? porque igual al final eso es tuyo y la posición que tú eliges va a determinar que superes eso o no. Cuando eliminamos máscaras, identificamos situaciones y entendemos qué es lo que alimenta eso.

¿Cómo se mide ese nivel de consciencia, cómo sé qué tipo de consciencia tengo?

Tú te das cuenta de tu nivel de consciencia por tu nivel de manifestación.

O sea, la ley de la atracción...

Yo no creo en la ley de la atracción. En la astrología, la atracción es Venus y Venus no se trata de que atraes algo, se trata de que si tú estás vibrando este nivel (señala hacia arriba), tú ni lo pillas. Más que ley de atracción, es una ley de alineación. Si quieres el puesto de presidente de una empresa, tienes que vibrar como si ya estuvieras ahí. Tú tienes que ver que el líder tiene un montón de gente, es responsable, se queda a veces horas extra, da todo por eso. Tú empiezas a manejarte como la meta que quieres manifestar. En ese proceso, tu nivel de consciencia se va a abrir.

Entonces ese nivel de consciencia sería mental.

No. El nivel de consciencia no es mental. Mente es una cosa y la consciencia es otra. La mente te ayuda a calcular todo. ¿Quieres el puesto de gerente? Yo te digo “para poder manifestar el puesto de gerente tienes que vibrar como si fueras ya un gerente”. Saca las características y tu mente hace la lista de cómo es un gerente: tiene un montón de gente a su cargo, hace horas extra, da todo por las personas por las que trabaja, es buen administrador. Esa es la mente. ¿Qué pasa cuando llevas 6 meses actuando así? Lo que se abre no es la mente, es tu nivel de consciencia. Es el proceso. Tú vas a dar a luz y tú puedes tener una lista de todo lo que puede salir bien o mal en el parto. Vívelo. Lo que funcionó en el parto no fue la mente, fue la consciencia porque lo viviste.

¿Es la astrología y el coaching una especie de nueva religión?

Una religión es algo que uno practica todos los días. Hay gente cuya religión es el fitness, hay gente cuya religión es el dinero. Una religión depende de una persona y cómo lo quiera ver. La manera como yo la veo es, como trabajo todos los días con esto, creo que muchas personas han cambiado una obsesión por otra. Por ejemplo, la obsesión del fitness por el de estar sanos. Si se lleva a un extremo, no es bueno.

¿Por qué cree entonces que hay una apertura de consciencia mucho mayor en los últimos años?

La gente está mucho más interesada en saber cómo funciona y empieza por la mente antes de poder llegar a la consciencia porque no quiere invertir en nada que no entiende. Para mí está bien, yo lo explico de una manera muy empírica, porque si lo explico como que “Venus… y flota” nadie creería y no me dieran acceso ni a la consciencia ni al corazón. Tengo tantos años en esto que ya la gente me lo da y está más abierta porque estamos mucho más informados. La mente está excitada por algún concepto o premisa y te mueve, te hace sentir algo o te da un sentido, te empiezas a abrir como una flor y permites que el proceso se vaya dando.

Lo que se está dando ahora, con los ingresos de planetas de una era que acaba de terminar muy fuerte influenciando justamente eso, es el despertar de consciencia. Para mí es demasiado alineado, sincronizado y real que justamente cuando Urano empezó a entrar a esta era, las redes sociales explotaron y fue un movimiento masivo de información. Claro, ya estamos conscientes de que no toda información es buena, que hay fake news o que no mucha gente quiere información así se la pongas en la mano no quieren hacer el trabajo, pero eso ya depende de cada quién.

Creo que vamos a seguir despertando la consciencia cada vez más, pero creo que la diferencia de los últimos 8 años fue el período de Urano en Aries. No quiero ser una experta. No quiero saber cómo funciona esto. Quiero vivirlo para poder explicártelo de un lugar de dónde tú me ves, tú estás girando cerca de mí y dices “esto es real”. Hay mucha gente que predica cosas que no practica, que predica cosas que, cuando tú ves, su nivel de manifestación, tú dices “¿cómo?”.

Yo soy de Venezuela y allá es muy común eso de “vamos a ir a alguien a que nos lean las cartas o el tabaco” y vive en lugar en el que uno dice “si puede leer el futuro, ¿por qué está viviendo en estas condiciones tan precarias?”. Ahí es cuando tú dices, “¿dónde está el nivel de manifestación de esta persona?” También puedes ver a Kim Kardashian que también tiene un nivel de manifestación aparentemente muy grande y tú dices “¿por qué, si no tiene nivel de consciencia?”. No se trata de manifestaciones materiales, se trata de manifestaciones que tú dices “bien callado, esa persona es capaz de mover algo increíble”. Más que decir que esa persona tiene una casa o un carro más grande, es la capacidad que tiene para tocar masas. Un gerente, por ejemplo, se ha ganado ese proceso y tiene la capacidad de influenciar a su equipo de trabajo porque lo ha vivido. Ese es su nivel de manifestación.

¿Ese nivel de manifestación depende de cómo se aborda en la colectividad?

No solo la colectividad. Cada proceso tiene un proceso distinto de encarnación, un propósito. A lo mejor tú llegaste a cambiar la vida de tu tío. Hay gente que tiene un propósito de mover masas y, entre más gente vino a mover, más karma tiene de vidas pasadas. La gente que tú ves que dices que es muy famosa, o que tiene mucho poder de influencia, son personas que vienen con mucha, mucha carga y, por eso les toca eso, por eso sacrifican mucho de los caprichos o cosas que quieren para sí.

No se trata de que cada persona, cuando está conectada a propósito, vino a ser súper famosa. Tú tienes la capacidad de tocar la vida de las personas que tienes cerca. Ya eso es suficiente. Vas a conocer a personas que tienen muchas personas alrededor pero no mueven. No son capaces ni de influenciarse a sí mismos a un cambio.

Mencionó lo de las vidas pasadas. ¿Cree en la reencarnación? ¿Ha hecho regresiones?

Creo 100% en la reencarnación, pero no he hecho regresiones. Cuando estaba leyendo los libros de Brian Weiss hace muchos años, tenía sueños muy locos. Crecí en una familia donde todos estos temas son como el pan de cada día y entre esas cosas mi mamá o mi abuela me echaban cuentos de mis vidas pasadas. Creo 100% en que los rollos del karma revelan lo que hemos venido a trabajar. Hay conexiones que no puedes explicar, con personas que uno dice “¿cómo?” o “¿qué onda?”. Uno carga estos karmas, que los vemos como un patrón recurrente, para trabajarlos acá y esa es la gran oportunidad; cuando la empiezas a trabajar cambia todo en la vida.

Creo en las vidas pasadas y creo en las vidas futuras también. Creo que no todo el mundo aprovecha las oportunidades que tiene en esta reencarnación para lidiar con eso y que eso lo lleva a la próxima y a la próxima. Es muy bonito ver cuando trabajo en astrología, por ejemplo, cartas de parejas o de personas que se nota que tienen puntos en común y uno dice “coño, de verdad”. Se nota en la carta cuál es el tipo de bloqueo que tienen y es como “o lidias con eso en esta vida o será para la próxima’ y la gente decide. No puedes obligar a la persona a que haga trabajo espiritual sin tomar en cuenta su libre albedrío o su voluntad. Ahí es cuando entra uno, o sea, cuando entra la mente y dice si quiere o no quiere.

También creo que esas vidas pasadas o esa sabiduría que está en tu espíritu se manifiesta de muchas formas, nos está diciendo ‘es por aquí, es por aquí’. Los temas de salud, como las adicciones o los problemas crónicos, me parecen que dicen muchísimo del estado, es como el espíritu utilizando tu móvil físico y diciendo “despierta, despierta”.

¿La vida es un proceso acumulativo?

Yo sí creo que es un proceso acumulativo. Hay cosas en la vida que tú dices “quemé como 500 calorías de karma” y te sientes más libre y eso no se repite más. Así como es acumulativo, también es de limpieza.

¿Y cuál vendría siendo su misión?

¿Sabes?, todavía no sé. Si digo exactamente cuál es, creo que me voy a limitar. Sí digo ser astróloga pero no creo que tenga que ver con la etiqueta de una profesión. Sé que parte de mi misión es comunicar, de eso no me queda ninguna duda. Yo sé que me toca hablar hasta por los codos, pero exactamente de qué forma ha ido mutando al paso del tiempo. Nunca he querido decir que es una. Yo estoy abierta a que se vaya mostrando y por eso creo que ha ido moviéndose, pero no sé…

Justamente estamos muy sumergidos en la sobreinformación, estamos consumiendo todo el tiempo y uno como usuario de Mía Astral tiene un montón de audios que escuchar todos los días. ¿Cómo hacer, si uno no tiene un nivel de consciencia medianamente profundo, para usar esa información e incluirla en el proceso de aprendizaje?

Tienes que parar. La gente no sabe parar. Yo lo explico mucho. Todo lo que yo predico, yo lo estoy viviendo. Precisamente por eso mi cantidad de posts y de audios han bajado considerablemente porque yo no quiero ser la que te vuelve loca a ti. Desde que empezó el 2018 empecé con esto de los ‘viernes de cuidado propio’, ‘fin de semana de cuidado propio’ y ‘desconéctate’. Es como la lavadora: si no para, no puedes sacar la ropa. Si no paras, nunca estás internalizando todo lo que estás escuchando y leyendo. Yo soy muy portavoz del “desconéctate de las redes sociales”. Las utilizo, pongo información, pero siempre les digo “ustedes piensan que estoy ahí viendo, pero no estoy”, nos obstruyen la voz interna y todo eso el subconsciente lo va tomando. Tienes que parar. Ningún estilo de vida saludable puede permitir el no parar o el no pain, no game.

 

 

 

 

Temas relacionados: