Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Primero Robin y ahora Superman: ¿Por qué tantos personajes de los cómics salen del clóset?

Un recorrido a la complicada relación entre cómics y personas "queer".

Son of Kal-El Superman bisexual.png
En Son of Kal-El #5, el nuevo Superman sale del clóset como bisexual.
Foto: DC Comics.

Este 11 de octubre la editorial DC Comics anunció que en la entrega número 5 del cómic Superman, Son of Kal-El, el nuevo Superman de la Tierra (hijo de los recordados Clark Kent y Lois Lane) revelará que es bisexual. Esta noticia se da semanas después de que el tercer Robin (Tim Drake) saliera del clóset como bisexual.

Las salidas del clóset de personajes de los cómics no son nuevas. En 2012, DC reveló que Green Lantern es homosexual. En 2015, Marvel, también afirmó que el personaje Ice-Man de los X-Men es gay.

¿Por qué ahora salen del clóset tantos personajes?

Para responder, nos devolvemos a 1954, cuando es creado el Comics Code Authority (CCA), una serie de reglas para determinar cuáles eran los contenidos “apropiados” para publicar en los cómics. El CCA se crea como respuesta al libro de Fredric Wertham La seducción de los inocentes, que advertía sobre los terribles efectos de que los niños y jóvenes estuvieran expuestos a la violencia extrema y a las referencias sexuales. Todos los cómics que se publicaban debían ser aprobados por la CCA, y así se mantuvo incluso hasta los 90 (aunque algo más flexible en ciertos aspectos).

A pesar de la existencia de la CCA, los cómics tuvieron a varios personajes LGBTIQ+. Si bien nunca se mencionaba explícitamente su orientación sexual, existían ciertos elementos que permitían a la audiencia sacar sus propias conclusiones: a esta práctica se le conoce como “queer coding” .

Publicidad

Un ejemplo es Element Lad, de DC, que hizo su primera aparición en 1963. En una ocasión, afirmó que se sentía “fuera de su elemento, cuando se trataba de conquistar mujeres”. En historias de viajes en el tiempo, se mostraba que este personaje nunca se había casado ni tenido hijos.

El mago peruano Extraño hizo su primera aparición en los cómics de DC en 1988. Aunque en los cómics nunca se mencionó la palabra “gay”, tenía todos los estereotipos con los que identificaban a los hombres homosexuales : usaba ropa extravagante llamativa e invitaba a la gente a que lo llamaran “tía”. Para rematar el cliché, Extraño era VIH positivo y esa fue la causa de su muerte. Extraño ha hecho apariciones en historias recientes, pero no ha tenido un impacto significativo.

En 1979 surgió Northstar en los X-Men, un personaje que siempre fue pensado como gay, pero Jim Shooter, editor en jefe de Marvel en ese momento, no permitió ninguna referencia a su homosexualidad. El personaje salió del clóset en 1992 y en 2012 se casó con Kyle Jinadu, y este fue el primer matrimonio entre personas del mismo sexo en los cómics.

A medida que el CCA fue perdiendo importancia y tras el éxito de la salida del clóset de Northstar, los personajes LGBTIQ+ se hicieron más recurrentes y abiertos en su sexualidad durante los 90. Midnighter y Apollo, de DC, son ejemplo de ello.

Desde entonces son cada vez más frecuentes los personajes LGBTIQ+ en los cómics. Incluso Archie Comics, una de las editoriales más tradicionales de Estados Unidos presentó a Kevin Keller, su primer personaje gay, en 2010.

Los personajes LGBTIQ+ en los cómics no son ninguna novedad. ¿Por qué tanto escándalo ahora? Hoy, las personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas quieren sentirse representadas, tras varias décadas siendo censuradas. Aunque para muchos no signifique nada, para la comunidad es un avance significativo sentir que sus historias tienen cabida.

Publicidad

“Quizás ver a un personaje gay en los X-Men (mi libro favorito cuando era niño) como Ice-man me hubiera ayudado a no sentirme tan solo y aislado mientras crecía”, opina Brian Andersen en Advocate. (…) “Contar nuestras historias de manera abierta y honesta en las páginas de los cómics es un acto de empoderamiento. Cuando los escritores y artistas queer crean historias queer, así es como somos dueños de nuestras imágenes. Así es como damos vida a nuestra verdad, a nuestras identidades. Humanizamos quienes somos”.

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.