Se encuentra usted aquí

¿Qué hacer para que no nos vaya como un perro en el año del perro?

Consejos practicamente ácidos para vencer supersticiones y malos agüeros.
flickr.com/Irisheyes - Viernes Zombie
flickr.com/Irisheyes - Viernes Zombie
Por
El Turner

La visión ácida del popular youtuber costeño “Turner”, que se popularizó con Viernes Zombie, ahora llega también en forma de texto.

Por: Carlos José Suárez, “Turner” // @Turner_Cat

Según la astrología china, a partir del 16 de febrero del 2018 empieza el año del perro y ya hay mucha gente haciendo predicciones. Creo que no es tan difícil: más escándalos de corrupción, desastres ambientales, “era gol de Falcao” y va a ganar Vargas Lleras… y digamos que encontrarás el amor verdadero.

En un centro comercial de Taiyuan, China instalaron una enorme estatua de un bulldog blanco con la cara de Donald Trump para recibir este nuevo ciclo astrológico. Supongo que también creen que Trump es cule perro. En México, empezaron a crear figuras de la popular perra rescatista “Frida” como amuleto contra los terremotos. No puedo evitar decir que en la costa deberíamos usar el amuleto de una burra para atraer el amor. Sí, lo siento.

“Una perra valiente
Es una perra tan brava
Ella se unta manteca
Pa’ que los perros la lamban”
Alejandro “fucking” Durán. El Jimi Hendrix del Cesar.

Somos seres supersticiosos por naturaleza, porque no queremos aceptar que hay cosas por fuera de nuestro control y porque es divertido, supongo. Si abandonáramos el instinto salvaje que llevó a nuestros ancestros a ofrecer corazones humanos frescos a los dioses, y que nos lleva nosotros a persignarnos, a cruzar los dedos y a comprar el chance, una enorme y millonaria industria se vendría abajo ¿Qué sería de la vida del indio Renato, de Walter Mercado, del padre Chucho y del canal Enlace? Un mundo gris y despiadado, sin duda. La ilusión de control es lo que nos hace levantarnos de la cama todos los días, con cule’ calor en Montería o con cule’ frío en Bogotá.

Si asumiéramos que el rumbo de nuestra vida depende tan poco de nuestras acciones concretas y tanto de hechos aleatorios en el universo, creo que no volveríamos a ver El show de las estrellas y nos volveríamos manes fríos y pragmáticos, celebrando el 31 de diciembre sin el bafle en la terraza y comiendo frutas y verduras para evitar el cáncer. Sí, sería horrible.

Por eso hoy les traigo una serie de rituales para recibir este año del perro y mantener intacta nuestra ilusión de control. 

1. Despiértate 45 minutos más temprano para alejar las malas energías de la transpiración colectiva en Transmilenio.
2. Enciende una vela amarilla en tu casa para atraer la prosperidad y para ahorrar en el recibo de la luz. También enciende un Katori pa’ los mosquitos.
3. Come 12 uvas el 31 de diciembre. O una caja de Moscatel. Bueno, o una botella de cocoanís. Alcohol con frutiño si la vaina está muy grave.
4. Siembra una planta de sábila para atraer las energías positivas y para hacer jugo cuando se te irrite el cólon.
5. Siembra un cactus para alejar la envidia o para tirárselo en la cara a los envidiosos.
6. La planta de matarratón atrae amores sinceros y sirve para bañar a tu hijo cuando tenga cule gripón.
7. Tomillo, Canela, Coco, Pimienta y Vainilla serán la receta perfecta para preparar un menú musical.
8. Coloca una campanilla de oro en la esquina noroeste de tu casa para darle la bienvenida a la gente amable, o para avisarle al celador que se metieron los rateros.
9. Deja entrar un sapo a tu casa. La cultura china y el Feng Shui dicen que el sapo atrae el dinero. Pero que no sea el sapo del vecino que llamó la policía el 24.
10. Cuelga nuevos calendarios con mensajes positivos: las mejores opciones son siempre “La ferretería del negro” y “Granero Asdrúbal”.
11. Llena tu billetera en año nuevo, así sea con billetes de Tío Rico.
12. Recuerda que no todo lo que es oro brilla. Remedio chino e infalible.

Por último, en el año nuevo recuerda alejarte de las relaciones tóxicas y no terminar con un perro. Por mi parte, me voy a trabajar a Bogotá y espero que no sea el año del perro en misa.

Publicidad