Se encuentra usted aquí

La polémica novela de Diomedes Díaz

Por
Redacción Shock

Precedida de resonada promoción y polémica, se lanzó finalmente la novela Diomedes, El Cacique de La Junta.

Por: Jenny Cifuentes @Jenny_cifu 

Hace ya tiempo vi un video de Diomedes Díaz (ver especial Shock), contento hablando sobre su novela, refiriéndose a apartes relevantes de su niñez que iban a ser expuestos, a cómo lo buscó RCN, a los lugares donde iban a grabar.  Contaba a sus amigos de manera jocosa cómo se convenció de autorizar tal producción, afirmaba que tras cada libreto que escribían había para él una  llamada buscando su aprobación  y narraba cómo  finalmente entregó su historia  a Fernando Gaitán en ese entonces Vicepresidente de Producción y Contenidos del Canal.

Indagué a su manager  José Zequeda quien apuntó que el canal había grabado al Cacique en nueve sesiones, unas 15 horas contando su biografía.  Me emocionó saber que la vida de Diomedes iba a ser mostrada en la pantalla y que se vería un producto con  su aval, aunque está claro que  las novelas son novelas y las fantasías y algodones azucarados imperan. En la conversación con Zequeda, él dio su aproximado de “80% realidad y 20 % ficción”. Ojalá. No es que espere encontrarme con el diccionario enciclopédico del Cacique, y pienso que la historia de Diomedes siempre va surfear entre mitos y  realidades, y  así va a quedar, porque cada quien tiene su versión, pero sería muy interesante que se abordara su recorrido de la manera más puntual posible. Las novelas que se han exhibido con nombres de grandes íconos musicales nacionales, como Joe Arroyo, Escalona, Rafael Orozco, Niche, y hasta sobre el mismo Diomedes han sido “basadas en las canciones de…” unas más apegadas a algunos momentos de su historia que otras, sin llegar ninguna a ser un relato fiel.

Lo primero que imaginé fue que Rafael Santos iba a hacer el papel de su padre (y creo que fue también expectativa de muchos).  Días antes del pasado Festival Vallenato en una entrevista me dijo que “estaba en diálogos con el canal”, pero que tenía un contrato con Caracol. La especulación mermó cuando durante el Festival, realizado en el mes de abril, en un momento de los shows del Parque de La Leyenda Vallenata el locutor dijo: “a continuación se va a grabar una escena de la novela sobre Diomedes, por favor todos repitan conmigo, Cacique, Cacique”, y apareció en la tarima Orlando Liñán, seleccionado por casting para protagonizar.

Meses después llegó la campaña #Diomedízate a la televisión, a los taxis, a las redes y arrancó la alharaca, las muestras de admiración y de indignación que no paran, las unas y las otras. Ante la polémica recuerdo esa canción que  Diomedes escribió a sus detractores que dice: “No se molesten, no sufran tanto, porque yo canto es para mi gente”. Porque la novela del Cacique es justo para ellos, para su público, para esa gran masa que lo ha seguido y aún, después de su muerte continúa cantando sus versos. Para esa horda apabullante de seguidores. Para su fanaticada.  ¿Por qué van a televisar la vida de Diomedes? Porque es el más grande artista del vallenato. Lo plasma la historia musical del país, lo corrobora una poderosa discografía con ventas que no han sido superadas, lo materializa un centenar de canciones que han musicalizado la existencia de generaciones de colombianos. Lo han reafirmado Poncho, Villazón, Silvestre, Peter, Sergio Luis, Kvrass, Martín Elías por citar algunos vallenatos. “Diomedes fue un genio loco” me dijo el Rey Vallenato 2013 Wilber Mendoza.  Creo que es cierto. Un cerebro creador, súper compositor, fiero intérprete, dotado de un magnetismo impresionante. Un hito de la música nacional que naciendo campesino en la pobreza, con talento se convirtió en un gigante, con la pirotecnia de un rockstar. Sí. Diomedes también cayó en huecos oscuros, y pagó cárcel por el homicidio culposo de Doris Adriana Niño, suceso más que lamentable. Hay en su historial alcohol, drogas, mujeres, hijos, enfermedad, pena, dolor, pero esa fue su vida.  El Cacique ya está muerto, lo que hizo o dejó de hacer a ciencia cierta sólo él lo supo. Queda su música, queda el amor por el vallenato, queda celebrar su legado con buena onda, queda que Diomedes nos siga emparrandando y enamorando con su canto.

Me alegra la idea de un diomedazo diario televisivo y espero que la producción esté colmada de folclor y de pueblo. Ha sido grato ver como adelanto, imágenes de figuras del vallenato caracterizadas que aparecerán en la novela interpretando legendarios músicos, o personajes inspirados en ellos (como el caso de Jorge Oñate): el niño Juan Escalona de la Academia Los Niños Vallenatos del Turco Gil de Valledupar actuando de Diomedes pequeño, Eibar Gutiérrez como Juancho Rois, Pillao Rodríguez como José Olarte,   Los Hermanos Zuleta Poncho y Emilianito encarnados por Kbeto y Coco Zuleta, Wilber Mendoza haciendo de su padre “Colacho” Mendoza, o  Juan José Granados encarnando a Náfer Durán. Gratificante apreciar a tremendos compositores, de la talla de Marciano Martínez o Isaac “Tijito” Carrillo en acción.   Resulta apasionante saber que se desplegará  el repertorio del Cacique, sus canciones según Zequeda sonarán en la voz de Enaldo Barrera - conocido como Diomedito-, algunos cortes en vivo será ejecutados por Liñán, se rotarán canciones originales del catálogo de Sony Music, e incluso aparecerán algunos audios e imágenes de conciertos que realizara el propio Diomedes durante el Festival de la Leyenda Vallenata. La expectativa por apreciar los sitios recorridos y la gente que rodeó al artista es grande (aunque sé que por ejemplo los nombres de Patricia Acosta y Rafael Santos, entre otros, fueron cambiados por autorización). Ayer hubo bullicio, lanzamiento con conciertos y proyecciones en varias ciudades y un emotivo primer capítulo.  No sé si la novela va a ser buena o mala, pero la voy a ver con mucho gusto. No usaré el hashtag porque nací diomedizada y creo que ante las peleas lo mejor que pueden hacer los Diomedistas es no darlas. Quien con todo su derecho esté indignado, que no la vea.  Como reza la composición de Hernando Marín que cantaba el Cacique: “Y al que le pique que le pique, por mí que se siga rascando”.

*Nota de la redacción: shock.co hace parte de la Unidad de Medios del Grupo Santo Domingo, a la que pertenece también el Canal Caracol.