Se encuentra usted aquí

Propiedad intelectual en el fútbol provoca más disputas que la edad de Falcao

Por
Redacción Shock

Marca registrada

Por: Bestiariodelbalon.com

Antes todo era más fácil. Era posible, por ejemplo, sacar al aire un programa concurso con las mismas reglas e incluso el mismo nombre de otro de reconocido éxito en la TV internacional sin riesgo de que sus productores se presentaran con un abogado y cara de pocos amigos en la oficina de la programadora local. Nada impedía poner en el mercado unos tennis RedBrook o Keeber o Reebook y distribuirlos en reconocidos almacenes de zapatos  así como no pasaba por ninguna cabeza que un ungüento de una mata como los que usaba la abuela o los que hoy utiliza el sobandero que tiene a Falcao con la ilusión de estar en Brasil viva, pudieran ser patentados para que solo una persona o empresa en el mundo tuviera el derecho de utilizarlos.

Pero así son las cosas en el mundo de hoy, donde la propiedad intelectual provoca más disputas que la edad de Amparo Grisales o del mismo “Tigre” en cuestión. Pero no vamos a hablar de crisis, sino de oportunidad, como reza el decálogo motivacional del Bestiario del balón. El asunto es muy sencillo: si la idea es apoderarse de algo singular, patentarlo y de ahí en adelante recibir mensualmente un cheque por cuenta de quienes en otras latitudes han querido sacarle provecho a tal bien, sea material o simbólico, el FPC es una minita de oro, y no propiamente golfi.

Así las cosas, nuestra respetuosa sugerencia a los “popes” del FPC es contratar ya un bufete de abogados especializado en estos asuntos y proceder sin dilación a patentar en todo el planeta el amplio repertorio de peculiaridades que se registran en nuestros estadios.

Y es que no son pocas. Para convencerlos, hemos recopilado algunas de ellas:

-La táctica del senador Camargo de todos los primeros días de enero aparecer ante las cámaras bañado en lágrimas debido a que no cuenta con recursos para sacar a su Deportes Tolima. Estrategia de efectividad más que comprobada, pues a los pocos días, aparecen siempre los pesitos que hacen falta. De tomar vuelo esta idea, no se extrañen si en julio vemos a Silvio Berlusconi entre sollozos diciendo que la liga italiana tendrá que privarse de contar con el Milan. Lágrimas de cocodrilo que le traerán el apoyo de la licorera de Lombardía y al senador unos euritos para tapar goteras en la cubierta de occidental del Murillo Toro.

-La más reciente: se concibió en los laboratorios de la Uniautónoma. Una jugada de laboratorio -e inodoro- sin precedente en la historia del balompié universal. Transcurría el minuto 75  del clásico entre Chicó y Uniautónoma.  El jugador del equipo barranquillero Giovanni Martínez le pide permiso al juez para ausentarse dado lo apremiante de la necesidad fisiológica que lo sorprendió. El árbitro le concede el permiso no sin antes recomendarle chequear antes sí hay papel, pues un retorno a la cancha sin cumplir parámetros higiénicos podría derivar en expulsión y comparendo ambiental. Martínez obedece. Da del cuerpo. Regresa a los ocho minutos. Entra al campo y de inmediato patea un tiro libre que resulta en gol. Algo sin precedente: un laboratorio de un nivel de complejidad que solo puede esperarse de un equipo de tantos ribetes académicos. Desde ya nos anuncian que será patentado bajo la denominación: “Tirolibre-Lab-Uniautónoma-Col-No. 2”.

-La reactivación de los denominados “Chepitos” -aquellos cobradores con pinta de Charles Chaplin que hacían pasar vergüenzas públicas a los deudores-  también tiene su lugar en las patentes propuestas. Es por eso que Mario Balotelli, que le debe 12 mil libras esterlinas a la oficina de tránsito de Manchester por multas varias que cometió cuando jugaba en el City, empezó a temblar al ver que la justicia podría interceptarlo de manera pública como a Bernardo Redín, entrenador del Atlético Bucaramanga. El “Benny” fue requerido en plena práctica de fútbol con sus dirigidos por agentes de la Fiscalía enviados por la DIAN, porque como que debía 2 millones de pesos en impuestos. Lo enviaron a un calabozo y dicen que hasta le dijeron que si no cancelaba, llamaban a la mamá a ver si era tan varón. La matonería pública de la dirección impositiva podría denominarse como el método “DIANética”. Dicen que ya tienen una sede en la 86 con 15.

-El “Despistator AB” es un método de distracción que bien podría utilizarse para engañar a los rivlaes antes de comenzar un torneo. Lo trajo un extranjero a Bucaramanga llamado José Horacio Basualdo, nombrado gerente deportivo del Atlético. Cuando arribó a la ciudad bonita, Basualdo dijo que la B iba a ser un campeonato complicado y que adversarios como Millonarios y Huila eran los más duros a vencer en esta divisional. Mientras todo el mundo se reía por la ignorancia de Basualdo, él, mientras sacaba de la UPJ a Redín, llevaban al primer lugar de la tabla al club. ¡El método tiene éxito garantizado!

Temas relacionados: