Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Briela Ojeda y el círculo fantasioso de ‘Templo Komodo’

Templo Komodo, el primer álbum de Briela Ojeda, es un círculo fantástico con sueños, magia, paisajes y animales místicos.

Briela Ojeda
Templo Komodo de Briela Ojeda (2021)
// Sello InCorrecto

Templo Komodo, el primer álbum de la cantautora pastusa Briela Ojeda ( apuesta Shock 2021 ) es un círculo fantástico con sueños, magia, paisajes y animales místicos.

Por Fabián Páez López @Davidchaka

Templo Komodo se puede escuchar como una fábula en bucle. No es un álbum con inicio, nudo, final y lección moral, sino un círculo en el que se superponen y se cruzan diferentes planos y desenlaces. Y las moralejas atraviesan todos los planos. Todo va y vuelve.

Los ocho cortes del Templo Komodo dibujan un universo fantasioso con un tono y un ambiente en el que suenan, desde el viaje onírico y ritual, hasta el paisaje, los pájaros y el humo fantasmático del galeras. Son un brebaje oscuro y guapachoso para beber y arengar la luna.

En las fábulas de Briela el misticismo animal es clave como referencia explícita o implícita. Los búhos, por ejemplo, son la guía al mundo onírico; el dragón de komodo, además de aparecer en el título de una canción y del álbum, es citado y recordado como símbolo de una serenidad tóxica; y las serpientes, como dice Briela, reafirmándose en el convencimiento “Sí o sí, son el símbolo de la sensualidad y la sabiduría, pero también son venenosas”.

Publicidad


El álbum suena y se lee tan coherente justamente porque así fue pensado, como un ciclo. Tiene que ver mucho con la historia nómada y la formación de Briela.

***

Briela, que nació en Inglaterra, vivió hasta los 16 en Pasto, pero que ahora reside en Bogotá (cuando no está viajando como mochilera en cualquier otro lugar), estudió diseño industrial en la Universidad Javeriana.

Por eso pensó su álbum, primero, desde el diseño de experiencias. Por eso el primer tema (Luna Munay) y el último (Burbujas) se encuentran en loop. Por eso el color de los temas parece ser el mismo.

Pero más allá de la idea del ciclo, que se puede pensar tanto como una recuperación del pensamiento indígena de los Andes como de las filosofías orientales, en Templo Komodo hay una intención de aprender y enseñar a experimentar el entorno. La fábula es, en efecto, redonda.

Briela se preocupa por sentirse en relación con otros planos y su música es como un abrelatas de la percepción, por ejemplo, ante los sueños: “¿Qué seríamos nosotros sin los sueños? Unos ciegos totales”, dice Briela a propósito de la canción Búhoz.

Publicidad

Así, sin quererlo (y casi que evitandolo), Briela invoca también el sentido psicoanalítico de la fantasía, cuya función es, más que una materialización alucinatoria, la de enseñarnos cómo desear; y el reconocimiento que de la relación del sujeto con el Otro es crucial para la identidad misma del sujeto. Para la muestra, la historia detrás de una canción como Doña justicia, de la que nos habla ella misma.

***

Así nos describió Briela Ojeda Templo Komodo, canción por canción.

  • Luna Munay

La luna. Chía. Y Munay, pues Amor. Creo que es una canción que está full metida en una energía femenina, la energía cíclica femenina. Habla mucho de todas las mujeres que habitan dentro de una sola mujer. Tanto la abuela como la niña. Tanto la información más novata como la más experta está en nosotras mismas en un ciclo y cada semana tiene su ciclo.

Es como una canción que recoge esos 4 ciclos. Esas 4 semanas que están en un ciclo menstrual y hace, rindiéndole esa magia o ese trance que viene a ser la luna que, la lunita, se le dice a la menstruación.

Entonces tanto le canto a la luna como le canto a mi luna. Es un canto muy de, literalmente, de mamachas. Es un canto de recordarme también que tengo una tradición simplemente porque elegí, o habrá elegido el ser, pues, el hecho de ser mujer, el abrazar todo eso. Porque es una energía tan constructiva como destructiva.

Publicidad

  • Quesquequerés

Tiene que ver un poco más con el estar durante la batalla preguntando, quizás, como marica, ¿qué quieres? Literalmente. Pero también juega un poco con el paisaje.

De cómo la propia tierra quizás puede llegar a sanar también.

Por ejemplo: "lava llévate toda la maleza que planté. Solo deja aquí piso fértil para revivir". Y me gusta imaginármelo simplemente pues porque el volcán está constantemente ahí. Y es una pesadilla del pastuso o del nariñense o de cualquier persona que viva al lado de un volcán el hecho de que, en cualquier momento, te borra.

  • Búhoz

Búhoz me encanta. Rítmicamente es de los que menos se acercaban al... No sé. Quesquequerés y Doña Justicia tienen su andino en el ritmo. Tienen su toque de la tierra. Pero Búhoz es mucho más desprendido, es superdesprendido.

De hecho, empezó por un riff de surf, porque me gusta mucho la música surf. Quisiera poder aprender a hacer el, no sé cómo se llama esa vaina.

Entonces empecé con ese riff y me quedé ahí. Me gustó muchísimo. Bueno, Búhoz trata de los sueños. Tiene que ver con la vida y el estudio de tu vida onírica. La ventana. ¿Qué seríamos nosotros sin los sueños? Unos ciegos totales. Si ya, de por sí, tenemos nublada la vista, el sueño nos ayuda un poco a digerir lo que no se puede digerir durante el día, a sacar más información, a recibir mensajes.

Publicidad

Los tres búhos plantean tipos de sueños, refiriéndome al sueño del anhelo en el que uno es como "ay sí, soñé con la persona que me gusta, con alguna cosa"... Ahí empiezo a ver mis deseos y si me estudio a mí misma, mediante eso, empiezo a ver mis deseos. Empiezo a pillar cuáles en realidad son las fantasías.

También está el búho rojo que viene a ser un poco más del caos. Hay liberación, que son como pesadillas pueden llegar también a ser. No sé, vos sueñas que te cortan las piernas y es como "por qué diablos tengo que soñar esas cosas tan pesadas", pero sí o sí tiene su miedo, su frustración, su terror.

Mucha información se guarda en los sueños y todos los días soñamos. Todos los días tenemos información y es bacano poder jugar con eso. Y el búho negro me gusta pensarlo como la conexión que existe entre tanto personas de este plano como con otro plano.

Por ejemplo, que vos sueñas que tu tía está remal, y está retriste. Y al día siguiente dices "necesito llamar a preguntar cómo está". Y sí, te necesitaba. ¿Sí me entiendes? Estamos todos superconectados. Ya sea que esa tía quizá ya había muerto y viene a decirte cositas y tiene que ver también con tu proceso de sanar muchas vainas.

Es como el mundo tan amplio de los sueños y es como la manera que se me pone a mí y como yo puedo llegar a describirlo más que decir la teoría de los sueños. Es simplemente eso, esa escena de los búhos visitando y cada vez ese búho me tuesta. En Pasto me estaba pasando que estaba soñando cosas raras y estaba viviendo cosas raras y ya estaba tan raro ambos que ya no veía la frontera. No sé qué es más bizarro. Estaba soñando cosas más normales de lo que está pasando. Y empezaba a fritarme un poco. Ahí sí ya juega con planos más oníricos, no tanto terrenales, como otras canciones.

  • Nariz con raíz

Sí tiene su toque bonito de entrada y es que yo grabé esos pájaros. Yo me amanecía muy temprano en Pasto y cantaban tan bello los pájaros y dije "Necesito subir a grabarlos". Me subí por lo menos dos, o tres días entre 4:45 de la mañana como a 5:30 y ponía el micrófono y me subía al techo y simplemente escuchaba los pájaros. Ese toque creo que ayudó un montón al tema por más de que tiene un hook muy pegajoso. Ahí está también.

Publicidad

Es muy pegajoso, además de que no es una palabra que existe, no tiene significado. No es ni chibcha ni quechua ni nada. Es inventado en el mismo lugar.

El canto lo robé del alba, estaba escuchando pájaros y ese era el ritmo que me daba y yo lo copié simplemente. Esa canción la compuse en el Valle del Cocora. Eso fue como en febrero del 2020. Me fui un día sola y dije quiero componer una canción. Me fui al Cocora, me senté y así salió ese tema, muy fluído. Ese mismo día lo escribí todo, pero tiene que ver mucho...

Hay un rito que se llama el temazcal. Es hermosísimo. Necesito urgentemente uno, porque es como vivencias sublimes. Porque, claro, es una cosa muy mental. Es como un sofoque y yo siento que así mismo es como cuando vos emprendes un viaje, el viaje del héroe, pues, vas a llegar a un punto en el que estás muy desprendido de tu raíz y vas a estar así como que, quizá yo en este momento estoy haciendo eso mismo, estoy volando para mi propio propósito y va a llegar un momento en el que el sofoque mental es tanto que puede llegar a confundir muchísimo.

Y en el temazcal es igual, cuando vos estás tan paniqueado mentalmente te jodes todo el cuerpo. Es un trabajo de mucha calma, y de bajarte a la tierra y respirarla. Por humildad necesito simplemente recargarme y no puedo respirar más y me voy a la tierra y me agacho y soy humilde. Tiene que ver es con ese rito. Cuando estoy ya muy así vete a la madre, vete a la tierra. Vos te caes y la tierra va a recibir a todos. Tiene que ver mucho con eso. 'Nariz con raíz' tiene que ver sí o sí con el oler la tierra

  • Doña justicia

Es un son sureño. Creo que es la más fácil de tocar en guitarra de todas las canciones. Es una cosa muy guapachosa, me encanta porque de alguna u otra manera ya en Pasto ya la conocían esta canción y ya la bailabamos. Me encanta esa canción. La compuse en Argentina. Fue la única canción que compuse fuera del periodo de la pandemia, del 2020.

La había compuesto al final de mi viaje de mochilera, extrañaba Pasto y dije "Uy no este ritmito, empezó a salir la letra y terminé de componerla en todo el viaje, hasta en la estación de bus ... porque tenía que esperar ocho o nueve horas para viajar nueve horas. Esa canción nació durante todo el viaje y creo que también tenía mucho que ver con el aprendizaje que fue ir a Argentina y darme cuenta de todo el poder de las hermanas que estaban así dándolo todo por el aborto legal en toda la oleada feminista.

Publicidad

Tenía mucho. Se ha vuelto a recoger toda esta parte mágica y "brujística" de todas las mujeres y de todas las personas. Por eso está tan de auge el tarot, los cristales. Brutal me parece si es que nos ayudan a sanar y, claro, en Argentina está pasando mucho eso: porque en la mística y en la magia está todo el poder de la mujer. Hay mucha creación. Es mucho más fácil decirle a la mujer no uses tu útero, tu útero está enfermo. Porque si tu usas tu útero eres muy creativa y eres muy poderosa. Es embarrada porque es algo del día a día. No eres nada extraño, nada ajeno a la magia.

Es una cosa que está todo el tiempo ahí. Y ser consciente de eso te hace dar cuenta que las cosas sutiles programan mucho la cosa física. El reino físico. Empiezas a moverte de otras maneras en planos más sutiles para alterar estos planos materiales. Y eso es lo bacano de la magia porque te das cuenta que la cargas a todas partes hasta con las palabras, hasta con lo que no quieres. Eso mismo lo manifiestas. Sí, tiene que ver con el equilibrio también. 'Doña Justicia' sí o sí era un poco la casa o como el karma. Pasé un momento maluco en el viaje, un tipo de abuso. Yo decía "Qué pasó aquí". Yo me movía mucho con amor y paz, todos somos luz, amémonos todos. Y no. Ya quisiera que fuera así, pero no. Y me dí durísimo. Entonces esa fue la situación que me hizo dar cuenta que el exceso de oscuridad tanto como el de luz te enceguece. Y así mismo hay cosas que si me pasan a mí no puedo responsabilizarme por cobrar justicia. Si puedo cobrarla yo lo haré, pero no necesariamente debo encargarme de eso.

  • Liviana

Creo que era un riff que tenía en guitarra también desde Argentina y que me gustó mucho. Y llegué a completarlo acá y era un círculo que podía hacer en la guitarra. Empezando desde acá y bajaba y podía volver a subir. Es bien lindo de tocar. Es muy difícil de tocar esa canción.

Me parece que es de las más complicadas. Es un poco contradictorio cuando la canción se supone que se llama liviana, pero es de las más densas pa tocar. Es muy dura. También tiene que ver mucho con la menstruación, pero no necesariamente el hecho del trance.

Es simplemente el hecho de soltar. Y también está buenos saber que cada mes hay una temporada de desintoxicación que al final terminas sintiéndote mucho más ligero. Cuando uno anda de sangre pesada como que atrae cosas igual de pesadas. Todo el tiempo estás como cargando preocupaciones, tareas ajenas, ciclos sin cerrar. Hay muchas cosas que uno puede llegar a estar cargando y eso no es bueno para mí, entonces por eso mismo prefiero el hecho de soltar y andar liviana y no hacerle peso a la tierra. Hay una frase que dice mucho en África donde hay elefantes. Parece que los jóvenes pelean resto. Tienen mucha riña. Y dicen: Cuando dos elefantes jóvenes se pelean, la más afectada es la tierra bajo sus pies. Me quedé pensando mucho en eso y sí, era una combinación como decir voy liviana, pero bien anclada en mi presente.

  • Templo Komodo

Todo nació con una parcera que teje sobre papel. Se llama Daniela Ñero. Hace un año queríamos hacer una cosa juntas y yo le dije "Hagamos tanto piezas como música y hacemos un video de 3 piezas diferentes juntas".

Publicidad

Entonces vamos a hacer un video de un minuto. Otro de un minuto y otro de un minuto que cuando se unan tengan sentido las tres etapas. Dijimos de una, hagámosle. Yo decía "Bueno, si lo voy a dividir así, son tres minutos y tres partes diferentes, listo". Nos reunimos con Dani así en videollamada porque yo estaba en Pasto y queríamos hacer en stop motion unos símbolos.

Decíamos "Qué energía le vamos a poner. Qué va a hacer cada etapa". Y nos pillamos y yo ahí saqué tres cartas de tarot. Y salieron con tanto sentido, que fue como "Ush, acá está". Son tres cartas que son el 10 de espadas, la otra que es la reina de varas y la otra que es el juicio. Entonces estas tres así seguidas haz de cuenta que es la derrota, el empoderamiento y la elección de tu camino a partir del poder que ya tienes.

La primera muestra la derrota. Cae en el agua, que el tifón invencible y gotas rebota sangrentando su coraza de plumas por querer ser sensible. Yo me imagino una persona echada en el piso. Quizá está lloviendo y así mismo ella está tanto llena de agua como llena de sangre. Y digo su coraza de plumas por querer ser sensible porque a veces por medio de esa vulnerabilidad es donde le apuñalan 10 espadas cuando solo una necesitas para matar.

Y después, claro, juega un poco con las palabras: "Y rota sus botas, le brotan la planta de los pies a cabeza". Ahí empieza el empoderamiento. Empieza de pies a cabeza y rompe con sus sensaciones. Rompe con sus estaciones. "Reza realeza al templo de las tentaciones".

Templo de las tentaciones que es tu propio cuerpo.

"Hidra, víbora escamas de miel", que me parece un poco como la serpiente sí o sí siendo ese símbolo muy sensual y al mismo tiempo de mucha sabiduría y también venenosa.

Publicidad

"Que como reina nació abeja, que como abeja nació reina". Sí o sí sigue siendo muy de la reina de varas. "Piromana estampas la piel. Hay Komodos en tu pradera como nos de tu manera".

A mí me encanta el dragón de komodo. Me parece un animal muy áspero. Desde toda la vida en mi familia el dragón de komodo estuvo ahí sabes, no sé por qué. Y una vez pude ver uno y es un animal pinchemente grande. Es magno. Esa vaina es viejísima y es muy sereno. Cuando yo lo vi estaba sereno. Estaba en el zoológico de Londres y lo estaban bañando (cuando iba a zoológicos). Yo decía que es esta vaina, no puede ser un man tan tóxico, tan con su mordida que de una te infecta inmediatamente puede ser tan sereno también.

Y entonces era un poco trabajar sobre las sombras. Como esos demonios que uno también en esa derrota como que empieza a darse cuenta de esas vainas que no quiere y esas vainas que de alguna u otra manera catalizan en vos un empodere. Es como decir mis demonios en este momento ya no van en contra mía, sino que lo reconozco y reconozco mis sombras para poder también cuidar de mi lugar sagrado.

Es muy íntimo. Esta canción sí tiene muchos juegos de palabras y es la más confusa. No tiene un sentido...Tiene un sentido en imágenes. No en palabras, en texto. Tiene un sentido de imaginación, que vos te vas creando como escenas y al final es como pirómana que mal a bien tipo tienes mucha madera, tienes mucha en tu jardín, tienes mucho árbol como para que personas quieran venir a utilizar esa madera entonces como que pilas con eso. Es como ya no te vas a dejar y tienes komodos en tu pradera cuidando de eso. Utilízalo bien. Utiliza esa voluntad que es como el fuego. La voluntad es una barrita que tienes a diario y que se te acaba la voluntad y que si no lo usaste para lo que tu querías pues qué lástima, lo usaste pa los demás. Entonces es esa barrita de voluntad diciendo listo, tengo todo esto para mí pero entonces para donde lo voy a mandar sabiendo que siempre va a ser el fuego que es la voluntad, el fuego que es el útero, el fuego que es este centro pues a eso se refiere.

Terminé de hacer esa cosa en guitarra. Ninguna parte es igual a ninguna. Si te das cuenta del minuto uno al dos y al tres tienen cositas pero ninguna es idéntica en cuanto al ciclo de guitarra y eso creo que también hace de esa canción algo diferente a las otras.

  • Burbujas

Es el outro, el cierre. Luna Munay y Burbujas son gemelas. Es un loop. Sí o sí la idea es que si vos escuchás Burbujas y después pones Luna munay están agarradas. Puedes seguir escuchando el disco en loop porque es cíclico. Tiene su concepto cíclico. Cada canción hace parte. Yo como diseñadora lo pensé más como un diseño que como desde la parte musical. Porque sí, la parte musical tiene, obvio, su importancia. Pero todo el concepto, en cuanto al orden, es muy coherente en cuanto a la vuelta. Todo tiene que ver con la luna, con el cierre.

Publicidad

'una Munay es de mí para mí. Quesquequerés es una cosa muy de mí pa la vida. Búhoz de mí con el estado onírico. Naríz con raíz es como de mí con la naturaleza. Doña Justicia tiene que ver con un concepto de lo que aplica para mí: mi propia justicia, mi propia vaina. Liviana tiene que ver con soltar cosas mías. Es un proceso muy íntimo y Burbujas es el último que ya no tiene que ver con solo yo, sino con el atreverme a poner en prueba todo aquel aprendizaje con otra persona. Por eso es que dije, "no estás tan lejos, son las burbujas, cápsula falsa, bella visión". Son burbujas como decir hay veces que nosotros pensamos que las personas están pinchemente lejos, inalcanzables y como que nos privamos de hablar, de compartir, porque el ego está ahí diciéndonos "No, no hables, no nada". Es muy pendeja esa burbuja que hace que nos enajenamos.

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.