Se encuentra usted aquí

Los 30 mejores discos colombianos del 2017

Póngase cómodo y súbase en este viaje por los discos nacionales que nos volaron la cabeza este año.
Shock
Shock
Por
Redacción Shock

¿Qué tantas vueltas puede dar la música colombiana en doce meses? Bastantes, y la prueba irrefutable es repasar todos los discos que se han gestado a lo largo de este año. En este 2017 vimos cómo muchas agrupaciones nacieron, maduraron, se consagraron, le entregaron al mundo piezas magistrales, experimentaron, tocaron las puertas de nuevos géneros o crearon movimientos y nuevos sonidos con sello colombiano para el mundo.

Afuera a Colombia se le ve como el nuevo núcleo de la música latinoamericana gracias a nombres que vienen abriendo la trocha a machetazos desde hace años (de Shakira a Vives, de Bomba Estéreo a J Balvin). Pero, ¿qué viene ahora? ¿Qué nos dicen estos 30 discos y 6 Ep sobre el presente y el futuro de la música hecha en estas tierras?

La electrónica local se posiciona como un acto de vanguardia en el mundo; el hip hop nacional pasa por uno de los momentos más importantes de la mano de agrupaciones y sellos que están cambiando la historia del género; la música tradicional sigue siendo el punto de retorno, encuentro e inspiración; la canción de autor se eleva a través de la pluma y la voz de aquellos que creer en su poder; el pop alternativo sigue tomando rumbos interesantes gracias al apetito de experimentación de sus representantes y la exaltación del reggaetón nacional a nivel mundial sigue siendo uno de los hechos musicales más importantes de la industria. Y el trap, como en todo el mundo, es un animal que viene pisando fuerte y que estamos seguros que en un año estará presentando más y más oferta.

La música nos entrega en bandeja de plata un número para nada despreciable de discos diversos y cada uno con su propia idea de la colombianidad; semillas sonoras que están listas para convertirse en la revolución latinoamericana de los años venideros.

Sin más preámbulos arranquemos, aquí está la primera entrega: 

Participaron, escucharon, deliberaron, se enloquecieron y escribieron en esta lista: Mariangela Rubbini (MR), José “Pepe” Plata (PP), Jenny Cifuentes (JC), Juan Pablo Castiblanco (JPC), Nadia Orozco (NO), Johana Arroyave (JOA), Fabián “Chaka” López (FL), Alfred Lord (AL). Votaron también: Victoria Cornejo, Zaida Rojas, Jennifer Gómez. 

#1
Cosmus
Mitú

La carrera de Mitú está en un momento afortunadamente imparable. Tanto Julián como Franklin están en un estado artístico en el que todo lo que vendrá ya no puede tener como referencia Colombia sino el mundo. Este tercer trabajo musical les ha permitido tener también un nuevo comienzo internacional: esta placa firmó su alianza con un sello argentino que la rompe, ZZK; el mismo que al mundo le ha dado artistas como La Yegrós, Frikstailers, Nicola Cruz o Chancha vía Circuito. A través de sus exquisitos 39 minutos, tenemos un disco que gratamente nos hace sentir el orgullo, ya no de tener electrónica colombiana, sino una electrónica latinoamericana que viene siendo consumida de par en par. Este es uno de los discos que más se aprecian en un año en el que se reafirma el valor de la champeta y lo afro como camino global. (JEP)

#2
Baile Bucanero
Ondatrópica


La segunda placa colaborativa entre Mario Galeano y Will Holland (Quantic) buscó otros horizontes en esta ocasión. La exploración que se llevó a cabo en el 2012 alrededor de la cumbia y el trópico, pasó en esta ocasión a buscar las sonoridades del Caribe, para darnos quince canciones que traen calypso, reggae, dub, mento, soca y aquellos sonidos que este pedazo del mundo ha generado por décadas. Las grabaciones se llevaron a cabo entre la isla de Providencia y Bogotá, generando una dinámica de trabajo en la que estuvieron además músicos de diferentes generaciones. Como si el atlántico no fuera suficiente, el disco nos ofrece también un recorrido musical por el pacífico, que bien nos trae marimbas y recuerdos del Chocó. Cuando bien se hace el ejercicio de escuchar esta alegría musical, se descubren canciones que pudieron haber sido escritas décadas atrás, pero lo que tenemos es un ejercicio de vigorización único y necesario; no juega a la nostalgia, juega la victoria. Y sin duda, cuando se vaya a ver en vivo, se sabrá que hay una nueva historia por contar.(JEP) 

#3
Curao
Quantic y Nidia Góngora

La unión de dos legendarios artistas con sendas carreras hace que detone este proyecto. Por un lado, viene Will Holland (Quantic), un británico que tiene la experiencia de haber vivido en Cali, Bogotá y ahora Nueva York y quien además tiene el bagaje de trabajo con sus proyectos y ser también uno de los gestores de Ondatrópica. Y por el lado de Nidia Góngora, a quien hemos conocido como parte del grupo Canalón de Timbiquí y por ser una de las voces más destacadas del pacífico. En esta ocasión nos traen una colección de sonidos en los que la herencia africana se nota a través de la música del pacífico, dub, matices de champeta y hasta cantos típicos. Una de las producciones más frescas del año, en la que lo tradicional y la renovación bien van de la mano. Una exploración sonora capaz de mover el alma, el cuerpo y el cerebro (JC)

#4
Unstopabble
Karol G

Karol G viene lanzando canciones desde el año 2009, ha colaborado con artistas como Nicky Jam, De la Ghetto, Andy Rivera, CNCO, Kevin Roldán y hasta Ozuna. Sin embargo, el boom de su “Girl power” como ya le dicen, estalló cuando se publicó su colaboración con Bad Bunny, rey rapero y trapero del momento, en la canción Ahora me llama. Karol G está haciendo la tarea juiciosa de girar, de ir de cuidad en ciudad, grandes y pequeñas, por el mundo entero, como lo hizo en su momento J Balvin para darse a conocer, ganando nuevos públicos que coreen sus canciones. Su disco Unstoppable es la consolidación de una artista que viene trabajando duro, que se preparó para tomarse el mundo, y que lo está logrando, en el mejor momento para el género urbano. Una artista a la que, desde ya, le pronosticamos un 2018 imparable, como el nombre de su disco de 13 canciones. En él colaboran varios artistas, fue producido por el colombiano Ovy on The Drums, y mezclado por Mosty y Jaycen.  Este año Karol G se coló con fuerza en los listados latinos y en los top radiales más importantes del continente. (MR)

#5
Kitu Prieta Pa
Saranguia
Son Palenque

Fuerza negra para gozar es lo que significa el nombre del disco de la agrupación pionera de la champeta, con más de tres décadas en su expediente bajo la batuta de Justo Valdez. Un tote de sabrosura con tremendos arreglos de Michi Sarmiento, peso pesados de los sonidos del caribe colombiano y de la salsa (Fruko, Joe Arroyo, Ondatrópica), e invitados de lujo: Pedro Ojeda y Mario Galeano (Ondatrópica, Los Pirañas), Franklin Tejedor (Mitú) y Franklin Montaño (Bomba Estéreo). Champeta, bullerengue, chalupa, lumbalú, y algunos toques inspirados en ritmos africanos y haitianos, en una joya sonora que busca preservar lo tradicional dándole una aureola fresca. Pura candela. (JC)

#6
Sun a shine
Elkin Robinson

Come Round, su disco debut, fue grabado en una semana gracias a la convocatoria que se abrió para buscar un artista de Providencia y hacer todo el proceso de producción, composición, realización de un video y estrategia en una semana. El experimento funcionó y no solo porque se logró hacer todo ese paquete en un tiempo récord, sino porque fue allá donde arrancó una historia y una hermandad que hoy sigue dando frutos. Richard Blair y Diego Gómez fueron los productores de esa primera placa discográfica, hoy tres años después siguen siendo piezas cruciales del proyecto de Elkin y hacen parte de la segunda entrega del artista isleño: Sun a Shine, un disco, grabado entre la isla de Providencia y Villa de Leyva, lleno de vida por donde se le mire, de canciones que nos montan en un sentido viaje por las raíces caribeñas desde la mirada de una nueva generación comandada por Elkin y su banda. La revolución del amor y la unidad en diez canciones. (NO)

#7
Círculo vicioso
Granuja

Granuja hace parte de Moebiuz, el sello paisa de hip hop que viene dándole un aire fresco al género en el país. Este es su primer álbum en solitario y resulta ser una pieza magistral, un álbum con una fórmula infalible de beats ganadores y líricas que se desenvuelven con inteligencia en la ficción y la realidad, en los relatos de Medellín y de la vida misma. Mateo Montaña más conocido como Granuja nos da alas con este disco, eleva la imaginación, sin desenterrar los pies del pavimento. Un triunfo individual para este rapero y beatmaker, pero también colectivo pues le suma discos ganadores al parche que comparte con Crudo Means Raw, Zof Ziro y Doble Porción. (NO)

#8
¿Dónde estás María?
Meridian Brothers 

El trabajo de Eblis Álvarez es uno que indefectiblemente está ligado a la transgresión y a la proposición sonora como necesidad. Su proyecto de vida es justamente un grupo de genialidades sonoras en las que la luz es la confusión. Para esto basta con escuchar esta nueva placa. “Tenemos canciones que no son el modelo convencional de estribillo, coro, estribillo”...son la propia manera de entender cómo Eblis deconstruye la música para darle un vigor a través de los arreglos elegantes y el uso de recursos electrónicos y sonoridades electrónicas particulares. Basta con escuchar Yo soy tu padre, para sentir que tenemos una reminiscencia a un sonido tropical siniestro. O Cumbia, eres la cumbia, para sentir que el ritmo colombiano ha entrado a una nueva era sonora. Un disco que, así como sorprende, engancha por su estructura de complejidad, pero también de frescura necesaria. (JEP)

#9
Ciegos corazones
Telebit

El álbum sucesor del disco Doce Vientos (2015), estrenado con una pieza homónima dedicada a “la enfermedad de la indiferencia” que incluyó palabras de Jaime Garzón, reluce marcado por la experimentación con diferentes sonidos, evidenciada en cortes como Estrellas y Desiertos -el más electrónico de la banda-, La tierra que nos quitaron, con trazos de reggae y cumbia, o Tonada de Luna con dejos andinos latinoamericanos. Un placentero trip sonoro con invitados de la Esteband y Burning Caravan tocando charango y acordeón. (JC)

#10
El Orisha de la Rosa
Magín Díaz

Lanzar un álbum a los 95 años es una proeza. Magín, a quien en su región le han atribuido la famosa canción Rosa, que versionaron Joe Arroyo o Carlos Vives, lo logró. El resultado: un discazo de lujosa factura, en el que su versátil voz es protagonista. 16 canciones y dos bonus tracks, que lucen al maestro con chalupas, bullerengues y fandangos, vestido de colores diferentes, convocando nombres como Vives, Totó La Momposina, el congolés Dizzy Mandjeku, Celso Piña, Li Saumet, o los argentinos Chango Spasiuk y La Yegros.  Un trip en el que Magín se vuelve universal, se encuentra con África, se permea de chamamé, se torna electrónico, vacila champetúo, le entra al swing, invoca el Pacífico, baila cumbiero, y hasta se deja seducir por el joropo. Gigante Magín, con esta placa nominado al Grammy Latino.(JC)

#11
Mis planes son amarte
Juanes

Este es el primer álbum visual en la carrera solista de casi 18 años de Juanes. El álbum con el que recientemente ganó en la categoría Mejor álbum pop/rock en los Gammy Latinos 2017 y Mejor Ingeniería de grabación para un álbum. Con el que también, hace solamente unos días, recibió una nominación a los Grammy anglo 2018 en la categoría Mejor álbum latino de pop. Lo dijimos muchos cuando esta nueva placa discográfica salió, este es quizá el proyecto más ambicioso en la carrera del artista paisa. Una apuesta que lo renovó y puso su sonido en un lugar distinto al que estábamos acostumbrados. La historia se cuenta a lo largo de 12 videos, que se hicieron bajo la dirección del boricua Kacho López Marti, quien ha trabajado con artistas como Ricky Martin, Calle 13, Daddy Yankee y tego Calderón. Un álbum visual también muy emotivo porque en él quedó registrada una de las últimas apariciones del actor mexicano Renato López antes de su desafortunada muerte. Mis planes son amarte define un nuevo color y una nueva energía en la música de Juanes. Tanto así que en él participaron, incluso, dos de los productores más reconocidos en la actualidad en el género urbano: Sky y Mosty.  Un ejercicio creativo que hoy está recibiendo los reconocimientos que lo ubican entre uno de nuestros favoritos del año, así la radio, especialmente en Colombia, no le haya dado a este álbum el voto de confianza que en realidad se merecía. Un disco que involucra sonidos latinoamericanos, sonidos globales y ese folk mezclado con pop y rock que hizo de Juanes el artista en el que se convirtió. (MR)

#12
No Amanece
Las Hermanas

Tras Las Hermanas está Diego Cuéllar, un artista que ha sabido sacarle provecho a las técnicas de sampleo y loop de grabaciones previas, para así presentar una obra sonora que se ha ido consolidando a través de lanzamientos en casete y en digital. En esta ocasión, Cuéllar se da a la tarea de crear un sonido que puede ser el del recuerdo de un tiempo en el que lo triste era la base, pero en el que la melodía es una esencia alegre. Estas son seis pistas que nos guían por un camino que no tiene referente, pero si nos genera algún recuerdo. La virtud de tomar sonidos de otros lados que algunos pueden identificar de una y que otros en definitiva no podrán hace pensar que estamos ante alguien que está bien parado en la movida electrónica local. Hace lo que bien quiere y lo hace sin pedir permiso a la pista o a lo intelectual. Se le abona además el tener una remezcla por el artista ecuatoriano Quixosis, que además le da una un valor de una referencia tropical siniestra (JEP) 

#13
Provinciano 
Lucio Feuillet

A Lucio lo conocimos con Indicio, ese disco debut que lo puso en la cartografía sonora hecha en Colombia. Provinciano es su segundo trabajo  y definitivamente la confirmación como un artista gigante que tiene más que claro hacía dónde quiere llevar su sonido. Este es un disco colmado de detalles donde está presente la tierra, los amigos, una búsqueda incansable de las raíces; es un álbum que sabe a Sur, a Nariño y al Pasto donde nació y creció, todo eso sin dejar de lado el caos bogotano que desde hace años lo recibió. Una mezcla que lo pone en el contexto latinoamericano y lo convierte en una pieza infaltable de la canción en el continente. (NO)

#14
Encuentro
Esteban Copete y su Kinteto Pacífico

Hace rato la nueva música del pacífico colombiano pasó de ser un boom para establecerse como uno de los baluartes más prolíficos y definitivos del folclor colombiano. Dentro de sus primeros representantes y actuales protagonistas de la música nacional, dentro de esos primeros nombres que abrieron camino para establecer diálogos entre lo tradicional y la modernidad, estaban Herencia de Timbiquí, Grupo Bahía o Esteban Copete y su Kinteto Pacífico. Este año, Copete suma su cuarto disco en media década demostrando que esa fusión entre los sonidos de su marimba y las influencias de otros rincones del país siempre se puede llevar un paso más adelante. Siete impecables colaboraciones con artistas como Edson Velandia, Anddy Caicedo o Catalina García de Monsieur Periné, marcan un disco que toma distancia de otros casos de artistas-invitando-a-artistas, y realmente le da nuevo color a su cuna sonora. Este toque vanguardista no es una novedad para Copete pues en Transición (2015), ya había hecho versiones de canciones de los Hermanos Lebron y el jazzista estadounidense Gregory Porter. ¿Estaremos ante el nacimiento de un nuevo pop pacífico? (JPC)

#15
Timeless
MNKYBSNS

La agrupación barranquillera presentó ya su primer trabajo completo, el cual fue grabado el año pasado en Los Ángeles. Y a través de él se depura su fuerza rockera y su talento electrónico para entregarnos una emocionante placa. En sus doce temas tenemos un delicioso recorrido por una obra la que encontramos una amalgama de posibilidades y riquezas sonoras que pasan por el house, el funk y hasta algo tropical suavizado. Es un disco de impecable producción que además cuenta con la participación de dos invitados de lujo. La banda mexicana Clubz y la cantante noruega Mónica Birkenes. Bien dice el nombre del disco, Timeless, este disco es una obra que se destaca además como un sonido capaz de superar tiempos y modas; precisamente por haber unido talentos musicales y de producción que se tomaron la experiencia como un gusto y como una posibilidad de dejar algo para estos tiempos y para los que han de venir. Electrónica de buena proyección y que de seguro dará de qué hablar (JEP) 

#16
Formas para perderse o I.D.E.A.S
LosPetitFellas

Desde hace casi tres años, tras el lanzamiento de su primer álbum, Historias Mínimas, LosPetitFellas se convirtieron en un acto incapable de la movida independiente en Colombia. De hecho, antes de alejarse de las tarimas para concentrarse en su nuevo disco, llenaron hasta la última butaca de los teatros más grandes de Bogotá. Y su regreso fue mucho más conceptual y con muchas posibilidades de abordar. Las 15 canciones de su nuevo disco hablan de cada uno de los pliegues de la personalidad de Marco. Todo gira alrededor de un concepto claro y nietzscheano: el eterno retorno de lo idéntico. Esa sensación, a veces agobiante y nihilista, a veces resignada y prometedora, de que todo es un bucle interminable y repetitivo, que va y vuelve: de la felicidad a la depresión, de la ansiedad a la calma. Es difícil no identificarse con el alma de Marco y para ambientar esa vida se metieron con el ruido, con los sintetizadores, con la salsa y con el funk de siempre, además, emparentándose con la literatura, incluyeron la voz del escritor Mario Mendoza en el corte central del disco.  (FL)

 

#17
Sultana: Bailando en la revolución vol. 2
Superlitio

Cuando el Sultana: Manual psicodélico del ritmo volumen 1 circuló con la edición impresa de Shock en el año 2001, más de 20 mil discos llegaron a todos los rincones del país gracias a la publicación.  Esto, sin duda alguna, en su momento ayudó para que canciones como Sexo con amor y Viernes otra vez se colaran entre las preferidas de muchos que, incluso ni sabían que existía en Colombia una banda llamada Superlitio. Tuvimos que esperar 7 años para poder escuchar la segunda parte de esa trilogía de álbumes con la que la banda caleña busca rendirle un tributo a su ciudad natal, la Sultana del valle, a sus mujeres, a los amigos, al río Pance y a los escritos de Andrés Caicedo, entre muchas otras cosas que los inspiran, como sus hijas nacidas en Cali en el caso de Pedro Rovetto y Alejandro Lozano.  Con este nuevo disco de estudio, que llega después del Nocturna que produjo el argentino Tweety González, y que lanzaron en 2014, Superlitio celebra 20 años de carrera artística.  20 años que hablan de su tarima, de una estética visual muy bien definida y de una sonoridad única que los hace únicos y que los incluye en el mapa de los grandes referentes musicales de este país. Que este disco no haya tenido intervención alguna para manipular o afinar las voces, también es prueba contundente que lo que hay detrás son músicos de verdad. El álbum, de 15 canciones en total, incluye colaboraciones como la de Vicente García en Camagüey y la de Catalina García, vocalista de Monsieur Periné, en Desierto perfecto. (MR)

#18
En el caribe también pasa esto
Buendía

De entrada, escuchar este disco nos da una sensación de serenidad absoluta, de tranquilidad y ganas de cerrar los ojos y entregarse a un baile ligero pero sentido. Buendía le da otro matiz a la tropicalidad y sin llegar a grandes picos de euforia en las canciones, nos introduce en un universo afable, de ahí que el nombre de este álbum cobre tanto sentido después de escucharlo. La primera mitad del disco viene robusta de esas guitarras champetuas y de pura magia, de colaboraciones con Charles King, Mario Galeano y Franklin Montaño. Y en la otra mitad, cuando no hay baile, Buendía nos entrega canciones abismales. El trabajo fue producido por Molo Díaz, el mismo con el que Buendía creó la banda de Rock-Electrónico Sismo hace doce años y con la que publicaron dos discos y obtuvieron varios premios. (NO)

#19
Servicios Ambulatorioz
AlcolirykoZ

Una monumental combinación de funky, disco y fiesta en Tarareo. Beats con bombos gordos a lo vieja escuela en Música para planchar. Drama en El malo de la película. Fraseos vertiginosos en Equipo de carretera. No alcanzan las líneas para hablar de cada uno de los 14 cortes incluidos en Servicios AmbulatorioZ, todos muy bien puestos en un disco que salió a última hora de 2017 y que por poco no alcanzamos a meter en este listado. Con esta entrega, los ninjas de Aranjuez completaron su quinta producción, la confirmación del crecimiento de una las formaciones más innovadoras y potentes del rap local. A este proyecto también se montaron colaboradores de peso: Rocca, La Etnnia, Rulaz Plazco y Sadat X completan el equipo de Gambeta, Kaztro, Fazeta y El Arkeólogo que produjo todos los beats de la placa. (FL)

#20
La balada del carrranguero
Los Rolling Ruanas

El poder de la carranga (guitarra, tiple, y requinto) está presente en este álbum donde Juan Diego, Fernando, Jorge Mario y Luis Guillermo mezclan sonidos de la música tradicional con el rock. Ocho canciones y dos covers componen este debut de la banda. Las canciones que destacan esta mezcla y el sonido de los Ruanas son: María Guadaña, Maleza en colaboración con Edson Velandía, y Hoy para siempre, junto a Catalina García de Monsieur Periné. No se olvidaron de los covers en versión carranga que los hicieron famosos, por eso en este álbum también son destacables canciones como Crazy Little Thing Called Loved de Queen y Toxicity de System Of a Down. (Alfred)

#21
Equilátero
TSH Sudaca

En 13 canciones TSH Sudaca logra ensamblar un disco valeroso de hip hop. La hazaña se logra gracias a finos elementos como la inclusión de cinco beatmakers: Afromak (Venezuela), DopeMind (México), Euri Beats y Taste My Beat (Colombia) y El Campeón (Londres); la mano experimental y experimentada de Camilo Zuñiga (que también hemos escuchado en Zideral), los scratches infalibles de DJ Kmikaze y por supuesto la conducción de TSH quien sabe cómo manejar el volante, empuñando con carácter el micrófono y regalando líricas perspicaces y cotidianas. Acá vale la pena mencionar que su puesta en escena le hace justicia al disco, razones de sobra para que se quedara con el triunfo en nuestro Shock Fest Bogotá. (NO)

#22
Al Aire
Las Añez


Las Añez necesitaban un disco tan robusto, atrevido y trasgresor como este para dar un salto hacia adelante en su carrera. (Y tal vez, la música colombiana necesitaba un disco como este en su catálogo.) A pesar de tener 28 años, las gemelas Juanita y Valentina Añez no son ningunas novatas en la música: su primer disco como el dueto Las Añez, Silbidos, fue lanzado en el 2004, han sacado otro par de discos con la agrupación de jazz Bituin y fueron las coristas de Aterciopelados en la grabación del DVD Reluciente, rechinante y aterciopelado. Por eso, al oír Al Aire –placa en donde además hay participación de Andrea Echeverri, Edson Velandia y Marta Gómez– es comprensible de dónde viene ese sonido tan lleno de capas y detalles, tan construido y rico en matices. Es difícil darse cuenta que el amplio universo que construyeron estas bogotanas está soportado en un 90% a partir de la voz y los infinitos experimentos que hacen con loops, reverberaciones y efectos venenosos. Criadas en el folclor andino y la canción latinoamericana, en Al Aire despegaron de ese referente, se salieron del circuito de la música folclórica y presentaron once canciones que oscilan entre la electrónica, el jazz, el pop y lo experimental. (JPC)

#23
De vuelta al sol
Frank Takuma

A Frank Takuma lo conocemos por empuñar el micrófono con fuerza en Aerophon Crew, una de las agrupaciones de hip hop capitalino más efervescentes, en el 2015 ya nos había sorprendido gratamente con su trabajo como solista y esta vez vuelve al ruedo por segunda vez con De vuelta al Sol. Esta placa sonora de diez tracks es casi que una sumersión a la cabeza de Takuma, un disco donde desnuda su cabeza y pone a desfilar sus pensamientos sobre temas como la vida, ser mc, el amor y la muerte. Una fina gema del hip hop bogotano para repasar una y otra vez. (NO)

#24
VIVES
Carlos Vives

Más de 15 años después de su primer lanzamiento, Carlos Vives sigue haciendo lo que mejor sabe hacer y es poner de cabeza las estructuras musicales, lograr que los puristas se retuerzan y conectar a las nuevas generaciones con la música que se alimenta del folclor; en otras palabras, romper barreras. Eso mismo vuelve a pasar con VIVES, un disco de 18 canciones donde él se da toda clase de libertades: hacer hits seguros, otros que coqueteen con el reggaetón, cantar con sus hijos, escribir sobre el maltrato contra la mujer, hacer baladas románticas, o experimentar con el hip hop de la mano de Cynthia Montaño. Es el reflejo de una etapa y también la prueba de que la fórmula Vives sigue encantando. (NO)

#25
Ayo
Bomba Estéreo

Este quinto disco de Bomba Estéreo es la confirmación de un proceso que comenzó con los bares de Bogotá y que no ha parado de recorrer el mundo. Bomba Estéreo es la banda insigne internacional de la última década y esto se ve reflejado en la ampliación de sus horizontes sonoros al contar además con sonidos balcánicos (en la canción Química, junto a Balkan Beat Box) y de coqueteos con el reguetón. El trabajo de producción tiene ya una factura internacional y es imposible pasar por alto cómo sus canciones son ahora un patrimonio mundial. Entre temáticas de amor, conciencia global y resurgir humano, este segundo disco de Bomba en Sony es el reflejo de la realidad que no se puede evitar: la de las conexiones y la ciudadanía unida a través de la música. (JEP)

#26
Escupiendo tulipanes
Los Maricas

Desde el 2012 una banda de punk sabrosona, con un ácido humor negro, crónicas cotidianas y gran influencia de las artes plásticas y la ilustración viene sacudiendo la escena musical bogotana underground. Se trata de Los Maricas, un cuarteto integrado por Jeffrey, Melissa, Álvarez y Braun, que luego de haber publicado cinco EP lanza su primer álbum Escupiendo tulipanes, bajo el sello de la banda Discos Muertos. Trece cortes más un outro por la banda de electro-hip-hop Las Hermanas componen un disco que muestra otros horizontes del punk colombiano, más ecléctico y diverso, en un estilo que ellos mismos han bautizado como "cacrecore". (JPC)

 

#27
Heroína
Nina Rodríguez  

Este no es el primer disco de Nina Rodríguez, pero es como si lo fuera por lo que simboliza y es su revolución personal. Paró, estuvo en silencio y entendió cuál era el camino que quería transitar. Hoy vuelve a elevar su voz con más convicción que nunca. Heroína, más que el nombre del disco, es el mantra de una mujer que decidió romper el mito de lo “que debía hacer”. El disco fue producido por Juan Galeano y Mauricio García en Nébula, el estudio que se está convirtiendo en la casa matriz de importantes discos colombianos. Ocho tracks que abrazan el universo pop con emoción y con la visceralidad necesaria. .(NO)

#28
Resiliente 
Mula  

Desde que Mula se formó hace ya varios años, ha estado hurgando en las entrañas del sonido y con pasiones por la experimentación y la distorsión, ha deambulado entre promiscuidad jazzera, excesos metaleros y descargas punketas. Hoy, más arriesgada pone sus instrumentos a convulsionar. Su nueva entrega es una patada de noise con influencia de bandas como Supersilent o Sonic Youth, las maniobras del grupo nacional The Speakers en su álbum En el Maravilloso Mundo de Ingeson, y evocaciones a José José y Diomedes Díaz, para ellos, los grandes melodicisitas latinoamericanos. Un golpe de ruido grabado en vivo, que taladra el cerebro, disponible en formato físico. (JC)

#29
Tiempo
Profetas

Más de una década de trabajo han hecho que la carrera de Profetas se convierta en una de las referencias claves del dancehall y hip hop nacional. La dupla creativa de Antombo y Pablo ha moldeado en este disco un sonido clave y actual para un género que se ha ido desarrollando de manera única en el país. Estas son canciones cálidas, amorosas y en las que lo urbano está presente a través de temas de amor y consciencia. Es un disco que además tiene fuerte presencia de los vientos. Es imposible no dejarse llevar por la cadencia de canciones como Jahguars y La lluvia. Son 14 deliciosas canciones que en 48 minutos nos dejan claro que tenemos un dueto en el que el siglo 21 está presente entre la fusión y la calle. Un disco que fácilmente es exportable y gozable en todo el orbe. Y el sello es de la Colombia actual. (JEP)

 

#30
Rojo
Revólver Plateado

Este era uno de los discos nacionales más esperados y las razones son varias, desde que Revolver Plateado emergió ha venido escalando los peldaños de la escena, ganando un público y formando las filas de agrupaciones que están poniendo muy, pero muy, en alto el rock hecho en Colombia.  De Taxi Driver a Muertos, Revolver Plateado nos regala una verdadera joya del rock descarnado y con emociones furiosas, donde la oscuridad se transforma en diez canciones poderosas que son en últimas el triunfo de una banda que logró reinventar su sonido sin perder su identidad (NO)

BONUS TRACK: 6 EP NACIONALES DE COLECCIÓN

Las Olas
Juan pablo Vega

Hace un año, con el EP Vicio, Juan Pablo Vega rompió el ayuno musical que venía desde el lanzamiento de su álbum debut, Nada personal (2013), piedra angular de la renovación del pop alternativo colombiano. Esa compilación de tres canciones era una afirmación en voz alta que el Juan Pablo Vega reconocido por su pop-folk sazonado con ecos de jazz, reggae y soul, le daba paso a otro Juan Pablo Vega más electrónico, pop, r&b y hasta dub. Es decir, una salida brusca y definitiva de la zona de confort de un artista (y productor) que ya era referente de un sonido en el mapa nacional. Ahora, con Las olas, Vega vuelve a lanzar sus dados y reorganizar su juego con un EP de tres canciones que abandonan lo electrónico y se van a darse un alegre paseo caribeño recogiendo influencias del bolero, el chachachá y el calipso. (JPC)

Lo que me eleva

N. Hardem

De N. Hardem ya hemos dicho que sabe poner a levitar sus letras sobre beats muy finos. Y para este EP, Lo que me eleva, se conectó con uno de los beatmakers con más cancha en la escena del rap de los últimos años. Un paisa creador de sonidos implacables conocido como El Arkeólogo, a quien seguro habrán escuchado como voz de AlcolirykoZ. La capacidad melódica de las seis canciones que componen este trabajo, medio jazz, medio soul, medio blues; espectral, oscuro y dramático, no le restan a la escritura de Hardem. El EP contiene cuatro temas con letras de alta factura: unos más narrativos como No Fear y Otro Agosto y otros más abstractos como L.Q.M.E y Señales de humo. (FL)

Matices 

Paula Arenas

Paula Arenas es una artista Bogotana que desde muy pequeña y gracias a las influencias musicales de sus padres, como lo son las voces de Aretha Franklin, Nina Simone, Norah Jones e incluso Ana Gabriel, se encaminó en el mundo musical, logrando con su voz y carisma incursionar en el camino de la música independiente colombiana. Hace años ella viendo dando muestras de una propuesta musical sólida que viaja por los terrenos del jazz, del R&B, del trip hop y de esa nueva ola de pop fresco e independiente que viene sacudiendo la escena latinoamericana y este año lo demostró no solo con una nominación a Mejor nuevo Artista en los Grammy Latino, sino con Matices, un EP sentido, capaz de hacernos vibrar con cana una de sus canciones. (NO) 

Sincopado, Vol. 1 

Jona  Camacho

Se titula Sincopado, Vol. 1 y en él explora todas sus habilidades como hombre orquesta. A sus 28 años, Camacho construyó una propuesta vanguardista y contundente que no se queda en la planicie del creador solitario exponiendo su voz, sino que juega con el moombathon, pasa por el neosoul, el R&B y hasta el pop.Su música, sin mucho ruido, ya cuenta con una buena cantidad de seguidores en la gigante del streaming, Spotify. Es uno de los músicos colombianos a los que hay que pararle oreja el próximo año.

Lado B

Mougli

El dúo conformado por Juan Pablo Delgado y Samuel Lizarralde logró con este nuevo EP sumergirse en la mezcla de muchos paisajes sonoros alternativos con las tendencias de la electrónica mainstream. Producido por Juan Pablo y Samuel, el Lado B de Moügli continúa el viaje musical de la banda por los sonidos de la naturaleza y los diferentes ritmos colombianos. Se mueven entre el trip hop, downtempo, géneros folclóricos del caribe y del pacifico, latin alternative y música fusión.Además una fina selección de colaboraciones comandada por Pedrina (Pedrina y Rio), Shaka (Tribu Baharú), Nelda Piña y la Boa, Nidia Góngora y Mateo Kingman (Ecuador).

Soy selva

Ghetto Kumbé

Ghetto Kumbé es el trío compuesto por un hijo de los tambores “El chongo de Colombia”, Edgardo Garcés más conocido en el cálido mundo del sabor como “El guajiro” y Andrés keyta quien le pega a los Dun Dun, tambores de sonidos graves familiares del djmbé. Juntos forman una explosión en escena y con este EP demuestran que están hechos para crear misteriosos rituales, amasando ecos de África, del Caribe, de Bogotá, de cualquier parte del mundo que tenga un aura mística. Soy Selva está compuesto por cuatro canciones intensas y cimentadas para crear salvajes exorcismos bailables.

Publicidad