Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

banner lo mejor del 2022
Lo mejor de 2022 según Shock.

Las 10 mejores películas colombianas del 2022

Este año, el cine colombiano presentó un amplio abanico de temas, estilos, formas, e intereses.

joe-arroyo-movie-rebelion.jpeg
Rebelión, película sobre El Joe Arroyo
// Rayuela Films

Diciembre, mes de listas porque ajá. Y pensamos en hacer un top de mejores películas del 2022, pero, ¿para qué mencionar las mismas de las que hablará todo el mundo, y más bien no concentrarnos en el cine de acá?

Por Juan Pablo Castiblanco Ricaurte // @KidCasti

Publicidad

Si hay que hacer un balance general, las conclusiones son casi las mismas de siempre: el cine colombiano es amplio y diverso y no merece que se le empaquete en el rótulo de “cine colombiano”, como si se tratara de algo tan genérico y uniforme como hablar de las papas de McDonald’s. Dicho esto, hay que subrayar que los títulos que este año se alcanzaron a asomar a las salas de cine, tuvieron que pelear entre sí por los cupos en la cartelera y canibalizarse por una esquina de la torta. Como la estabilidad financiera de los multiplex depende de lo que Disney/Marvel/estudios gringos les lancen, a lo local le toca irse para el gallinero.

Lástima, porque más allá de la calidad (al final, todo esto del gusto es subjetivo), el cine colombiano presentó un amplio abanico de temas, estilos, formas, e intereses. Sin embargo, este año sí se dio la coincidencia de que varias de las películas se pensaron por los efectos de la desigualdad social en los jóvenes de clase media-baja del país, que están entre la espada y la pared, y en la fina línea que divide el crimen de la falta de oportunidades.

Pero, aunque es testarudo negar que vivimos en un país violento, corrupto, desigual, machista, racista y clasista, sí vale la pena pedirle un favor a quienes están haciendo historias; que todo deje de ser tan serio y frío, y que le metamos algo de color, risas y alegría a estas historias. Es natural que el arte mire hacia lo que nos duele, pero también vale la pena pensar qué otros debates y conversaciones son cruciales para este momento histórico.
Ahora sí, las películas.

Petit Mal

  • Directora: Ruth Caudeli

La conversación sobre el amor se ha descentralizado y hoy en día ya podemos cuestionarnos los mitos del amor romántico y pensarnos otras formas de relacionarnos. Como siempre, la cultura tiene mucho que aportar al mostrarnos otras formas de vida y ese es el caso de Petit Mal, en donde todo gira en torno a una triareja femenina. Una película íntima, delicada, sencilla pero finamente hilada, que, desde momentos y espacios muy cotidianos, dibuja otras formas en las que funciona el amor.

Publicidad

Amparo

  • Director: Simón Mesa

Luego de ganar tremendos premios en festivales del mundo por sus cortometrajes, había gran expectativa por el primer largometraje de Simón Mesa. No decepcionó en absoluto con la historia de una madre que tiene que hacer hasta lo imposible por evitar que su hijo sea llevado a un frente de lucha contraguerrilla. Mesa construye una atmósfera tensa, que muestra distintos paisajes de Medellín, y que permiten acompañar a una madre en una lucha desigual contra el sistema.

Publicidad

La ciudad de las fieras

  • Director: Henry Rincón

Casualmente, el siguiente título de esta lista también ocurre en las calles de Medellín y muestra la lucha por la supervivencia de uno de sus jóvenes. Pero en este caso, Tato, su protagonista, camina en la fina línea del bien y del mal. La ciudad de las fieras intenta complejizar estos lugares en los que surge el crimen, el odio y la violencia, mientras se ubica en un entorno de batallas de gallos literal (las de los animales) y metafóricamente (las de los MC). Lo mejor, su ambiciosa fotografía, una de las mejores de las películas de este año.

Rebelión

  • Director: Chepe Rugeles

El gran Joe Arroyo murió hace más de una década y nuestra sociedad aún no le ha hecho los suficientes homenajes que merece su legado. Esta película comienza a saldar la deuda al hacer un retrato de su vida, que se zafa de la necesidad de hacer todo un recorrido cronológico por la vida del cartagenero, y muestra su andar entre lo fatal y lo épico. Rebelión es un retrato de un genio innato que se cuenta a través de momentos aleatorios de su vida (muchos que seguramente nunca sucedieron, pero sirven para ilustrar la idea), como un personaje que logró ubicar emociones muy tristes en sonidos muy alegres.

Publicidad

La jauria

  • Director: Andrés Ramírez Pulido

Otro director del que había mucha expectativa por su recorrido en festivales y premios por sus cortos, era Andrés Ramírez Pulido. Su primera película, La jauría, además venía de ser estrenada en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes. Verla da la razón de por qué tanto ruido. La jauría también reflexiona sobre el origen de la violencia en nuestras calles, pero lleva la reflexión un paso más allá con una capa de fantasía y ficción, al contar la historia de una prisión/centro de rehabilitación para jóvenes en donde su líder intenta un método terapéutico de resocialización y perdón.

Publicidad

Una madre

  • Director: Diógenes Cuevas

Para darle un respiro a tanta violencia urbana, llega esta película sencilla pero conmovedora, que tangencialmente busca poner sobre la mesa la conversación sobre la salud mental. Luego de la muerte de su padre, Alejandro decide buscar a su madre, que lleva años encerrada en un hospital siquiátrico. Su búsqueda revelará la precariedad de cómo nuestra sociedad ha comprendido la salud mental, especialmente cuando atañe a las mujeres, y a la vez construirá una hermosa y atípica relación madre-hijo.

El árbol rojo

  • Director: Joan Gómez

Esta no es una historia nueva. La hemos visto en Un papá genial (1999), la comedia protagonizada por Adam Sandler, o más recientemente en C’mon C´mon (2021); a un hombre que no quiere establecer lazos emocionales con nadie le llega de la nada la misión de cuidar un niñe. Dicho esto, lo interesante pasa a ser el tratamiento delicado de la historia, y la forma como la hila con el contexto colombiano de creciente rivalidad entre paramilitares y guerrilla, dejando en el medio a una indefensa población civil.

Publicidad

La roya

  • Director: Juan Sebastián Mesa

Volvemos a los jóvenes buscando su lugar en la sociedad. Luego de haber hecho la divertida y conmovedora Los nadie (2016) en las calles de Medellín, Juan Sebastián Mesa se pasa en esta película a las montañas antioqueñas para contarnos la historia de uno de los pocos jóvenes que decidió quedarse entre los cafetales y vivir la vida de campo, en vez de probar con la vida y afanes de la ciudad. Mantener la decisión no es fácil, sobre todo si hay un desamor por ahí metido, y constantes tentaciones por la plata fácil de la urbe. La roya es un agudo viaje de un personaje por decidir su futuro, en un momento de vida donde todo parece adverso.

Publicidad

Los reyes del mundo

  • Directora: Laura Mora

La tercera película de Laura Mora fue el título colombiano más famoso y comentado del año por haber ganado la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián (España). Todo el ruido era justificado, pues estamos hablando de una película que, de nuevo, habló sobre la situación de los jóvenes colombianos (muchos de ellos desplazados por la guerra en el campo) en medio de la violencia urbana. El giro de Mora fue mezclar esta cruda realidad con una capa de fantasía que hace que la película deambule entre lo documental y la ficción, y que en últimas reivindica la capacidad de soñar de aquellos a quienes la sociedad les ha quitado todo.

Si Dios fuera mujer

  • Director: Angélica Cervera

Uno de los debates más interesantes del momento es cómo se construye nuestra identidad de género; qué nos hace hombres, mujeres, personas no binarias, fluidas, etc. Angélica Cervera aporta a la discusión este documental sobre la vida de Laura, una niña trans colombiana que vive en España junto a su familia, y que se alista para hacer su Primera Comunión. Las preguntas son múltiples: ¿cómo conviven estas nuevas identidades con el férreo dogma de la Iglesia? ¿Qué define qué tan hombres o mujeres somos? ¿Se puede pensar nuestra identidad fuera de estas categorías?

Publicidad

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.