Se encuentra usted aquí

Arcade Fire cuando no es Arcade Fire: los lados b de sus músicos

Nunca es tarde para conocer el lado B de su música.
Foto: Getty
Foto: Getty
Por

La banda canadiense estará de visita el próximo cinco de diciembre como parte de su gira suramericana, que incluye fecha en Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú. Esta es una de las citas musicales más esperadas en la última década por la relevancia de este combo sonoro, pero, ¿qué pasa cuando en sus vidas artísticas cuando no están bajo el nombre de Arcade Fire?

Por: José “Pepe” Plata // @owai

Revisar la historia de Arcade Fire es encontrar la unión de historias inciertas y reales. Comenzando por el nombre –una referencia al incendio de una máquina de juegos de video–, y pasando por las muertes de varios seres queridos mientras grabaron su primer disco, el grupo ha estado rodeado de rumores, certezas y hechos tragicómicos. El más reciente tuvo que ver con la creación de una página web de promoción de su más reciente disco, Everything Now, hecha para contrarrestar de plano las reseñas negativas o irónicas de sus discos.

Pero esta historia que se conoce y se rastrea, también tiene un lado distinto. Nos referimos a cuando el sello se rompe y la banda no es la banda, pero sus integrantes siguen dedicados a la música. Estas sorpresas sonoras son tal vez una manera de corroborar el talento individual o de confirmar que juntos valen más.

Entre sus momentos intermedios, los integrantes desarrollan proyectos alternos que no tienen el mismo impacto de Arcade, pero sí llaman la atención. El más conocido es Will Butler, hermano de Win (vocalista y líder de la banda al lado de su esposa Régine Chassagne), quien tiene dos discos electropop como solista: Policy (2015) y Friday Night (2016), discos lanzados en sellos pequeños y no tan fáciles de rastrear.

Por su parte, la pareja Butler-Chassagne ha hecho música junto a artistas como Beck, o Devendra Banhart. Una de las canciones que resultan de esto es Do they know it´s Halloween, para darle un valor nuevo a festividad.

Siendo Arcade Fire una banda de multi-instrumentalistas, la versatilidad es parte de su realidad. Richard Reed –guitarrista, bajista, teclados, órgano, acordeón, percusionista y corista– es otro de los que tiene su lado b. Su música en su faceta solista hace parte de proyectos de música clásica y contemporánea que han sido publicados por el legendario sello alemán Deustche Gramophon. También forma parte del proyecto Bell Orchestre de música instrumental y con el cual lanzó un disco en el 2009. A pesar de los largos tiempos de gira con la banda, le quedan espacios para grabar y contribuir con artistas como Sufjan Stevens y The National.

Por su parte, Tim Kingsbury, bajista y guitarrista de la banda, suele colaborar con Wolf Parade en grabaciones y giras y también le queda tiempo para su proyecto solista Sam Patch, bautizado así en homenaje a un acróbata canadiense del siglo XIX. Aquí recibe colaboraciones de integrantes de The Sea and Cake y Tortoise.

El baterista Jeremy Gara no se queda atrás. Su exploración musical lo ha llevado a tocar electrónica de onda ambient incluida en su disco Limn, publicado a comienzos del 2016. También forma parte de proyectos como Arizona Amp and Alternator con el cual grabó un disco en el año 2005. En esta gira de Arcade Fire la única ciudad que tendrá un concierto solista de Jeremy Gara será Lima.

Si bien Owen Pallet hace parte de la banda como miembro de gira, vale la pena mencionar su propia carrera como solista y colaborador de las agrupaciones Beirut y The Last Shadow Puppets.

Pero tal vez lo más raro de todo es cuando la banda decide presentarse en conjunto y tocar la música de otros. Cuando aparece el nombre de Phi Slamma Jamma, la gente piensa que es una confraternidad de alguna universidad norteamericana, pero en realidad es Arcade Fire tocando canciones de Devo, The Beatles o Blondie.

 

 

Temas relacionados: