Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

El video en el que Junior Jein explicaba los problemas de Buenaventura

"El país se transforma cuando nos pongamos la mano en el corazón y empecemos a cambiar"

Junior Jein, uno de los hijos célebres de Buenaventura, siempre se preocupó por ayudar en el desarrollo del puerto. Él sabía que el amor por la tierra no lo era todo, por eso, ayudó a que su plataforma como artista reconocido no lo beneficiara solo a su carrera sino también a la tierra que lo vio nacer.

La horrible violencia acabó con la vida de Junior Jein, uno de los padres de la salsa choke y uno de los personajes que más llenaba de orgullo al pacífico colombiano.

Para leer | Junior Jein: el artista y empresario musical que llenó de orgullo a Buenaventura

Hoy recordamos esa conversación en la que nos habló sobre los problemas de Buenaventura y donde contaba lo que hizo para que su tierra fuera un foco de atención de los gobiernos nacionales y departamentales.

Esta fue su declaración a principios de 2021

Publicidad

Lo que está aconteciendo actualmente en Buenaventura es una vez más el resultado del abandono estatal que por décadas, desde que yo tengo uso de razón, nos ha sometido el Gobierno Nacional y todo el sector empresarial de este país. Realmente es triste ver como el porcentaje de desarrollo social frente al desarrollo portuario es decir comunidad versus puerto no equitativo.

Yo vengo diciendo esto hace mucho rato en diferentes escenarios, en canciones, en conversatorios, en congresos, en charlas incluso con Ministro, en casa del Presidente Santos, en la Casa de Nariño de que Buenaventura realmente lo que necesita es inversión social. Buenaventura es una ciudad rica en creatividad, culturalmente, en el deporte.

Es el momento que se abra ese abanico industrial para darle cabida a otras economías como la economía naranja. Aún los planes de desarrollo de Buenaventura y todo el tema de comercio gira en torno al puerto y no se dan otras oportunidades.

En fin, son muchos los casos que tiene Buenaventura como problemática, que si me pongo a enumerarlos uno por uno creo que no terminaríamos nunca. Ahí tenemos contenido para todo un conversatorio sin ningún problema. Sin querer minimizar obviamente lo que está pasando actualmente con el recrudecimiento de la criminalidad en Buenaventura, no queremos minimizar un problema también delicado.

Pero Buenaventura tiene problemas de raíz como los que les estoy acabando de mencionar y lastimosamente en la actualidad este boom mediático a través de ese gran gesto del hashtag #SOSBUENAVENTURA que llamó la atención de los medios y de toda la opinión pública nacional e internacional, se ha convertido también en un escenario político donde vemos al doctor Andrés Clavijo haciendo denuncias públicas sobre la corrupción que hay en la Secretaría de Gobierno de Buenaventura, allá con algunos actores al margen de la ley.

Vemos la respuesta de Alexander López frente al Gobierno Nacional que ha descuidado Buenaventura, vemos al Gobierno Nacional contestando de que las inversiones que han hecho ha sido por más de un billón de pesos que de una u otra forma no se han podido aplicar por parte de los directivos del paro cívico y todo eso va desarrollando un escenario donde se aprovecha y se desvía la atención que realmente se le tiene que dar al problema de Buenaventura, pero a la final realmente yo me detengo y hago una reflexión muy particular.

Publicidad

Estos días mi esposa me preguntaba ¿bueno y cuál es la solución a ese problema, qué se puede hacer? Y yo decía realmente, Buenaventura cambia desde nuestros hogares, nosotros como padres empecemos a reconstruir ese tejido social, a darles valores positivos a nuestros hijos, a inculcarles buenos hábitos, buenos actos, buenas costumbres.

No es posible que nosotros erróneamente en nuestros hogares aplaudamos cuando llega a nuestro hijo con un bombón en la mano. “Ay, papi, mami, cogí este bombón del supermercado de la tienda y no lo pague y jajaja y la gente se ríe y le aplaude y ay, no este niño”. No, eso no se puede aplaudir, desde ahí empieza los correctivos. Hay que reprender al niño, hay que enseñarle que eso no se hace.

Realmente Buenaventura cambia cuando nosotros pongamos la mano en el corazón y empecemos a cambiar.

Que en paz descanse Junior Jein, el gran señor del pacífico.

¡La música nos une!

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.