Se encuentra usted aquí

Pablo Alborán, ¿romántico o cursi?

El español regresa después de dos años con un nuevo disco y con una gira que incluye a Colombia en abril del 2018
Por
Alfred Lord

El cuarto disco de estudio del malagueño Pablo Alborán es una obra personal, intima, pero sobre todo cargada de un romanticismo exagerado. Por eso nos hizo sus confesiones acerca de la línea que divide lo romántico de lo cursi.

Con tiempo suficiente para crear cada canción y lograr un disco que hable de relaciones de todo tipo, Alborán se da el lujo de hacer un disco sentimental, en una era en la que reina el sonido fiestero. A él parece no preocuparle. De hecho, en una entrevista afirmó que tuvo el tiempo suficiente para hacer lo que quería con las canciones, sin seguir ninguna moda.

Prometo es el nombre de su nuevo disco, permeado por grandes influencias que no había explorado el malagueño; ha abierto la puerta a estilos que van desde la música electrónica hasta los sonidos latinoamericanos.

El productor Julio Reyes logró contribuir mucho en la evolución del sonido del español, sin perder el sello Álborán. Son 12 tracks de los que ya hemos escuchado No vaya a ser, Saturno y Prometo.

 

Publicidad