Se encuentra usted aquí

Siete discos internacionales que hay que oír para enterrar febrero

Párele oreja y no deje pasar estas gemas musicales recién salidas del horno.
Por
Redacción Shock

Ya es hora de que los artistas empiecen a meterle el acelerador a sus lanzamientos y se metan de cabeza en la carrera hacía los mejores discos del 2017. Terminamos el segundo mes del año con álbumes que, estamos seguros, van a hacer historia. Esta es nuestra primera entrega de discos internacionales que tienen que estar en su librería musical. De todos los gustos, para todos los gustos. 

Por: Chucky García (CG), Fabián López (FL), Juan Pablo Castiblanco (JPC), Nadia Orozco (NO) 

I See You - The XX

Que Jamie XX haya pasado un buen tiempo dedicado a su proyecto en solitario resultó ser un hecho culminante para que The XX retornara con un sonido más robusto, hecho con manos más inquietas y laboriosas. Se dice que Romy Madley Croft participó en un campamento de escritura junto al escritor y productor Robin Hannibal para aprender la ciencia de los himnos pop y que junto a Oliver Sim (quien dejó el alcohol para grabar este álbum) fueron los primeros en echarle mano a los demos de los diez temas que habían venido trabajando desde marzo del 2014 y que terminaron por componer el I See You.

Con Jamie de nuevo concentrado en la maquinaria, después de su éxito con In Colour, The XX hizo combustión y el resultado fueron canciones con un sonido menos dramático como On Hold o Dangerous, que sin duda representan un salto del minimalismo y a la melancolía que le habíamos escuchado a este trio en sus dos álbumes anteriores. I See You, sin duda, fue el primer gran lanzamiento del 2017.   (FL)

Run The Jewels 3 - Run The Jewels

Cómo decirle que no al proyecto cada vez más sólido de El-P y Killer Mike. Cuando en 2013 lanzaron su debut las acciones a su favor en todo caso no cerraron al alza, pero con su segundo trabajo no solo se instalaron como uno de los mejores álbumes de 2014 sino como uno de los favoritos de raperos y melómanos en general y por igual. Esta tercera parte de su trilogía homónima lleva las cosas un paso más allá, y pone a Run The Jewels en la lista de performances actuales que no son Adele y que uno quiere y debería ver por la vibrante combinación de rimas, beats y mensajes sin edulcorantes. En la web oficial de la banda se puede descargar gratis este álbum. (CH)

Fin - Syd

Sydney "Syd" Bennett tiene solo 24 años y ya podemos decir que es una de las figuras más importantes del R&B. La primera vez que la vimos fue haciendo parte del colectivo de hip hop Odd Future, junto a Tyler the Creator y Frank Ocean; más tarde sacó tres discos con The Internet, una banda de neo soul de avanzada que se ganó una nominación al Grammy el año pasado por su disco Ego Death (más que recomendado). Ahora se ha lanzado al vacío para presentar Fin, su primer disco en solitario, una placa discográfica  que desde sus entrañas le ha dado un aire distinto al género, viajando por la sensualidad y la oscuridad sin mucho reparo. No se deje engañar por la suavidad de la voz, el carácter de Syd sale a flote en sus líricas. Hágase un favor, cierre los ojos, apague las luces y déjese llevar por el magnetismo de Syd. (NO)

Forever - Code Orange

Sin duda estamos ante uno de los álbumes debut más interesantes de los primeros meses del año, de la mano de un cuarteto de hardcore y metalcore de Pittsburgh que desde los primeros acordes ofrece una paleta de sonidos no convencional y sin alejarse de los elementos esenciales de estos géneros (como las voces guturales y desgarradas, los riffs machucantes y los golpes trepidantes de batería). La cuestión es que los Code Orange le dan varias vueltas más a la tuerca, los sobreponen y en algunos casos sencillamente los omiten para dar pasos a elementos New Wave, post punk y disonantes, incluso en el caso del recurso vocal de las canciones. (CG)

The Temple of I & I  -Thievery Corporation

De entrada, el nuevo disco de este par de DJs, Rob Garza y Eric Hilton, empuña la bandera del rastafarianismo. I & I es la forma en la que los jamaicanos creyentes en la divinidad del emperador etíope  Tafari Makonnen se ahorran los pronombres personales para llamar a la unidad, para dejar sentado en el lenguaje que “tu” y “yo” son lo mismo. The Temple of I & I es un título con un aviso certero de que lo que se viene está cargado de reggae, dancehall y Hip Hop. Y cumple. Por supuesto, con ritmos convertidos al aura electrónica cósmica en downtempo que le hemos conocido a Thievery en sus ocho discos anteriores. Entre las voces invitadas a formar parte del disco aparecen el rapero Mr. Lif, Racuqel Jones y un clásico como Notch (Born Jamericans), quien colabora en cuatro canciones que suenan a la evolución del reggae roots.  (FL)

Being you is great, i wish i could be you more often - Quelle Chris

Tal vez el nombre de Quelle Chris todavía no se ha colado en la radio comercial o ha tenido el estruendo mediático de Chance The Rapper. Pero si usted es de lo que está en indagando por hip hop con visos experimentales este disco puede ser de su interés. Este rapero y productor de Detroit se dio el lujo de producir a Danny Brown,así que probablemente ya sabe por dónde va la cosa. Being You Is Great, I Wish I Could Be Youfsfs More Often viene justo después de un disco totalmente instrumental, por lo que el protagonismo de las pistas es innegable en cada canción. La placa discográfica pone sobre la mesa el discurso del amor propio y del fracaso propio. Es un disco largo, donde por momentos se puede perder el hilo, pero resulta una buena banda sonora para cualquier momento del día. (NO)
 

Process - Sampha

Todo pasa tan rápido en estos tiempos digitales que el álbum debut y homónimo de SBTRKT, lanzado hace apenas seis años, ya suena a clásico. En ese momento de ebullición del dubstep (y en el caso particular de SBTRKT, mezclado con soul), el sonido de la agrupación inglesa de Aaron Jerome brillaba fuerte por la inconfundible voz de su mano derecha Sampha, que potenció los beats y les dio una capa adicional que robustecía el sonido digital. Algo similar a lo que hizo en su momento Antony Hegarty, más conocido como Anohni, cuando participó en Hercules & Love Affair. Paradójicamente, en el surgimiento de refrescantes propuestas electrónicas como la de SBTRKT era la voz la que se erigía como protagonista.

Sampha, dueño de una voz expresiva, melancólica, lúgubre, penetrante y delicada, no se quedó anclado al proyecto de Jerome y también cantó, escribió y produjo para artistas como Drake, Solange, FKA Twigs o Kanye West. En el camino sacó un par de EP y este año, por fin, lanzó su primer álbum, Process. El resultado, un lujo absoluto, diez canciones que entrelazan a la perfección complejas texturas digitales con el poder crudo e ilimitado de la voz de Sampha. No es difícil pensar en artistas como James Blake o, incluso, Björk, por la balanceada relación entre los elementos y la continua posibilidad de experimentación. Aunque es de escucha fácil y placentera, Process es un disco experimental, atrevido, que junta R&B, soul, chillwave y trip hop; que no pareciera de un artista que lanza su primera placa sino el de uno maduro que lleva años buscando su sello; y que finalmente revela el profundo duelo del artista ante la muerte de su madre por un cáncer. Ah, y Sampha apenas tiene 28 años. (JPC)