Se encuentra usted aquí

Xoel López, símbolo de la independencia musical iberoamericana

El español estrenó dos obras que lo representan claramente, su nuevo álbum 'Sueños y pan' y el poemario 'Bailarás cometas bajo el mar'.
Foto Cortesía Xoel López
Foto Cortesía Xoel López
Por
Alfred Lord

Xoel López, uno de los artistas independientes más versátiles y representativos de la escena independiente iberoamericana, llegó a Colombia para presentar su más reciente producción discográfica: Sueños y pan. Pasó por Bogotá y por Medellín en Circulart como un adelanto de su gira promocional, que terminará el próximo año en España.

Por más de 20 años, su música se ha distinguido por contar las cosas de una manera muy fina, por armonizar sus historias y no encasillarse en géneros. Ha pasado por el pop-rock alternativo, el folk clásico, el folclore panamericano, los sonidos setenteros y las guitarras españolas y eléctricas. Una mezcla que le ha permitido tener un sonido que lo define claramente dentro de la música hispana.

Sueños y Pan fue grabado en Madrid y está compuesto por 10 temas de los cuales ya conocemos el primero, Jaguar. Con Xoel hablamos de sus composiciones, de los poemas y de la música hispana que se apodera el mundo cada día más.

¿Cuál es la línea que divide un poema de una canción?

Todo el mundo me preguntaba cuál era la diferencia, cuál era la frontera y realmente yo no la sé, porque para mí tienen mucho que ver. El lugar donde se juntan la canción y el poema pueden ser lo mismo, muchas veces escribo y más que el formato que uso, sí cambio mis poemas por canciones, lo que nunca hago es convertir una canción en un poema, eso no lo he hecho, pero escribo más en código de poesía cancionista, verso libre. Todo viene del mismo sitio, las emociones de uno sumado en versos para mi esa frontera no existen y tampoco me la planteo, creo que es un tipo de letra claramente poética y en mi caso siempre ha sido algo natural.

¿Cómo escoge qué es una canción y qué es un poema?

Yo lo que hacía era escribir todo el tiempo, de ahí sacaba canciones, elegía la que más me gustaba. Ahora lo que hago es darle valor a todo lo que voy haciendo y entendiendo que cuando escribo algo que a lo mejor no va a ser una canción, porque ya tengo el disco, es definir lo que escribo, pensando que es algo autónomo, que no va a necesitar de música y eso me gusta. Me di cuenta que terminé escribiendo un poco de poesía por exceso de versos de canciones, y eso lo veo cuando digo ‘hay algo que no me está llegando en las 12 canciones de un disco a nivel de verso, hay más necesidad de contar y de expresar otras emociones’.

¿Cuántos poemas tiene 'Bailarás cometas bajo el mar'?

Cerca de 80. No hay ninguno largo, pero están remezclados para que la lectura sea un poco más amena. Es algo que también hago en los discos y en los conciertos. Más que hacer bloques, lo que hago es que todo sea variado. Para que en ningún momento te canses, en el libro hago un poema largo, otro corto, un poema más oscuro. Todo entremezclado.

xoel_lopez_patagonia_3.jpg

Foto: Cortesía Xoel López

¿Cómo es el proceso de componer en la era digital?

Componer ahora es más necesario que nunca, en ningún momento uno se conecta con su ser, el arte siempre es un puente hacia el inconsciente, para conocerte un poco mejor a veces toca conocer el mundo que te rodea, es como una parte del ser humano que si no rascas, que, si no buscas, no aparece. Las artes siempre han sido la manera de abrir esa puerta. Para encontrar emociones que son abstractas, que el día a día no te las da, uno se emociona cuando ve una buena película, lee un libro, ve una buena exposición, sientes algo emocional, en toda el área digital de la confusión muchas veces la distracción es puro consumo de todo, creo que para mí componer es un momento donde todo eso desaparece, creo que es lo mismo que sintió un compositor en el siglo XV, es el mismo ahora y hace veinte siglos, es algo que en mi caso no lo quiero perder.

¿Qué tan importante es Latinoamérica en su música?

Desde que soy niño, en mi infancia, yo escuchaba mucha música de América Latina porque por mi casa pasaban personas de Argentina, Uruguay y Brasil. Mis padres vivieron en República Dominicana, entre Galicia y Latinoamérica, durante muchos años. En Galicia, por ejemplo, con la emigración, todas esas músicas volvieron. Ya de adulto hago un viaje en el 2009, a Buenos Aires, donde decido quedarme varios años. Vine a Colombia por primera vez, exactamente a Medellín, viaje por toda América Latina, y la costa de Estados Unidos un tiempo y ahí mi contacto con la gente y la música fue muy directo. Hicimos un proyecto que me llevé a España, La caravana americana, con muchos músicos de América para hacer un concierto y enseñarle a la gente toda la música que había descubierto. El nivel rítmico, de colores y mentalidad.  América ha sido un continente muy diverso, yo creo que tiene que ver con la libertad que creo que en Europa la hemos perdido, junto a la frescura y el atrevimiento.

Aquí la gente es un poco más libre para inventarse cosas, para dar pasos, allá somos un poco más rígidos en algunas cosas.

¿Qué fue primero: el disco o el libro?

La producción del disco fue paralela al libro y es importante decirlo, porque creo que al final el disco quedó más poético que antes y creo que se pueden entender mejor en conjunto. En este caso destacaría el hecho de hacer el disco desde un lugar que yo considero mi hogar. He viajado mucho en América, volver a Madrid y haber formado un hogar fue importante, lo escribí desde una vida más sedentaria, no viajé y tenía ganas de expresar en este ciclo algo más tranqui Uno en la música siempre viaja y creo que he usado la música para esa evasión, para esos viajes, esos vuelos.

¿A qué suena Sueños y pan?

El disco, a nivel musical, es una producción más actual. Creo que es un disco más moderno para lo que ha sido mí música; menos guitarras, más raves, algo de mi infancia de los 80, pero todo mezclado. De repente, es samplear algunas cosas, es un paso a nivel estético musical y lo lírico está bien nutrido, tal vez por ese momento más tranquilo que viví.

¿El español sí se ha apoderado de la escena musical?

Yo creo que el inglés siempre va a estar en primer lugar. Son hegemónicos, por estructura y negocio. Creo que a nivel artístico hay mucha más creación en la música de habla hispana; es más, yo creo que la música latinoamericana tiene mucho que decir, yo me di cuenta en el 2008 – 2009 que si hubiese una nueva revolución musical, estoy convencido que viniese de Buenos Aires o de Bogotá o del DF, pero no creo que sea otra vez de Londres o de Nueva York. Puede que por una situación social y económica no vaya a pasar, por el abuso cómo está hecho todo en Latinoamérica.

¿Con canciones y poemas es difícil definirse, pero si lo tuviera que hacer en una canción cuál sería?

Yo creo que hay una canción de mi primer disco Atlántico que es muy representativa de mi música. De mi pensamiento es Tierra. Pero del nuevo disco, Cometa expresa muy bien lo que es el disco y lo que también quería decir. Hay algo ahí que representa bien la idea que tenía del sonido enSueños y pan.