Se encuentra usted aquí

Hay que declararse en huelga, no nos están haciendo sexo oral

Me niego a meterme hasta la garganta, una extensión de alguien que no me metería ni la puntica de la lengua.
Por
Carmenza Zá

Me niego a meterme hasta la garganta, una extensión de alguien que no me metería ni la puntica de la lengua.

Por: @Zacarmenza // Foto: Película American Pie.

Este miércoles se celebró el #DíaInternacionalDelBeso también conocido como ósculo, chupar piña o darse los picos. Las redes sociales se han llenado de imágenes, hashtags, memes y fotos de enamorados que celebran el intercambio de saliva más sobrevalorado de todos; se han compartido estudios y cifras que dan cuenta de los beneficios, ventajas y hasta alternativas medicinales que ofrece besarse con otro.

Se celebra el amor y su forma más común de expresarlo; antes de amarse o enamorarse, las parejas se dan los picos. Los matrimonios, como promesa de amor eterno, se cierran con un “ahora puede besar a la novia” y, lo que llamamos “primera base” en un acercamiento entre parejas, no es más que una chupada de piña.

No hay que olvidar que, como diría el filósofo Luigy 21 Plus, “un beso es el carril expreso, para llegar al sexo” o como nos enseñaría  Aventura, en sus épocas de oro,  “un beso significa amistad, sexo y amor, en cualquier parte del mundo, no importa la religión”. 

Y ya que todos estamos de acuerdo con celebrar los besos y pareciera no haber ningún problema en que nos lo hagamos los unos a los otros, no hay fecha más oportuna para sacar a la luz un problema que nos aqueja a las mujeres a diario y del que no se habla demasiado: no nos están haciendo sexo oral y, cuando lo hacen, no nos lo están haciendo bien.  Pero, ¿Por qué quejarse en el día internacional del beso? Porque si la RAE tiene razón al decir que  besar es “Tocar u oprimir con un movimiento de labios a alguien o algo como expresión de amor, deseo o reverencia, o como saludo”  pues nuestros labios inferiores (sí, los vaginales) están  ansiosos de oprimir y ser bien oprimidos, así sea para saludar nada más.

Mamarle bien la verga a un hombre, es una de las cosas que más se nos exige a las mujeres. En la pornografía existe la categoría “Blowjob” que significa más o menos “trabajo con la boca” y, en la mayoría (si no en todos los casos) son mujeres atragantadas con penes, siendo grabadas desde arriba -generando la sensación de que quien observa es el que está recibiendo la mamada-  pero, difícilmente, se promueve la misma práctica en los importantes labios vaginales. Chupar la cuca, darle los picos al coño o llenar de ósculos la vagina, merece también, no sólo ser promovido sino, además, ser celebrado con todos los honores como el #DíaInternacionalDelBeso pero, ¿Por qué no ocurre?

El portal de mujeres de Vice, Broadly, en su versión en español, publicó una serie de testimonios de hombres que explican “por qué no comen coños”. El primero de ellos dice que lo hace nada más como gesto de amor y no como expresión sexual porque para él “el coño suele confirmarte lo que opinas de esa persona” y entonces hay cucas feas, negras, flojas y apestosas que nada más confirman que así son las mujeres que las portan.

¿En serio? Ya tiene la cara entre las piernas de una vieja y no había notado que es “fea”, “negra” o “floja”.  No quiero imaginar qué ocurriría si una de nosotras saliera a decir que no le chupa la verga a este man, porque de pronto se le para blandito… como su criterio.

La mayoría de ellos hace especial énfasis en el olor, pero no me detendré en este punto y más bien les dejo el link de la columna que me lanzó a la fama y me dio dotación vitalicia de halls negro e intibón (Leer La cuca debe oler a cuca, no a menta ni a caléndula).

El vello es otro de los factores por los que los hombres se niegan a darle los picos a la vayeiyei. Yo estoy de acuerdo en que si hay pelo no debería haber besos, eso incluye el de las huevas y hasta el de la cara porque, en defensa de los coños, nunca he visto un pegote de sopa alrededor de los labios vaginales y bueno, en las barbas he visto cosas peores (y eso que están muy de moda). Aceptémoslo, la depilación está sobre estimada y a mí no me vengan con el cuento de que las mujeres nos afeitamos la cuca por una satisfacción personal y no por complacer al otro porque habrá que ver cómo nos relajamos con el tema, cada que estamos sin relación estable. Pero bueno, ese es otro tema.

Lo que hay que hacer es declararse en huelga permanente y no chupar penes, si no recibimos lo mismo a cambio. Me niego a meterme hasta la garganta, una extensión de alguien que no me metería ni la puntica de la lengua… y bueno, para ser justos, también hay que abrazarle el cuello con las piernas a los tipos que si lo hacen y no dejarlos ir. Después de todo, como la RAE lo indica, nos deben esta expresión de amor, de deseo, de saludo y sobretodo de reverencia.

Temas relacionados: