Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

“Curando” los villanos de Spider-Man: Sin camino a casa

Contrario a la justicia punitiva 'Spider-Man: Sin camino a casa' nos plantea una relación diferente entre superhéroe y villano.

Villanos de 'Spider-Man: No Way Home'.
Villanos de 'Spider-Man: No Way Home'.
// Sony Pictures - Marvel.com

Spider-Man: Sin camino a casa (en inglés, Spider-Man: No Way Home) llegó para corregir el rumbo que las películas de este superhéroe habían tomado respecto a sus villanos. Acá les contamos por qué.

Por Julián Ramírez @Sir_Laguna

Publicidad

Cuando Batman —la película dirigida por Tim Burton y protagonizada por Michael Keaton— llegó a los cines en 1989, hizo algo impensable para los fanáticos lectores de los cómics. El Guasón —archienemigo del protagonista— muere al caer de una torre. Lo mismo pasó con El Pingüino en la siguiente película.

Poco más de una década después, las primeras películas de Spider-Man siguieron su ejemplo, acabando con villanos tan populares como el Duende Verde y el Doctor Octopus en sus primeras apariciones.

A corregir el rumbo de Spider-Man

Publicidad

En los cómics de superhéroes, especialmente los publicados por DC y Marvel, es bastante inusual que los villanos mueran. Cuando esto pasa, los escritores siempre buscan la forma de traerlos de nuevo a la vida tiempo después.

Estos personajes no solo son una gran fuente de nuevas historias, sino de ingresos en forma de productos con su imagen. Es comprensible que los autores quieran mantenerlos siempre disponibles para una aparición. Además, los personajes más heroicos suelen oponerse a la idea de matar, incluso a los seres más malvados.

Publicidad

El cine de superhéroes eventualmente aprendió esta lección, pero se demoró bastante en hacerlo. Puede que nuestro lanzarredes favorito no haya acabado directamente con las vidas de sus enemigos en el primer par de películas protagonizadas por Toby Maguire, pero no hacer todo lo posible por salvarlos no es algo que represente al hombre araña.

Ahora, casi 20 años después de que el Duende Verde fuera empalado por su propio deslizador, Spider-Man: Sin camino a casa ( aquí pueden encontrar la reseña ) llega para corregir el rumbo que las películas de este superhéroe habían tomado respecto a sus villanos.

A continuación encontrarán ‘spoilers’ de Spider-Man: Sin camino a casa. Solo les recomendamos seguir leyendo si ya vieron la película.

Los multiversos

Publicidad

En los cómics, la existencia de líneas de tiempo paralelas es bastante común, pero sólo en los últimos años se han explorado bien en sus adaptaciones a la pantalla. Las series del ‘Arrowverso’ de DC —Arrow, Flash, Supergirl , Batwoman , Legends of Tomorrow y Black Lightning— usaron estas ideas para el fantástico ‘crossover’ Crisis en las Tierras Infinitas.

Las películas y series del Universo Cinematográfico de Marvel llevan desarrollando la idea del multiverso desde hace un tiempo. Aunque ya lo vimos representado en las series Loki y What if... de Disney+, Spider-Man: Sin camino a casa es el verdadero ‘debut’ de todo lo que la existencia de líneas temporales le puede ofrecer a esta franquicia.

Publicidad

Las diferentes versiones que han tenido personajes como Batman y el hombre araña en sus historias cinematográficas son una gran fuente de debates entre los fanáticos y no eran pocos los que soñaban con ver a los diferentes actores que los han interpretado trabajando juntos.

Pues este sueño finalmente se hizo realidad cuando Toby Maguire y Andrew Garfield acompañaron a Tom Holland en la última película de Marvel.

Pero la forma más interesante en la que se aprovechó esto fue para traer de regreso a los villanos de las películas ‘pre-MCU’ de Spider-Man. Aquí se profundizó en sus trasfondos, los hicieron más interesantes y aprovecharon para desarrollar el arco del protagonista.

En Spider-Man: Sin camino a casa, Peter Parker se enfrenta a un interesante dilema. Permitir que estos villanos regresen a su mundo puede causar que mueran, continúen siendo una amenaza o sigan afectados por sus extrañas mutaciones.

Publicidad

Él cree que puede “curarlos”, pero hacer lo correcto puede tener terribles consecuencias para él mismo y las personas que ama.

El "mal camino"

Publicidad

Las “condiciones” que sufren estos personajes y que los llevaron por el “mal camino” son interesantes desde un punto de vista metafórico. Octavius, Osborne y Connors se “transformaron” debido a su hubris científica.

Si es posible regresarlos a la normalidad, se pueden eliminar las razones de su criminalidad: reparar la tecnología que bloqueaba la influencia de los tentáculos en Octavius, revertir los efectos del suero en Osborn y regresar los cuerpos de Connors, Dillon y Marko a la normalidad.

No es casualidad que la “batalla final” ocurra en la Estatua de la Libertad, pues este es un símbolo que representó las segundas oportunidades para las anteriores oleadas de inmigrantes que llegaron a Estados Unidos.

¿Se puede "curar" la maldad?

Publicidad

La idea de “curar” a estos personajes encaja con la idea de justicia restaurativa que se opone a la filosofía de la justicia punitiva. Esta busca reformar a las personas que cometen crímenes y eliminar las causas socioeconómicas que animan a delinquir.

En las películas de superhéroes, estos suelen detener la batalla un momento para pedirle a su enemigo que “se detenga o arrepienta de lo que hizo”. Una rápida negativa suele ser justificación suficiente para que los golpes continúen, a veces con consecuencias fatales. Es refrescante ver cómo esta historia se deshace de ese cliché.

Publicidad

Si hay algo que faltó en esta película fue algo más de enfoque en esos villanos que ahora tienen una segunda oportunidad. No cabe duda que uno de los mejores elementos del filme fue el regreso de Willem Dafoe al rol de Norman Osborn y podemos disfrutar de la forma única en que maneja el drama de su doble personalidad. Sin embargo, al final de todo no se le permite una reflexión sobre los eventos más allá de un escueto “Qué he hecho”.

¿Pero puede la “maldad” ser curada en realidad? Hoy en día sabemos que la mayoría de los crímenes responden a causas sociales y que condiciones como la sociopatía (desorden de personalidad antisocial) y la tendencia a la violencia pueden ser tratadas o al menos minimizadas.

De todos modos, sí parece un poco iluso de nuestra parte concluir que podemos acabar con el crimen en el mundo “tratando bien” a los malhechores. Cambiar la forma en que respondemos al crimen requeriría un “cambio de chip” en la mentalidad de la sociedad y en la misma forma en que funcionan los sistemas de gobierno.

Volviendo al ejemplo de los villanos de Spider-Man: Sin camino a casa, entendemos que los cambios mentales y físicos que sufrieron tanto Norman Osborn como Max Dillon simplemente amplificaron deseos y tendencias que ya tenían: deseos de venganza y poder.

Publicidad

¿Es eso parte de la naturaleza humana? ¿Se puede curar la ambición por dinero y poder? ¿Tratar de “cambiar” de esta forma la personalidad de alguien es un atentado contra su libre albedrío?

Los temas que se presentan en la película están claramente simplificados y no pretenden sentar un precedente social más allá de entretener a la audiencia. Sin embargo, quieren dejar claro que tratar de ayudar a los demás siempre es la decisión correcta.

Publicidad

Puede ser un camino difícil y traer sacrificios, pero aquellos que tienen más poder en la sociedad, tienen una mayor responsabilidad de hacer todo lo que puedan. Peter lo aprendió de la manera más dura posible, pero sabe que al final hizo las cosas bien.

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.