Se encuentra usted aquí

Diez lecciones de cine con los nuevos creadores del país

Por
Redacción Shock

¿Cuál es la gran embarrada que se comete detrás de cámaras? ¿Es más mamón comer arroz chino o sánduches con gaseosa en un rodaje? ¿Cuál es el director que más inspira a los futuros talentos cinematográficos del país? Responden los protagonistas de la categoría Nuevos Creadores, sección del FICCI 55 que comienza el próximo miércoles.

Por: Juan Pablo Castiblanco Ricaurte - @KidCasti

El próximo miércoles comienza la edición 55 del Festival de Cine de Cartagena de Indias (FICCI): una competencia que, más allá de ser una cita más de cocteles nocturnos llenos de farándula nacional, es una de las más importantes plataformas del talento joven audiovisual colombiano. Mientras muchos directores muestran su primera película, la categoría Nuevos Creadores es el espacio del festival patrocinado por Shock en el que estudiantes universitarios compiten con frescos y audaces cortometrajes de su autoría. Presentamos a los 10 directores de esta sección para que contaran sus inspiraciones, sus lecciones detrás de la cámara y hasta la comida de la que más quedaron hastiados durante sus rodajes. Anote estos nombres, que muy probablemente el día de mañana serán los nombres detrás de la película más importante del cine nacional. 

• Panteón, dirigido por Daniel Arango (Escuela Nacional de Cine)

• Fuego Amigo, dirigido por Ronald Escobar (Universidad del Magdalena)

• La Ruta de Julita, dirigido por Omar Eduardo Ospina (Universidad del Magdalena)

• En busca de aire, dirigido por Mauricio Maldonado (Universidad de Antioquia)

• Silencios, dirigido por: Ginna Ortega (Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña –ESCAC–)

• Karma, dirigido por Deivy Rubriche (Universidad de la Sabana)

• Lejanía, dirigido por Alirio Cruz Cabrera (Universidad Nacional de Colombia)

• Preludio de la locura, dirigido por David Herrera (Royal Holloway University of London)

• Volví para quedarme, dirigido por Angélica María Meza Awad (Universidad Autónoma de Bucaramanga)

• Camino a Victoria, dirigido por Paloma Valencia Londoño (Universidad de Medellín)

Hablamos con dos de los nuevos creadores

1. Los Olvidados, producido por Camila Peraza Ortiz (Unitec)

Productora: Camila Peraza

UNITEC

¿Por qué hacer cine?

Por muchas razones, porque vale la pena que enfoquemos nuestros talentos para ayudar a consolidar nuestra propia industria en Colombia, porque desde las escuelas estamos  demostrando que tenemos buenas ideas y que somos capaces de hacer buen cine con o sin mucho presupuesto, porque la falta de recursos ya no puede ser una excusa para no atrevernos a hacer cine. Nosotros creemos firmemente en la idea de que si tienes una buena historia y te sobran ganas, pues no importa que no tengas un gran presupuesto, con lo poco que se tenga vale la pena hacerla.

¿Cuál fue la gran lección que aprendieron luego de haber terminado su cortometraje?

Haber hecho este cortometraje nos dejó grandes aprendizajes y experiencias. La más importante fue la de saber que el trabajo en equipo, la previa planificación y el compromiso del mismo grupo con el cortometraje debe ser fundamental y para todos los aspectos.

¿Cuál fue la gran embarrada que cometieron haciendo este corto?

La gran embarrada hubiera sido renunciar pese a las dificultades que se nos presentaron y no haberlo realizado. Pero si de mencionar la gran embarrada se trata, nosotros diríamos que fue no haber hecho las cosas con más agilidad, tuvimos muchos retrasos y eso significó gastar más dinero del previsto, al punto de quedarnos sin un peso al tercer día, pero afortunadamente lo resolvimos rápido.

¿Cuál es la comida de la que quedaron hastiados durante el rodaje?

El pan, ese fue nuestro refrigerio obligado durante los 4 días. 

¿Qué fue lo más complicado de hacer su proyecto?

Lo más complicado fue que el tiempo casi nunca se ponía en nuestro favor, al ser un cortometraje también académico teníamos que cumplir con los tiempos establecidos por la universidad y faltando 2 semanas y media para rodar, aun nos faltaba completar integrantes en el equipo, al principio solo éramos 4. La universidad también estipula ciertas reglas como no salir del perímetro de Bogotá, pero nuestra historia desde el guion era rural y no encontramos un lugar en Bogotá que se adaptara a las necesidades del guion. La universidad cedió un poco con la norma y nos autorizó a realizarlo en pueblos cercanos a Bogotá pero  quedaban menos de 15 días para buscar locaciones y tramitar los permisos de grabación. Conseguimos las locaciones en Guasca – Cundinamarca y con ellos fue difícil concretar las fechas porque tenían ferias y no podían darnos el permiso entonces a la universidad le tocó crear una fecha nueva y terminamos rodando en Noviembre teniendo que haber rodado en Septiembre. 

¿Cuál es la película de otro director (nacional o internacional) que les hubiera gustado dirigir?

“Her” de Spike Jonze, es una historia que cautiva desde el guion. Es una historia visionaria sobre las relaciones del futuro y tiene una excelente construcción de los personajes y acciones escritas sobre el papel.

¿Cannes o los Oscar?

Cannes

Su primer recuerdo relacionado al cine.

El primer recuerdo que se viene a la cabeza es indiscutiblemente cuando uno es pequeño y va por primera vez al cine. Es un momento mágico y cautivador. Es para los que vamos desarrollando el alma de realizadores ver que existe la posibilidad de crear nuestros propios mundos dictados por la capacidad infinita de nuestra creatividad e imaginación. Eso es algo maravilloso.

Su película colombiana preferida.

“Cóndores no entierran todos los días”.

Un director de culto.

Quentin Tarantino

2. Perreus, dirigido por Ángel Romero (Universidad del Magdalena y UNAM)

Director: Ángel Romero 

Universidad del Magdalena y la UNAM 

¿Por qué hacer cine?

Para que vivir una vida común si puedes disfrutar de ella contándole al mundo frente a una pantalla la forma en que la ves y la sientes.

¿Cuál fue la gran lección que aprendieron luego de haber terminado su cortometraje?

La lección más importante fue la de no confiar más de lo necesario en cuanto a la tenencia de locaciones o personajes, siempre hay que tener un plan b en el cine y para este proyecto en específico resulto siendo más enriquecedor ese plan b, que lo que teníamos pensado desde un principio, justo creo que es esa la magia del documental.

¿Cuál fue la gran embarrada que cometieron haciendo este corto?

Tener que salir corriendo con todos los equipos de una de las discotecas que servía como locación, porque uno de los dueños no soporto la presencia de las cámaras y se colocó algo fuerte el ambiente entre los chicos que retratábamos, el dueño de la disco y el crew.

¿Cuál es la comida de la que quedaron hastiados durante el rodaje?

En su totalidad la película se rodó en el Distrito Federal, Ciudad de México por medio de un intercambio académico con la UNAM y la Universidad del Magdalena en Colombia, al final de la semana de rodaje terminamos odiando los tacos al pastor que son muy famosos en ese país, creo que ahora mismo ya todos hicimos las paces con ese platillo. 

¿Qué fue lo más complicado de hacer su proyecto?

La zona y la temática, sabíamos que entrabamos a un mundo totalmente ajeno al que conocíamos, una parte de la ciudad marginada donde encontramos a unos chicos muy valiosos que cuidaron de nosotros, simplemente estaban felices enseñándonos su vida y su cultura, fue así como logramos mostrar este rostro que muy pocos conocen de ellos.

¿Cuál es la película de otro director (nacional o internacional) que les hubiera gustado dirigir?

“Joven y Bella” de Francois Ozon.

¿Cannes o los Oscar?

Cannes.

Su primer recuerdo relacionado al cine.

Mi tía documentando viajes familiares con una Sony DvCam o con su cámara fotográfica y yo acompañándole siempre a comprar sus cintas y rollos. 

Su película colombiana preferida.

“Carne de tu Carne” de Carlos Mayolo.

Un director de culto.

No puedo decir solo uno, sin orden de preferencia los dos primeros que llegan a mi mente son Stanley Kubrick y Pedro Almodóvar.

Temas relacionados: 
Publicidad