Se encuentra usted aquí

Las mejores series del 2017

​​​​​​​¡Atención adictos! Con ustedes un delicioso cóctel de sustancias que los harán replantearse si no es hora de cambiar la fiesta por maratones.
Shock
Shock
Por
Redacción Shock

Con la saturación de títulos en los canales de TV y en las plataformas de streaming, el ejercicio de separar las series memorables (todas las de esta lista) de las medianamente aceptables y las que nos hace preguntarnos “¿a quién carajos se le ocurrió esto?”, es cada vez más engorroso. Como la forma de ver televisión cambió hace unos años (nosotros no sabemos a qué horas vimos todo lo que vimos), ahora los grandes líderes del mercado reclaman nuestra atención ante sus producciones originales midiendo qué tan rápido las vemos y se pelean tanto el fanatismo en redes sociales como las estatuillas en las premiaciones.

El 2017 fue, sin duda, un gran año para la televisión, aún con los escándalos de acoso sexual marcando un quiebre en la industria del entretenimiento y definiendo la salida de algunos de los personajes más recurrentes en pantalla. Temas propios de la opinión pública, como el racismo o el sexismo, se siguen trasladando a los guiones para darnos una mirada fresca y actual sobre lo que nos preocupa, al igual que permanecen las historias en torno a los superhéroes, los viajes en el tiempo y la fantasía.  

En Shock quisimos hacer una lista -de lo nuevo y de lo que repite- de las series que nos recordaron por qué estamos en una era notable en la televisión que se eleva frente a una cartelera de cine cada vez más floja. Aquí no incluimos algunas series que aunque están buenísimas, apenas van por la mitad de sus temporadas, como The Good Place, Crazy Ex Girlfriend o Jane the Virgin, y otras que a pesar de que nos encantaron, como American Vandal, American Gods, The Deuce o Big Mouth, no alcanzaron a clasificar. Quizás nuestra lista difiera un poco de la suya, pero lo invitamos a darle una oportunidad.

Vieron, reseñaron y se pusieron de acuerdo en esta lista: Juliana Abaúnza (JA),  Lorena Machado Fiorillo (LMF) y Fabián Páez (FP).

LAS NUEVAS

7. DARK
Director: Baran bo Odar
Dónde se ve: Netflix
1 temporada / 10 capítulos

Desde que Dark fue anunciada como la primera producción alemana en Netflix muchos señalaron su parecido con una vecina de streaming consagrada, Stranger Things. Y la verdad es que las historias sí comparten muchos ingredientes: ambas echan mano de la nostalgia ochentera; son protagonizadas por adolescentes inocentes pero valerosos que viven en un pueblo en el que no pasa nada y al que, de repente, le cae un mal inesperado, como La Peste en Camus; y recurren a la desaparición de un niño como detonante dramático. Pero a Dark hay que sumarle que, como su nombre lo dice, tiene mucha más oscuridad, más suspenso. Desde la música hasta los muy bien logrados acercamientos con la cámara por los caminos del pueblo en el que transcurren, hacen de esta una producción con una identidad más que propia. Lo mejor, sin duda, es que tiene un guion con una arquitectura mucho más compleja que la serie con la que la emparentan, pues las historias se entrecruzan en el espacio-tiempo, que, como decía el buen Einstein, está curvado, y si se pudiera atravesar trastocaría nociones como principio y final o pasado y presente. // FP

6. THE SINNER
Creador: Derek Simonds
Dónde se ve: Netflix
1 temporada / 8 capítulos

Una de las sorpresas del año fue ver a Jessica Biel interpretar el mejor papel de su carrera (para los que creen en los premios: la nominaron a los Golden Globes) luego de cansarse de que fuera últimamente reconocida por ser la esposa de Justin Timberlake, haber sido rechazada por varios productores (tienen que ver cómo se burla de sí misma en Bojack Horseman) y haber montado la productora Iron Ocean Films para ir en búsqueda de proyectos que le dejen demostrar de lo que es capaz como actriz. The Sinner, la adaptación de la novela homónima de Petra Hammesfahr, fue su primer intento. Esta adictiva miniserie de ocho capítulos, que pasó de agache en su campaña de expectativa, es un rompecabezas en el que tenemos que descifrar por qué una joven mamá apuñala repetidamente a un hombre que está con alguien que pone la música muy alta. Contraria a las series que perfilan asesinos (la mayoría hombres), The Sinner se vuelve uno de los pocos retratos que no se interesa en quién lo hizo sino en los motivos que llevaron a hacerlo y nos mete en el juego de dudar si la protagonista es la víctima o la victimaria. Un guión circular que abarca al mismo tiempo la presión de ser mujer, la depresión, la psicosis y el fanatismo religioso. // LMF

5. MINDHUNTER

Creador: Jon Penhall
Dónde se ve: Netflix
1 temporada / 10 capítulos

Si son de las personas que tienen clara la manera en que David Fincher (Se7en, Zodiac, El club de la pelea) cuenta una historia, al referirse a Mindhunter evitarán usar frases como “es que es muuuyyyy lenta” o “en los primeros capítulos no pasa nada”. Distinto a lo que ocurre con la mayoría de series que están saliendo, Mindhunter no es otro título que devoramos en menos de 24 horas sino una exploración más pausada y sombría de cómo operan los asesinos seriales. Fincher, quien es el productor ejecutivo y dirigió cuatro de los diez capítulos, lleva a un nuevo nivel uno de los temas más trillados de la televisión gringa y recupera el género al enfocar la trama en la manera en que dos agentes del FBI (Jonathan Groff y Holt McCanally), que parecen una versión un poco más seria de Dr. Watson y Sherlock Holmes, perfilan a las mentes criminales y establecen por qué actúan como actúan. Esta serie ambientada en los setenta no es violenta en las escenas pero en los diálogos y en la personificación de los asesinos -fíjense en las apariciones de Ed Kemper (Cameron Briton)- crea una imagen mucho más siniestra. Otro tipo de terror. // LMF

4. THE MARVELOUS MRS. MAISEL

Creadora: Amy Sherman-Palladino
Dónde se ve: Amazon Prime
1 temporada / 8 capítulos

En los primeros cinco minutos de esta serie se nota que es una creación de la mente responsable de Gilmore Girls. Los diálogos van a 300 palabras por minuto, los personajes son una mezcla de encantadores, chistosos, privilegiados e irritantes, y la protagonista es una mujer de pelo castaño con una personalidad arrolladora. Midge Maisel, interpretada por la fantástica Rachel Brosnahan, es una joven mujer judía con una vida que parece perfecta para 1958. Vive en el Upper West Side en Nueva York, está felizmente casada, tiene dos hijos, una vida social activa, un cuerpazo y cocina increíble. Pero su mundo y su identidad se desbaratan cuando su esposo la deja y ella encuentra refugio y desahogo en el stand-up comedy. No les cuento más porque quiero evitar los spoilers, pero les recomiendo esta serie mucho. Los personajes secundarios son chéveres, la selección musical es buenísima y el vestuario es para morirse. // JA

3. GLOW

Creadoras: Liz Flahive y Carly Mensch
Dónde se ve: Netflix
1 temporada / 10 capítulos

Un grupo de mujeres de diversas edades, razas y contextos sociales, que se sienten de una u otra forma desadaptadas, están buscando trabajo como actrices y encuentran una oportunidad en un programa de lucha libre llamado Gorgeous Ladies of Wrestling. No hay que ser fanático de la lucha libre para disfrutar GLOW. Yo solo sabía que es un espectáculo un poquito ridículo y que tiene muchos fanáticos. Aunque ahora no me voy a poner a ver lucha libre real, entiendo su encanto. La mayoría de los personajes de GLOW tampoco saben nada de lucha libre, pero en diez capítulos las conocemos como personas y vemos cómo construyen sus personajes para el cuadrilátero. Con mucho spandex, laca y música ochentera, este grupo de mujeres crean una comunidad y se sienten empoderadas por algo que al principio consideraban ridículo. En el centro de la acción está Ruth, una actriz fracasada y llena de defectos, interpretada por Alison Brie (Community, Mad Men, BoJack Horseman). Junto a ella, también son geniales Betty Gilpin como Debbie y Marc Maron como Sam Sylvia. // JA

2. THE HANDMAID’S TALE

Creador: Bruce Miller
Dónde se ve: Hulu
1 temporada / 10 capítulos

Esta adaptación de la novela distópica de Margaret Atwood no habría podido llegar en un mejor año. Una serie sobre una sociedad súper religiosa en la que las mujeres no pueden leer, ni salir, ni ganar un salario y además son obligadas a trabajar como “recipientes” para que los hombres con poder tengan descendientes, es un producto perfecto para el 2017: el año en hablamos más de lo acostumbrado acerca de los derechos de las mujeres y del abuso sistemático al que hemos sido sometidas a lo largo de la historia. Margaret Atwood alguna vez dijo, en respuesta a una pregunta sobre en qué se inspiró para el libro, que todas las cosas que les pasan a las mujeres en The Handmaid’s Tale ocurrieron en algún lugar del mundo, en algún momento de la historia. Ver The Handmaid’s Tale no es una experiencia que describiría como “divertida” o “entretenida”, pero sí es muy bien actuada, filmada de una forma que lo pega a uno a la pantalla y además importantísima para la época, aunque lo deje a uno sintiendo una mezcla de rabia y tristeza.  // JA

1. BIG LITTLE LIES
Creador: David E. Kelley
Dónde se ve: HBO
1 temporada / 7 capítulos

El año en que las mujeres de Hollywood dejaron de estar silenciadas y se unieron para denunciar el acoso y abuso sexual de grandes nombres de la industria fue el mismo en que, meses atrás de los escándalos, esta miniserie nos destrozó el corazón al exponer un problema vigente tan grave y frecuente como la violencia de género. Estructuralmente inteligente, con un soundtrack que nos hace sentir lo mismo que los personajes, un episodio final que me dio ganas de llorar en posición fetal y las magníficas Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Shailene Woodley como protagonistas, Big Little Lies desenmascara la vida en apariencia perfecta de las mamás de los suburbios de Monterrey para probarnos que la lealtad femenina sí existe cuando combatimos los mismos monstruos. Aunque ya aseguró su segunda temporada con la directora Andrea Arnold (Fish Tank, Wasp, American Honey) como parte del equipo, esta primera entrega fue increíblemente pertinente al ejemplificar cómo la violencia se cuela de manera natural y sistemática en el día a día de las mujeres. Lástima que, en un tiempo donde cientos de nosotras necesitamos del movimiento #metoo para exorcizar nuestros demonios, la ficción esté lejos de serlo. // LMF

 

LAS QUE REPITIERON

7. MR. ROBOT 
Director: Sam Esmail
Dónde se ve: USA Network y Amazon Prime Video
3 temporadas / 32 capítulos

En el inmenso panorama de las series, Mr. Robot es una de las apuestas de ficción más interesantes pero con menos prensa. A pesar de estar por fuera de las gigantes del streaming o de la TV, con esta tercera temporada (y la confirmación de una cuarta) volvió a ser transgresora por la forma en que aliviana y compone con la cámara dramas psicológicos verdaderamente asfixiantes.  Esta vez salimos de la cabeza de Elliot y volvimos a la realidad. Terminó el viaje por la ficción terapéutica de Elliot y el Dark Army empezó a tener nuevas caras. Para el ninja hacker volvió a ser una lucha entre dos personalidades que, a lo Jeckyll & Mr. Hyde, o a lo Club de la pelea, luchan por superponerse la una a la otra. (Si todavía no han visto la serie, acá pueden ver la reseña que hicimos después de la primera temporada). // FP

6. INSECURE
Creadora: Issa Rae
Dónde se ve: HBO
2 temporadas / 16 episodios

Esta serie creada, escrita y protagonizada por Issa Rae (quien antes tenía una serie en Youtube llamada Awkward Black Girl) cuenta las historias de un grupo de millennials negros en Los Ángeles. Después de una primera temporada buenísima, Insecure volvió en su segundo año y el resultado fue, en palabras de Issa, “HELLA GOOD”. Además de tocar temas de género y raza de una forma inteligente y chistosa, Insecure es una de esas series que funciona como espejo para que los millennials nos veamos a nosotros mismos tanto en nuestras vidas profesionales como personales. Como las mejores series sobre adultos jóvenes, Insecure tiene un grupo de personajes tan bien escritos que parecen reales; yo hablaba después de cada episodio con una amiga y discutíamos sobre las vidas de Issa, Molly, Lawrence y los demás del grupo como si fueran amigos nuestros. Seguro la tercera temporada de este tour de desastres sexuales y amorosos modernos será tan buena como lo que hemos visto hasta ahora.  // JA

5. MASTER OF NONE

Creadores: Aziz Ansari y Alan Yang
Dónde se ve: Netflix
2 temporadas / 20 episodios

 

La primera temporada de Master of None fue uno de los momentos cumbre de 2015 y después de hacernos esperar dos años, Aziz Ansari y Alan Yang volvieron a redefinir lo que creemos que deben ser las series sobre hombres solteros en una ciudad como Nueva York, con una temporada mucho más ambiciosa que la primera. Cada episodio de la segunda temporada de Master of None tiene un estilo diferente (se me viene de una a la mente el primer episodio, en el que Aziz va por calles italianas en blanco y negro) y toca temas como decepciones e ilusiones amorosas, el sentimiento de estar estancado laboralmente, e incluso el acoso laboral. El mejor episodio de la temporada, sin duda, es Thanksgiving, escrito por Ansari y Lena White, quien interpreta a Denise, la mejor amiga de Dev. En 34 minutos, Master of None nos muestra una de las historias de salida del clóset (lésbico, además) más lindas que he visto en televisión. Lo único malo de esta temporada es que Aziz Ansari quedó tan cansado que quiere tomarse un descanso aun más largo que la vez pasada, así que no tenemos ni idea de cuándo veremos nuevos episodios de Master of None. // JA

4. STRANGER THINGS

Creadores: Matt & Ross Duffer
Dónde se ve: Netflix
2 temporadas / 17 capítulos

Con la segunda temporada de Stranger Things, igualmente repleta de referentes a la cultura pop ochentera, pero mucho más ambiciosa, oscura y efectista que su antecesora, me pasaron varias cosas. Primero, no pude dejar de relacionar la nueva versión de Eleven con la Willow, poderosa, dolida y autoritaria, de la sexta temporada de Buffy, la cazavampiros. Eleven, a punta de las mentiras de Hopper para mantenerla a salvo y las promesas al aire para ver a Mike, estuvo un año apartada del mundo hasta que se cansa de ser prisionera y corre tras la única pista que tiene sobre el paradero de su mamá y la que llama su hermana. Aunque necesito eliminar el capítulo siete de mi cabeza, la transformación de Eleven como una heroína más consciente de sus poderes y más segura de su misión personal fue la contraparte que permitió a los otros personajes de la serie mezclarse entre ellos, integrar a los nuevos y ser muchísimo más chistosos. Desde la amistad entre Steve y Dustin (la escena sobre la laca de Farrah Fawcett lo es todo), pasando por la traga de Lucas por Max, hasta la adorable torpeza de Bob, Stranger Things ya sabe combinar el humor con la densidad del universo paralelo. Lo que el año pasado algunos consideraban un golpe de suerte, en 2017 se ratificó con la capacidad de sus creadores de seguir profundizando en asuntos propios de la adolescencia, como el primer beso o la sensación de ser el bicho raro del colegio, y crear un enemigo mordaz con características de Gran Hermano para insistir en que hay muchas criaturas en otros lados que desconocemos. // LMF

3. GAME OF THRONES

Creadores: D.B. Weiss y Dan Benioff
Dónde se ve: HBO
7 temporadas / 67 capítulos

Esta temporada de Game of Thrones fue diferente a las seis anteriores. Fueron siete episodios en lugar de diez, y a los creadores y escritores se les acabaron los libros de George R. R. Martin para inspirarse y muchos quedamos con la impresión de que en un par de capítulos sucedían más cosas que en temporadas anteriores completas. Aunque a veces ese ritmo fue confuso y tuvimos que suspender la incredulidad más que en temporadas anteriores, la séptima temporada nos dio cosas que llevábamos esperando desde hace años. ¡Daenerys en Westeros! ¡Reunión de los Stark! ¡Muerte de Littlefinger! ¡Confirmación de R+L=J! ¡Daenerys y Jon! ¿Pudieron ser mejor escritas algunas de esas tramas? Tal vez, pero sería loco negar que Game of Thrones sigue siendo la serie con mejor producción de la historia y que esa escena en el cuarto episodio en la que Drogon quema soldados Lannister fue una de las mejores cosas que nuestros ojos vieron en el año. // JA

2. RICK & MORTY

Creadores: Dan Harmon y Justin Roiland
Dónde se ve: Netflix (temporada 1 y 2) y Adult Swim (temporada 1, 2 y 3)
3 temporadas / 32 capítulos

En el terreno competido de la animación para adultos, Rick y Morty ha sabido ganarse un lugar destacado por mezclar la ciencia ficción con la irreverencia, la crítica aguda y las referencias a la cultura pop en un historia inteligente y entretenida de ver. Los protagonistas, inspirados en Doc y Marty Mcfly de Volver al futuro, son un científico mandón, descontrolado y alcohólico que usa a su nieto adolescente lelo y sumiso como su compañía para atravesar multiversos. Esta tercera temporada, Dan Harmon y Justin Roiland presionaron a sus personajes para salir de su zona cómoda, cambiar los roles y los juegos de poder en la dinámica familiar e hicieron énfasis en que todo lo que habíamos visto en las anteriores temporadas, como la federación, Evil Morty o la creación de la pistola de Rick, está conectado y no es puesto al azar. Uno de los grandes aciertos esta vez fue desentrañar la naturaleza controladora y demente de Rick, al mismo tiempo que desdibujaban su imagen de rockstar para mostrarnos su lado más vulnerable y recalcar que prefiere la huida antes que comprometerse emocionalmente. // LMF

1. BOJACK HORSEMAN

Creadores: Raphael Bob-Waksberg
Dónde se ve: Netflix
4 temporadas / 50 capítulos

Es fácil describir esta serie como “la del caballo deprimido y alcohólico”, pero BoJack Horseman es mucho más que eso. BoJack habla más de la condición humana que muchas series actuadas por humanos de carne y hueso y en esta entrega hizo algo que parecía imposible: que la nueva temporada tuviera más peso emocional que la tercera. El balance entre sátira sobre el negocio del espectáculo, chistes tontos de juegos de palabras y profundidad emocional es perfecto en el cuarto año de BoJack. Esta temporada, más que las anteriores, tuvo una fijación con la familia, el pasado y las consecuencias de nuestros actos. El punto más alto de la temporada llegó en Times Arrow, el penúltimo y más devastador emocionalmente de los episodios. Ver las raíces de los traumas de BoJack, ver que su mamá nunca le dio amor porque a ella su papá tampoco le dio amor, puede parecer deprimente y uno puede terminar pensando que todo es un ciclo de dolor que nunca acabará. Pero la sorpresa es que la temporada termina con una nota positiva, con un rayo de esperanza y con el pensamiento de que hasta las personas que creen que están irreparablemente rotas, merecen sanar y recibir amor.

Todo esto suena como si BoJack Horseman fuera el drama más darks de la televisión… y en parte lo es. Pero la otra mitad de la clave de su éxito está en que es una serie con la que uno se puede reír en voz alta, ya sea porque los escritores sueltan un montón de chistes por minuto o porque los dibujantes salen con cosas como los cada vez más ridículos escritorios en los que Diane tiene que trabajar. BoJack es una serie muy chistosa que con frecuencia te rompe el corazón. // JA

Temas relacionados: