Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Baja Frequencia estrena ‘Dom P’ junto a Frank Takuma

El dúo francés continúa develando canciones que harán parte de su próximo álbum ‘Sudamericat’

Baja Frequencia
Goodjiu y Azuleski
// Foto Damien_Chamcirkan

Azuleski y Goodjiu son Baja Frequencia, el dúo de productores franceses que descubrieron los sonidos latinos y quedaron seducidos por la cumbia y la fusión sonora que encontraron en Argentina y Colombia. En el 2019 visitaron por primera vez escenarios latinoamericanos y grabaron canciones para su próximo álbum.

Su discografía se ha construido con colaboraciones que han aportado a esa búsqueda de construir alianza musical entre países. Catzilla, su EP debut, tiene 7 canciones con colaboraciones de La Dame Blanche, Taiwan Mc entre otros, y su álbum Hot Kats, con 15 canciones incluye colaboraciones de La Perla, Kid Cala y muchos más.

Hablamos con Azuleski y Goodjiu de su gira por Colombina y de la influencia de la música latina en Francia.

¿Cómo ven los sonidos latinos en Francia?

G: Desde hace 10 años los sonidos y la cultura latina llegaron a Europa. Sin embargo desde esa fecha se prolongó hasta este tiempo, hubo descubrimientos pero ahora después de una década es un boom, porque también concluyó con la cultura musical y todos los sonidos tropicales, caribeños y afro que se escuchan en streaming. Tenemos la impresión de que en Francia el reggaetón y la cumbia, llegaron con diez años de retraso. Cuando estuvimos en Latinoamérica nos dimos cuenta de que sonidos como el techno y el drum & bass, que nosotros escuchábamos hace tiempo, era lo que escuchaban en ese momento en Latinoamérica, entonces tenemos la impresión de que hubo ese intercambio cultural a nivel musical, nosotros les dimos la cumbia y los sonidos tropicales y ellos nos trajeron el techno, drum & bass y rock.

Baja Frecuencia
Goodjiu y Azuleski
// Foto Damien Chamcirkan

A: Ahora tenemos unos grupos que funcionan muy bien en Europa y son menos conocidos en Suramérica, pero que vienen de Colombia, Argentina, Venezuela, hay muchos que aprovecharon lo que empezó a comienzo del 2000, como ZZK en Argentina. Empezaron a hacer música electrónica con mucho folclore suramericano adentro y con códigos de música electrónicos que eran más europeos que norteamericanos. Fue más fácil expandirse con gente que tenía redes, como Gilles Peterson en Inglaterra, un periodista que tiene mucha influencia en la música europea, conectó mucha gente y poco a poco crecieron como fuentes entre Europa, Estados Unidos y Sur América. Durante 15 años creció la música y tenemos varios artistas que llevaron las raíces musicales y las mezclaron con códigos y maneras de hacer música. La música tiene influencias de todo el mundo, y es genial que gente que nunca ha ido a otros países se enamore de la salsa, la cumbia o son brasileño, la magia del internet.

Publicidad

¿En qué momento se dio la conexión con Colombia?

A: Me fui a vivir a Argentina y descubrí la música tropical, la cumbia, el reggaetón y lo que sonaba en ese momento en Argentina, me enamore de la música y regresé a Europa. Busqué la cumbia y me di cuenta de que venía de Colombia, Me interesó mucho la música colombiana, buscando por internet me encontré con mucho folclor y una escena que es muy actual y que tiene mucha actividad, entonces fuimos creciendo con mucha influencia de música colombiana. Por el lado de Goodjiu, él estaba más interesado en los sonidos del moonbahton y del reggaetón, los sonidos latinos más contemporáneos.

¿Cómo estuvo la gira latinoamericana?

G: Fue una conexión muy fuerte al llegar acá, es muy importante encontrarnos personalmente y era la primera vez que venía a Latinoamérica, teníamos conciertos en Chile y hubo la coyuntura política en el 2019, no pudimos estar, este viaje confirmó que la música el arte y la cultura son para compartir e intercambiar.

¿Cómo crearon ‘Dom P’?

A: Es la única canción que grabamos en Colombia. Encontramos a Frank Takuma por una amiga en común y en una tarde intercambiamos un par de beats, los escuchó y dijo que quería hacer una canción. Nos reunimos y nos fuimos a tomar y hablar de la fiesta. Empezamos a hablar de bebidas y nos encontramos con el champagne. Frank nos dijo “dígame una marca”, y le dijimos Dom Perignon, y ahí salió el tema de la canción. La letra que escribió Frank, es fiestera y un poco como egotrip, una categoría de hip hop francés. ‘Quiere todo, hacer una fiesta, estar contigo’, pueden ser que la letra parezca absurda, pero tiene mucho sentido. Es una mezcla de baile son brasileño, acid y trap, muy especial porque Frank rapea rápidamente y la instrumental tiene una mezcla que no es común en el hipo hop colombiano.

Publicidad

Están muy abiertos a los artistas colombianos, ¿qué perfil buscan?

G: Si una persona quiera hacer algo con Baja Frequencia, tiene que tener feeling, la palabra universal, además de tener buen flow, buena métrica, también que el contenido que haga sea bueno y que comparta los mismos valores personales, sobre todo, que haya una apertura de mente, compartir conocimientos y saberes, sobre todo en torno a cosas anti racistas y homofóbicas, nuestro público es super diverso.

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.