Se encuentra usted aquí

Reflexiones finales (y sentidas) del Día de Rock Colombia 2018

Jaime Valderrama de Don Tetto, uno de los cerebros de un festival naciente con culto al rock, se echa su visión de lo que pasó hace unos días.
Por
Redacción Shock

El día de Rock Colombia nos produce una inmensa gratitud con todos los artistas, con los medios, con las marcas, con las personas que asistieron y con los que hicieron parte de la edición. Fue un año de trabajo donde tuvimos que tener mucha fortaleza en muchos momentos: un festival a estas escalas realmente no es fácil de hacer.

Por: Jaime Valderrama // @jaimevalderrama – Bajista de Don Tetto

Nos sentimos agradecidos no solo con el crecimiento de Sonora Entretenimiento, la empresa que gestamos para este tipo de cosas, sino con los cambios y fortalecimientos de la industria musical colombiana. Hemos aprendido de todos los aspectos involucrados para llevar a cabo un evento como este: la parte comercial de un festival, el manejo de clientes, de marcas y las estrategias musicales que en un futuro sentimos que pueden aportar mucho a la industria colombiana. Por otro lado, como artistas, pudimos hacer todas las entrevistas, fuimos parte de las actividades, estuvimos en el show que recordaremos siempre porque se sentía un energía muy especial. Era el regreso de Don Tetto estrenando nuestra nueva canción, Barco de papel, rematando un proceso donde nos sentimos muy bien,  agradecidos y listos para pensar la tercera edición del Día de Rock Colombia.

Equilibramos ser empresarios y al mismo tiempo artistas. Aprendemos todo el tiempo y no podemos decir que todo fue perfecto en el festival. El Día de Rock Colombia es simplemente una plataforma o un espacio, y de ahí en adelante depende mucho de cómo los artistas lo usen, cómo le saquen provecho y cómo, de alguna manera, se construya una industria que es lo que estamos buscando. Las bandas tienen un muy buen nivel y usaron las herramientas puestas en la tarima. El público pudo ver varias generaciones de rock en Colombia, desde Krönos –que yo no había tenido la oportunidad de ver y me pareció interesante– hasta K-93, pasando por Superlitio o The Mills. Casos como el de Chimó Psicodélico siempre los defenderé porque tienen una historia increíble viniendo de Arauca. El hecho de que todo fuera tan nuevo para ellos y la posibilidad que tuvimos de poder guiarlos de alguna manera ha sido muy importante tanto para Don Tetto como para Sonora.

Me gustaría hablar también de las activaciones comerciales porque este tipo de actividades en espacios donde solo hay rock colombiano no eran muy comunes. Hay ejemplos chéveres en Rock al Parque y en eventos de artistas internacionales en Colombia, pero lograr que en una congregación de esta cantidad de artistas colombianos estuvieran grandes patrocinadores como una marca de celular, de cerveza y bastantes restaurantes, crea un espacio apropiado para que la gente tenga donde parchar con el rock and roll y la música que se hace en su propio país.


dia-de-rock-colombia-bandas-fotografias-daniel-alvarez.jpg

Fotografías Daniel Álvarez // @daniel.alvarez.9


El rock nacional lo vemos en una etapa de reinventarse, de crecimiento. Si bien no es lo más visible o el género de más números en muchas ocasiones, tiene fanáticos fieles que compran una boleta y quieren apoyar al artista. Este tipo de espacios aumenta esa visibilidad de la que tanto hablamos y defendemos en Don Tetto. Hay muy buenos proyectos, digeribles y comerciales porque no solo son rock pesado, sino que pueden sonar en cualquier parte. Eso es algo nuevo en el país. Cuando un grupo como Poligamia hace su reencuentro en el Día de Rock, además con Marbelle como invitada, se gestan cosas que no estamos acostumbrados a ver en nuestra plaza. Presenciamos una escuela en crecimiento por la cantidad de bandas que conocimos en el BOmm, por la cantidad de artistas que nos han entregado sus demos y sus canciones para ser escuchadas en el Toque. Hay un montón de gente que quiere ser escuchada y no tiene por dónde ejercer su carrera.

Para la tercera edición en el 2019 los artistas serán lo primero. El cartel es importante, tiene que evolucionar, es un espacio para Colombia y para la ciudad que se siente representada con lo que dice el festival a través de los artistas que presenta. Tenemos una plaza que siempre queremos llenar con los mejores artistas. También queremos crecer en la parte técnica, atendiendo ciertos detalles específicos que mejoren la experiencia.


dia-de-rock-colombia-bandas-fotografias-julian-galan.jpg


dia-de-rock-colombia-bandas-fotografias-julian-galan-2.jpg

Fotografías Julian Andres Galan // @julianguionbajo


Sabemos que el rock no está pasando por el mejor momento, ni es el género más apetecido ni está sacando las mejores noticias todos los días, pero lo que nos satisface de ver en el Día de Rock Colombia es a 32 artistas hechos en su propio país; rescatar artistas que tienen una historia importante como Superlitio, como nosotros, como The Mills, o descubrir a Chimó Psicodélico. Poligamia surgió en una época donde era más difícil hacer rock-pop o algo suave porque todo debía ser super fuerte en el rock and roll. Los medios han hecho parte de esta historia con noticias que reafirman que existen este tipo de espacios para todas las generaciones; ahora más que nunca deben llegar con noticias que cambien la perspectiva sobre la música.

El papel de las bandas en esta época es seguir aprendiendo todos los días, no esperar que la oportunidad llegue, sino hacerla realidad. Como Don Tetto hemos pasado por buenos y malos momentos en estos 15 años y lo que nos hace fuertes es aprender todos los días. Hay bandas que se estancaron en alguna época, en algún logro. Esta plataforma da el impulso con una variedad de eventos y alianzas para que la gente se mueva alrededor. Los cambios actuales de la industria de la música, donde ya no se venden discos, donde todo está en las plataformas digitales, marcan una transición que le ha costado un poco a nuestro género. Salir de ese romanticismo y montarse en la era digital ha sido un cambio fuerte para muchos artistas de trayectoria.

Las bandas deben dedicarse un poco más, analizar las realidades de su proyecto, sean las condiciones que sean en las que estén, y ver qué noticia es buena para poder seguir creciendo. Tener una banda de hobby es lo que no deja crecer la escena.

Hay que tener muchas ganas de hacer música y entender que en una nueva generación la música puede tener otras influencias y genera una cultura diferente. Todo lo que está pasando hoy será el reflejo de todos los cambios.