Se encuentra usted aquí

.

Nu metal: el fenómeno masivo que se volvió reliquia en menos de una década

¿Por qué una de las principales bandas sonoras de finales de los noventa y comienzos del dos mil se apagó en el presente?
Getty Images | Bob Berg (1998)
Getty Images | Bob Berg (1998)
Por
William Martínez

¿Por qué una de las principales bandas sonoras de finales de los noventa y comienzos del dos mil se apagó en el presente? Tres conocedores del subgénero y la industria musical opinan.

Por William Martínez

Cuentan las reseñas que la primera gira de Korn no tuvo éxito. Corrían los primeros meses de 1995 y los nacidos en Bakersfield, California, teloneaban a Sick of It All, leyenda del hardcore neoyorkino. El público, sin embargo, quedó impactado con su rareza: la ropa ancha y deportiva de sus integrantes, sus trenzas coloridas y una mescolanza de sonidos inesperada, que abarcaba las guitarras de siete cuerdas del death metal, los monólogos del hip hop, el frenesí del rave culture y la distorsión de los sampleos industriales. Todo envuelto en un paquete sombrío que nadie veía venir y explotó globalmente a finales de los años noventa y principios del dos mil, justo cuando el grunge decayó comercialmente.

Conozco más haters que seguidores del nu metal y, aun así, nadie puede negar la autenticidad de su propuesta ni sus ecos en el presente. El revival del pop punk y del grunge, así como el djent (vertiente del metal progresivo), son prueba de ello. Buena parte de los abanderados del nü metal—Slipknot, Deftones, Limp Bizkit, Papa Roach— siguen en el ruedo y conservan un lugar en los grandes festivales del mundo. ¿Por qué, entonces, esta corriente parece caduca en el presente? ¿A qué se debe su mal envejecimiento? Conversamos con tres conocedores del subgénero para entender su devaluación en el tiempo.

Lea también: ¿Es 'Break Stuff' de Limp Bizkit la mejor canción del nu metal?

Chucky García, programador artístico de Rock al Parque y periodista musical, dice que, si bien este movimiento produjo una camada de bandas nuevas, la mayoría de ellas garantizaron su éxito gracias a la maquinaria publicitaria de grandes sellos discográficos como Roadrunner. “Muchas de esas agrupaciones dependían de un gran soporte de promoción para mantenerse vitales. De plataformas como MTV y revistas. De pulir una imagen. No es que las bandas viejas de metal no dependieran de la mercadotecnia, pero la primera y segunda generación de bandas metaleras eran musicalmente mucho más contundentes”, opina García.

A pesar de los cientos de miles de discos vendidos, el sonido del nu metal nunca se volvió clásico, a diferencia del heavy metal de los setenta o de la nueva ola del heavy británico a finales de ese decenio o del thrash de los ochenta. Tampoco siguió emocionando a su público cuando la oleada paró. ¿Por qué el nu metal pasó de masivo a reliquia en menos de una década? “Porque se sobreexpuso y porque tuvo más prensa y ventas que creatividad, creo. La mezcla de metal, pop y hip hop no iba a dar para siempre si sonaba a lo mismo cada vez, producida igual, con las mismas cinco o seis bandas”, cree Antonio Ortuño, escritor mexicano, columnista de El País de España y aficionado al punk rock y al metal.

La mezcla de la que habla Ortuño hizo que el metalero tradicional no adoptara este subgénero. Gustó más entre el público amplio de los festivales y los medios. Esa ausencia de nicho, piensa el escritor, influyó en su evaporación. “La llamarada de popularidad fue enorme. Pero conozco mucha gente que escucha pop y en esa época escuchó nu metal. Es decir que el público no era en su mayoría el público del rock, que es leal. Y acabaron escuchando reguetón seguramente. Creo que el nu era metal para gente que no solía escucharlo. Y tuvo éxito un tiempo, pero luego el público masivo viró a otros tipos de música”, explica el autor de La fila india (2013), Olinka (2019), entre otras novelas.

Pero hubo otra razón para que el metalero tradicional se desligara del nu metal. Si bien algunas bandas construyeron su propia narrativa y su propia estética, Chucky García piensa que nunca llegaron a construir un universo lo suficientemente creíble, en contraste con la primera camada del thrash —Metallica, Slayer, Anthrax y Megadeth— y del black metal noruego. “Me refiero a la eficacia de la imaginería, que es tan necesaria en el metal para conectar con la gente”.

Scott Gries / Getty Images Entertainment

Las 30 mejores canciones de Linkin Park

Con ustedes, la lista definitiva de las mejores canciones de Linkin Park.

De hecho, Pedro Ramírez, guitarrista de la banda bogotana de post punk Espinoza y conductor de Air. Pop. Crack., un podcast que explora piezas sonoras no convencionales, apunta que el nu metal empezó a extinguirse cuando muchos de sus seguidores lo sintieron postizo, falso. “Sintieron que no tenía mayor profundidad y que dependía de la imagen”. También lo vieron quemado. “Muchas bandas fueron reiteraciones del estilo que creó Korn. Poco le agregaron a la ecuación. Algo similar ocurrió con el grunge cuando se acabó Nirvana: el público sintió que el resto de bandas eran muy poco auténticas y abandonó el movimiento”.

Si bien el nu metal, como cuenta Ramírez, cultivó un público para nuevos horizontes de la música pesada, como el hardcore, el metalcore y el deathcore, nunca tuvo descendientes directos, lo que le hubiese permitido perdurar en el tiempo. Al respecto, Antonio Ortuño añade: “El metal es una tradición y en ese sentido la esterilidad del nu metal queda clara en el hecho de que no tuvo descendencia de nivel. La nueva ola del heavy metal británico fue la seguidora del heavy original y el thrash la siguió y la llevó más lejos. Y el black y el death extremo tienen sus propias tradiciones. Lo mismo que el doom. Pero el nü no tuvo real influencia sobre lo que siguió. Hasta el glam metal tuvo una suerte de nietos en los emos. El nu no los ha tenido”.

Una razón final para explicar el decaimiento del subgénero es que sus piedras fundacionales cambiaron de sonido con el tiempo. Deftones expandió el espectro hacia el metal alternativo, el rock experimental e incluso el shoegaze. Papa Roach, hacia el hard rock y el rock alternativo. Slipknot, tal vez la marca más fuerte en compañía de Korn, hacia todas las vertientes posibles del metal. ¿Qué es de un movimiento musical sin padres ni herederos directos? Una tendencia de época.

Más contenido sobre: