Se encuentra usted aquí

¿Ricky Martin y J Balvin en el Festival Vallenato? ¿En serio?

¿Y el vallenato?
Getty Images
Getty Images
Por
Jenny Cifuentes

Empezando a ver el cartel, uno se emociona porque va a tocar equis vallenato, sigue revisando y suena en la cabeza como cuando rayan la cara de un disco con una aguja, al leer: Ricky Martin, Sebastián Yatra, J Balvin, Nicky Jam… ¿Qué? ¿En serio? Livin’ la vida loca y perreo es lo que nos espera.

Por: Jenny Cifuentes @Jenny_Cifu

Se acerca el Festival de La Leyenda Vallenata, la tierra prometida de los parranderos. Un evento en el que cada año, en Valledupar, diestros acordeoneros se disputan la corona de Rey Vallenato, la ciudad se enfiesta, y caja, guacharaca y acordeón, resuenan por todos los lugares. Esta vez, será del 26 al 30 de abril y tendrá como homenajeado a Carlos Vives.

Empezando a ver el cartel, uno se emociona porque va a tocar equis vallenato, sigue revisando y suena en la cabeza como cuando  rayan la cara de un disco con una aguja, al leer: Ricky Martin, Sebastián Yatra, J Balvin, Nicky Jam… ¿Qué? ¿En serio? Livin’ la vida loca y perreo es lo que nos espera.

No se puede negar que Ricky Martin,  Balvin, y demás nombres, tienen trabajos destacados, pero, que los programen en un festival vallenato, en el que se supone, se va a escuchar eso: vallenato, es como si en el Festival de Tambores de Palenque incluyeran a Luis Fonsi, en el Petronio a Bad Bunny o en Rock al Parque a Poncho Zuleta.   

Presentar artistas internacionales o de otros géneros en el Festival, es desde hace años, una constante. Estas figuras ofrecen sus conciertos en el escenario central del encuentro: el Parque de la Leyenda Vallenata,  un lugar de bello diseño,  donde se hace el show inaugural (con acceso gratis); día tras día se exhiben varias de las competencias de acordeoneros en sus diferentes categorías (Infantil, Juvenil, Aficionado y Profesional, además de la Canción Inédita);  se realiza la disputa final en la que se elige el Rey; y donde fanáticos del folclor vallenato, presencian descargas musicales de las estrellas del género.

Por el Parque, han pasado Bacilos, Juanes, Ricardo Montaner, Ricardo Arjona, Pitbul, Ana Gabriel, Marc Anthony, Juan Luis Guerra,  Maná…Algunos de estos músicos, para meterse en el mood festivalero, cantan un vallenato, o una estrofa vallenata invitando artistas locales del cartel: en una edición, Ricardo Montaner ejecutó el popular tema de Rafael Escalona, Jaime Molina, junto a Jorge Celedón y el acordeonero Sergio Luis Rodríguez,  y en otra, Franco De Vita interpretó Matilde Lina de Leandro Díaz, con Gusi,  e  invitó a Celedón a cantar una balada junto a él. Daddy Yankee en su primera aparición en el Festival, improvisó varios versos dedicados a Diomedes Díaz, y el año pasado improvisó unas frases para el vallenato. Y claro, son apartes que emocionan a la audiencia.

Pero la fórmula de la estrella internacional, no siempre ha sido ganadora. Los reggaetoneros  Wisin y Yadel dieron una presentación sin mucho impacto (luego apareció  Beto Zabaleta y ahí sí, se prendieron los asistentes). Y el show de Enrique Iglesias fue casi sin público. La primera vez que el Parque estuvo desocupado.  

Sí, muchos hacen shows muy buenos, pero es reprochable que en ocasiones, estas figuras terminen siendo los headliners de las jornadas festival.  Se ha percibido en el material publicitario, en que para los medios masivos tales artistas son el chicle de sus noticias, y convierten más en Rey Vallenato a Ricardo Arjona, que al acordeonero duro que ganó. Hasta el punto que, a veces, los músicos vallenatos han llegado a asumir que la afluencia de público se debe más a la presencia de la figuras de fuera, que a la de ellos.  

En 2013, pesos pesados del género: Jorge Oñate, Diomedes Díaz, Poncho Zuleta y Beto Zabaleta, a modo de protesta, cancelaron su presentación en el Parque.

Sucedió que Juan Gabriel estaba agendado para dar su concierto la misma fecha en la que aparecerían estos íconos nacionales, pero “El Divo de Juárez”,  por un compromiso en México, pospuso su show para el día siguiente. Entonces, al no haber un nombre internacional, que según ellos, “garantizara que el público llegara”, y expresando que la organización del festival no los valoró, afirmando que  a los artistas extranjeros  se les promocionó en todos los medios y a ellos, solo los incluyeron en un flyer, decidieron no presentarse.

Sobre el incidente, en esos días, el cantante Beto Zabaleta  (intérprete de hits como La Gemela o Benditos Versos), dijo: “A los músicos internacionales les dan 300 o 400 mil dólares, y a nosotros, que somos los verdaderos artistas de la música vallenata, nos quieren pagar 8 millones de pesos. Hacen con nosotros lo que les da la gana. Somos la ñapa del Festival Vallenato”

Lamentable que así lo sientan a veces los vallenatos.  Y no solo los veteranos que esa vez  tomaron acciones por su descontento.  En una edición de hace años, también Silvestre Dangond, iniciando su presentación, por las diferencias de su sonido con el invitado de otro género, manifestó su malestar. Aunque, como el compositor Beto Murgas (La Negra), hay quienes dicen que alternar con ídolos extranjeros los “pone a los vallenatos en un plano internacional, al mismo nivel”.

Se sabe que el Festival es un evento privado en cabeza de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, y que finalmente, pueden programar lo que quieran el Parque, pero en una fiesta de tradición, que exalta el folclor vallenato, ver las caras de Nicky Jam, Sebastián, Yatra, o Maluma en sus afiches,  nos plantea varios interrogantes: ¿Es necesario apelar a figuras internacionales o de otros estilos en el festival que celebra el vallenato? ¿Acaso no hay una  cantidad suficiente de exponentes vallenatos  que enganche al público visitante o foráneo que acude al festival, justo por ellos? ¿Necesita el vallenato en su festival, pop y reggaetón para vender entradas? ¿“El comercio es la meta” como dice un clásico?

Obvio que el Festival no es solo lo que se presenta en el Parque, por toda la ciudad hay parrandas de día y de noche, conciertos en la calle, discotecas,  clubes; noches de compositores; las competencias de acordeoneros de todas las categorías, con acceso gratis en diversos sitios de Valledupar etc. etc.  Y muchos dirán que al que no le guste ver reggaetón, pop, o rancheras, pues que busque en otro lado. De verdad, en esas horas, habrá que buscarlo.

Como escribió el acordeonero Juancho De La Espriella en su cuenta de Twitter: “Los años maravillosos del vallenato jamás volverán, esa es la verdad. Pero yo siempre regresaré a ellos para alimentar mi alma de lo que un día me enamoré”.

 

 

 

 

 

 

Publicidad