Se encuentra usted aquí

Falcao y James: ¿Parceros a prueba de maldiciones?

Por
Héctor Cañón

Es cierto que mientras al Real Madrid de Ancelotti le urgen los goles y las asistencias de James, Van Gaal hundió en el banco del Manchester United a Falcao. Es cierto que el 10 viene volando desde antes del mundial y el 9 lleva caído más de un año. Pero en Chile volverán a la cancha como parceros y eso en el fútbol siempre ha ganado copas. 

Por: Héctor Cañón Imagen.

Ninguna de las otras once selecciones de la Copa América tendrá en la cancha un dúo que haya metido tantos goles en cooperación, que llegue con esas ganas terribles del toma y dámela que termina al fondo de la red y que esté conformado por un par de parceros adentro y afuera de los estadios.

Faltan 75 días para que la Selección Colombia debute en el torneo y, a menos de que alguno de los dos caiga en la mala con una nueva lesión, el 14 de junio próximo saltarán juntos a la cancha del Estadio El Teniente de Rancagua con la intención compartida de pegar duro hacia el objetivo de dar la vuelta olímpica en Santiago y pasearse como campeones por Bogotá, al otro día, en los carros de los bomberos. (Ver bienvenida a la selección tras el mundial de Brasil).

Un tigre hambriento

“Falcao está intacto”, dijo Pékerman después de ver su hambre en los criticados partidos de Medio Oriente. James se fue de chilena en su vuelta a los entrenos y la hinchada del Real Madrid, que cuando él se lesionó gozaba del liderato de la liga y tras siete partidos de su ausencia se siente incomoda 4 puntos detrás del Barcelona, lo reclama para este domingo frente al Granada.

Y lo más importante: James y Falcao se quedaron con las ganas de repetir en el mundial las paredes y los golazos que han hecho juntos en Porto, en Mónaco y en la selección. (Ver video tocatas y goles de James y Falcao). Además, Pékerman, el timonel del barco, estimula esa amistad porque sabe que puede traer la segunda copa continental a nuestra vitrina. Para el argentino, la buena comunicación entre los jugadores fuera de la cancha pesa tanto como el dibujo táctico y la estrategia de guerra cuando arrancan los cotejos. Los futboleros ya sabemos cuánto le ha funcionado ese principio. (Ver video de Colombia en el mundial). 

Para esta Copa América tenemos algo que los demás favoritos al título no tienen y planeamos explotarlo. En Chile, Arturo Vidal y Alexis Sánchez, los dos capos, vienen de tropel y no lo disimularon en la reciente derrota contra Brasil, negándose pases claros, gritándose el uno al otro, juzgándose cuando la derrota se les vino encima.

En Argentina hay nuevo técnico y Messi nunca se ha podido asociar en la selección con la magia con la que lo hace en el Barcelona.  El Apache Tévez está de vuelta después de que Sabella, el anterior DT, lo marginara de la albiceleste por sus conflictos con La Pulga. Habrá que ver si esa rivalidad ya está sanada. Además Messi decidió no jugar contra El Salvador en la fecha Fifa, después de que un dolorcito en un pie prendiera las alarmas de una lesión.

En Brasil también hay nuevo timonel y Neymar aún no encuentra un socio fijo en el ataque. A veces parece más preocupado de sus raros peinados nuevos, de los piscinazos para engañar al árbitro, de quejarse ante la prensa porque no pitan lo que él quiere que piten. A veces Neymar parece más una diva de Hollywood que un crack brasileño. Eso también puede pesar en Chile. Y mucho.

Amor a la camiseta

Así que mientras los nuestros se mueren de ganas de volver a vestir la camiseta de la selección y de jugar en familia sin importar quien esté en frente y al lado, otros evalúan primero las condiciones del momento, van a la peluquería antes de cada cotejo o se atacan entre ellos dentro del terreno de juego cuando las cosas no salen como estaban planeadas.

Es cierto que el dúo colombiano vive momentos opuestos en sus clubes europeos. James viene volando desde antes del mundial mientras que Falcao no ha logrado pararse tras su lesión del 22 de enero del año pasado, día en que su relación en las canchas se interrumpió como si les hubieran echado una maldición encima.

Es cierto que el 10 es estrella en el Real Madrid (8 asistencias y 8 goles en 20 partidos de Liga) mientras que el 9 no la rompe ni siquiera jugando con los peladitos sub21 del Manchester United. (Ver video de goles y jugadas de James en Real Madrid). 

En 2014, James fue el goleador del mundial, el jugador con más asistencias de la Liga Francesa (14), el mejor volante ofensivo del fútbol de Europa y el ganador del Premio Puskás al mejor gol del año mientras que Radamel tuvo que resignarse a ver partidos en la tele o en la banca cargado de los recuerdos de haberles rugido de cerca a Messi y a Cristiano Ronaldo, entre 2011 y 2013, en su disputa por ser el mejor jugador del mundo.

Incluso, hay quienes vaticinan que el Tigre no volverá a ser el delantero “romperedes” que se convirtió en goleador histórico de la Copa Uefa con 17 pepinos en el 2011, fue considerado la figura de la final de ese torneo durante dos ediciones consecutivas, nombrado como el mejor jugador del mundo en los Globe Soccer Awards e incluido en el once ideal de la Fifa en 2012. Hay quienes aseguran que no volveremos a verle partidos como el de su tripleta al Chelsea en el primer medio tiempo de la final de la Súper Copa de Europa ese mismo año. (Ver los tres goles de Falcao contra el Chelsea)

Pero, por fortuna para la selección y sus hinchas, no juegan en equipos rivales ni están en competencia entre ellos como los ídolos de otras épocas gloriosas de la sele, que se prendían a coñazos en los entrenamientos, en los pasillos del hotel, en el “off the record”.

A pesar de que James terminó viviendo dos sueños que parecían destinados a Falcao (ser goleador de un mundial y llegar al Real Madrid), son parceros y saben que en la Copa América tendrán la oportunidad de convertirse en el dúo más taquillero de la historia del fútbol colombiano. Hace rato vienen extrañando sus abrazos de gol. Y a Chile van con todo lo que tienen para repetirlos, a pesar de que en los últimos 6 meses apenas han podido compartir dentro de la cancha 120 minutos.

La pareja ideal

Pékerman, un viejo zorro y amigo fiel de su gente, sabe que si James y Falcao vuelven a jugar juntos teniendo ambos el nivel que les permitió alcanzar la élite del fútbol mundial, pueden regresar de Chile con la copa en las manos. “Confiamos en conformar esa pareja, es el sueño de todos los colombianos. Esperemos que se puedan recuperar para poder tener todo el potencial con ellos”, dijo el DT en rueda de prensa previa a los partidos de la reciente fecha Fifa.

Y tiene razón. Siempre tendremos la duda de que hubiera pasado en ese partido de cuartos de final contra Brasil si hubieran atendido juntos la emboscada (pata, codazo, balones reventados a la tribuna y localismo del árbitro) que nos tendieron los pentacampeones en Fortaleza.

Por eso, los dos momentos más conmovedores del parche colombiano que viajó al mundial fueron: el “gracias, Falcao muchas gracias” que se entonó cuando el Tigre apareció en la tribuna antes del debut contra Grecia y el “uoooo, James Rodríguez, uoooo, James Rodríguez” cantado durante gran parte del segundo tiempo contra los uruguayos en el Maracaná.

Siempre recordaremos el guayabo que nos produjo la baja del Tigre en Brasil y tendremos ganas de volver a verlos juntos. Por eso, en la gira por Medio Oriente, uno de los objetivos principales del cuerpo técnico fue ratificarle al goleador su confianza. “Lo que quiero hablar de Falcao es que en la Selección él se siente como en casa, él está con la confianza y la tranquilidad de que cumple las indicaciones que los compañeros y nosotros le exigimos”, dijo el DT argentino, quien además aseguró estar feliz por el estado futbolístico que mostró el Tigre.

Lo mismo hizo Pékerman con James, antes del mundial, cuando el técnico italiano Ranieri lo sometió a la banca argumentando que   tenía “problemas de mentalidad”. El 10 ha confesado que la visita ultra personal del DT a Mónaco fue la clave para que primero volviera a la titularidad en su club y luego asumiera en Brasil las riendas de una selección Colombia que tenía pánico de enfrentar la inevitable ausencia del Tigre. Y a la final, todos nos gozamos lo que pasó, todos incluidos los que vaticinaban desastres por la ausencia del goleador. (Ver video de los 6 goles de James en el mundial

La gira que acabó con la sed

Frente a Baréin y Kuwait ya pudimos ver algo del efecto estimulador que produce el que la gente que uno quiere le diga cuánto vale. Falcao calmó su sed goleadora y se fue de doblete en el primer partido. Además de anotar dos veces en cuatro minutos, fue la figura de la cancha, asistió a Bacca para el primer tanto, le anularon otros dos justamente, recuperó siete balones y metió otros dos pases de gol que Cuadrado y Andrade no supieron aprovechar. (Ver video goles y jugadas de Falcao ante Baréin) 

Contra Kuwait, se inventó un penalti al borde del área y luego la metió, alcanzando a Arnoldo Iguarán como máximo goleador en la historia del fútbol colombiano. Y, como siempre, metió, corrió y la sudó. (Ver video del gol ante Kuwait)

Los críticos de la selección saltaron a decir que no había mérito por la pobreza futbolística de los rivales y por su ubicación en el escalafón de la Fifa. Ojo, señores, que los equipos que participarán en la Copa América (a excepción de Brasil que venció a Francia y Chile) no tuvieron grandes resultados ni mostraron un buen nivel de juego en la pasada fecha Fifa. Argentina apenas ganó 2-0 a El Salvador (88 en el ranking Fifa), Venezuela (72) perdió con Jamaica (76), Irán (42) le empacó un 2-0 a Chile, Ecuador cayó 1-0 ante México y Uruguay derrotó sufriendo 1-0 a Marruecos (89).

Más allá de los resultados y del nivel o la ubicación de los rivales en el ranking, lo más importante es que el 9 colombiano ganó el partido que jugaron Falcao vs El miedo de no volver a ser Falcao. Que esos partidos solo sirvieron para hacer grupo, dijo la prensa especializada… en encontrar problemas donde en realidad hay soluciones.

¿Acaso no conocen a Pékerman? ¿No se han dado cuenta de que para él tener un grupo unido es la base del éxito? ¿Se les olvidó que no hay nada más alentador para un futbolista que jugar con los amigos? ¿O acaso nunca jugaron fútbol porque los amigos no los invitaban por troncos y por eso se dedican a criticar a los que si saben jugar y quieren hacerlo con sus amigos? (Ver video de James hablando del Tigre en la celebración a la llegada del mundial )

26 pepinos

Juntos ya tienen 26 goles en la era Pékerman (14 el Tigre y 12 James) de los 76 que ha marcado la selección en los últimos tres años: el 34 por ciento de los tantos anotados bajo la dirección técnica del argentino. Una cifra considerable si se tiene en cuenta que en una tercera parte de los cotejos no estuvieron al mismo tiempo en la cancha.

Juntos ganaron la Copa Uefa, la Liga y la Super Copa de Portugal con el Porto en 2011. Juntos la rompieron en el camino a Brasil (el Tigre metió 9 goles y James fue la figura del equipo). Juntos pusieron todo el huevo (que siempre nos había faltado) para empatarle a Chile en Barranquilla después de ir perdiendo 3-0 (a James le hicieron los penales y Falcao la puso adentro las dos veces) el día en que se selló el regreso a los mundiales tras tres fracasos rotundos. (Ver video de Colombia 3 Chile 3). 

Aquí va nuestro pronóstico: si James y Falcao llegan juntos a la Copa América, ¡la ganamos! Los expertos (esos que disfrutan encontrando errores donde todos los demás vemos alegría) nos acusarán de patriotas. Los expertos (esos que dijeron EN PLENO MUNDIAL que James se perdía en la cancha) dirán que no sabemos de fútbol. (Ver video de Carlos Antonio Vélez criticando al 10, días antes de que se convirtiera en goleador del mundial).

No nos importa. No padecemos de envidia, esa costumbre nacional de querer tumbar con energía de ave de mal agüero a todo el que quiere volar a nuestro alrededor e incluso a nuestro favor.¿ Qué creen ustedes que pensaban los argentinos cuando nadie les creía antes del mundial de México 86?  No pensaban nada, solo cantaban juntos: Volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser campeones como la primera vez. A la final, fueron campeones porque siempre han querido eso. A veces lo logran y a veces no.

Curiosamente, James y Radamel se formaron en Argentina. Allá aprendieron a confiar en su talento y a darlo todo en la cancha cuando apenas estaban estrenando cédula. El 10 metió su primer gol a los 17 años,  se convirtió en el extranjero más joven en coronarse campeón en ese país a los 18 y será siempre ídolo de un Banfield que solo con él en sus filas pudo ver la gloria. (Ver video goles de James en Banfield).

–Yo estoy listo para jugar 90 minutos–, le respondió Radamel, que entonces era un pibe de 19 años, al Mostaza Merlo cuando le preguntó si estaba listo para jugar unos minutos contra Independiente. El DT se sorprendió con la respuesta y decidió ponerlo desde el inicio. El Tigre le respondió con un doblete en lo que se considera su debut con River Plate, a pesar de que meses antes había saltado a la cancha unos minutos en la derrota ante Gimnasia y Esgrima de La Plata. (Ver doblete de Falcao a Independiente).

Un parche de 180 millones de euros

¿Que Falcao no ve media en el Manchester? ¿Que James la tiene de para arriba para volver a ser titular en un Real Madrid en el que Ancelotti ha dicho que la BBC (Bale, Benzema y Cristiano) y el malagueño Isco son intocables? ¿Qué la selección está avaluada en 180 millones de euros mientras que los rivales a los que acabamos de golear sin atenuantes no alcanzan los 5 millones que cuesta el bogotano Pedro Franco? ¿Qué en la cancha son once contra once y la energía de los pueblos y sus hinchadas nada tiene que ver porque el fútbol suramericano es un deporte en el que siempre ganan Brasil o Argentina? Sí, verdades a medias, de esas que agarran un fragmento de la totalidad para construir una teoría indiscutible; sí, números que en la cancha pueden volverse pedazos cuando el talento y la garra así lo deciden como en el legendario Maracanazo; sí, mitos que cuando caen traen consigo en eco inolvidable como ese del 5-0 en Buenos Aires. Aquí ofrecemos otra perspectiva porque nos hemos dado cuenta de que Colombia está aprendiendo a pelear como equipo grande y se aleja del mal hábito noventero de perder cuando sabíamos que teníamos todo para ganar. Además los jugadores son una familia. Vale la pena recordar que en Brasil 2014 Falcao y Amaranto Perea fueron invitados a la concentración de la selección a pesar de estar lesionados, mientras que en Francia 1998 los seleccionados decidieron expulsar al Tino Asprilla del equipo después de sus incendiarias declaraciones a la prensa en pleno mundial.

La Fifa dice que somos el tercer mejor equipo del mundo desde hace casi un año; Bacca, Ospina, Guarín, Cardona, Murillo, Arias y Jackson (a pesar de las lesiones menores y recientes de los últimos tres) vienen en buen momento y la inmensa mayoría de colombianos cree en el equipo.

Todo eso suma. Y por último, nunca tuvimos una pareja de futbolistas tan explosiva (el Pibe y el Tino fueron una bomba, es verdad, que a la final terminó de pelea en los mundiales). “Vamos con todo a la Copa América y este equipo se acostumbró a luchar por todo lo que juega y lo va a seguir haciendo en todas las competencias”, dijo Pékerman hace una semana. 
Yo le creo y voy con toda por Colombia. ¿Y usted?

PD: Necesitamos que le apliquen la misma medicina a Cuadrado porque se perdió en Medio Oriente y los tríos también tienen lo suyo.