10 ejemplos de cómo las redes sociales nos jodieron las relaciones de pareja

Si no hay publicación, no hay amor.

Octubre 21 de 2016

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor y también dicen que esta es la generación de la soltería. ¿Tendrá que ver una cosa con la otra? Pues al parecer desde que los celulares llegaron a nuestras manos, no solo la cabeza mantiene agachada, sino que además está llena de “videos” (suposiciones, imaginarios, inserte aquí la palabra con la que se sienta más identificado), gracias a los chulos azules, las fotos de “pareja” y el tema de qué tan pública puede ser una relación, llámese como se llame. ¿De cuándo acá todo se convirtió en un “si no hay publicación no hay amor”?

Por: @JohanaArroyave / Foto: Serie Love

Según un estudio de la revista científica Plos One desde que nos levantamos hasta que nos acostamos pasamos cerca de 5 horas pegados al celular y hacemos más de 85 clicks en cada aplicación. Sin embargo, cuando se tiene pareja la interacción con los teléfonos aumenta en un 15% y el nombre de esa persona se convierte en el primer resultado que arroja el motor de búsqueda de todas las redes sociales. En palabras sencillas: pasamos más del 20% de nuestro día revisando si hay wifi mientras esperamos que llegué cualquier notificación en alguna red, que el otro publique algo o lo peor (en algunos), esperando a que le publiquen algo.

Lo cierto es que con estudios o sin estudios, está más que claro que todo este tema de las redes sociales se encargó de cagarse nuestras relaciones personales, pues como dice el refrán (ahora modificado por la tecnología), “entre cielo, tierra, Facebook, Twitter e Instagram y las otras 500 más que existen no hay nada oculto”. Estos son algunos ejemplos o mejor, preguntas que nos han hecho o hemos hecho y con las que nos dimos cuenta de cómo estas aplicaciones creadas para acortar distancias, se han encargado de alargarlas por algún like, fav, DM o tag mal puesto:

¿Sí está en línea por qué no me contesta? O ¿Por qué me dejó en visto?: todo era risas y diversión hasta que a Whatsapp se le ocurrió la grandísima idea de ponerle color a los chulos y no dejarnos ignorar tranquilamente a alguien. Ah, pero intente quitar los chulos azules a ver cómo le va.

¿Por qué no pone la relación en Facebook?: tal parece que para algunos la pruebita de amor ya no es el polvo, si no publicar con quién está saliendo y desde cuándo.

¿Por qué le dio like a esa foto, por qué siguió a esa persona?: más que una pregunta esto es una advertencia y de las peligrosas. No solo para el que puso el corazoncito, sino para el dueño de la foto, pues a partir de ahora va a tener un nuevo stalker, solo para corroborar si el coqueteo es mutuo, solo de una parte, continua con el tiempo o paró tras el aviso.

¿Por qué quitó nuestra foto de su perfil?: no importa el nivel de idilio que esté viviendo usted y su pareja, no importa si Romeo y Julieta comen chitos al lado del amor que sienten, si quita la foto de perfil es porque algo pasó, así no pase nada.

¿Por qué no responde los comentarios que le dejo en redes?: y entonces la biblia de las relaciones de pareja dice que si uno no contesta el comentario que le dejó la pareja en alguna foto, muro o DM, es porque está escondiendo la relación y a eso le llaman traición y se paga con sangre.

¿Quién es la/el que sale al lado suyo en la foto que lo etiquetaron?: párese donde se pare en la foto grupal, si no sale al lado de alguien de su mismo sexo (o del sexo opuesto si usted es gay) le van a preguntar quién es, por qué al lado, qué hacían y si su pareja no estaba en esa fiesta o reunión, el tema se puede alargar.

¿Quién es la/el que le deja esos comentarios en Facebook y lo llena de likes?: después de que alguien le escriba en el muro, le deje más de cuatro likes en algún lado o le comente la foto con algo y su pareja lo note, las vinculaciones sexo-romántica-afectivas-matrimoniales se convierten en el tema de la semana.

¿Por qué no me contesta el celular, por qué se fue directo a buzón?: no sé quién los inventó, pero como que los mandamientos de las relaciones dicen que si uno no contesta el celular, rechaza la llamada o el aparato se descargó casualmente, es que está haciendo algo malo.

¿Cuál es la contraseña de tu celular?: cuenta la leyenda que la última pareja que peleó por esto, dio más lora que los del sí y el no del plebiscito. ”Por qué me revisó el celular, eso es abusivo” – Por qué esta coqueteando con ese personaje, mal nacido- “pero por qué se atreve a invadir mi privacidad” - por qué me engaña de esa manera-  (Bis x las veces que quiera y aguante). Igual, tenga la contraseña o no, siempre va a pensar que hay algo malo.

¿Por qué no publica fotos estando conmigo?: creo que en los mandamientos de las relaciones también decía que, si no hay publicación de foto con la pareja, no hay amor.

Y tal parece que con la tecnología, las redes y todo este boroló de información, el mensaje que se tiene que dar es que a mayor número de publicaciones de fotos con la pareja, mayor es la felicidad. No sé si así intentan convencer al mundo o se intentan convencer ellos de su amor.

Por: 

La del sombrero