Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Kpop: una explicación de su dimensión política

Hay mucha más política detrás de este género de la que muchos se imaginan.

BTS
Nueva York, Febrero 21 de 2020, BTS banda de K-pop visita los estudios SiriusXM
// Foto Cindy Ord / Getty Images

Por estos días los fans del kpop han sorprendido en Colombia (y los siguen haciendo) al boicotear las tendencias en Twitter contra el paro nacional. ¿Cómo lo hacen? Usan masivamente los hashtags acompañados de videos y fotos de sus idols favoritos bailando. Esto con el fin de desdibujar la temática original de hashtag, generar confusión y evitar la unión entre quienes sí están de acuerdo. Además, hace más sencillo que los demás reporten la tendencia por spam.

Por supuesto, no es la primera vez. El 31 de mayo de 2020, la Policía de Dallas invitó, a través de su cuenta de Twitter, a que las personas enviaran reportes de "actividad ilícita durante las protestas" a la app iWatch Dallas. Como respuesta, miles y miles de fans de K-pop les enviaron memes y videos de sus artistas favoritos cantando y bailando . Esto, con el fin de proteger la identidad de los manifestantes. En junio, hicieron lo mismo con el hashtag #WhiteLivesMatter. Usaron el hashtag para llenarlo de fotos, gifs y videos y así hacer que las publicaciones de supremacistas blancos pasaran inadvertidas.

Se dice que también estuvieron detrás del boicot a un reciente evento de campaña de Donald Trump. En éste se esperaba una asistencia de 19.000 personas, pero solo llegaron 7.000. La asistencia era gratuita, pero con inscripción previa, así que, junto a varios usuarios de TikTok, decidieron apartar miles de espacios con la firme intención de no asistir, solo para ver la reacción de Trump con el espacio casi vacío en su primera aparición política en un buen tiempo.

Si bien los fanks del kpop son anti establecimiento, esto no aplica tanto a la música. El estado coreano siempre ha estado pendiente de lo que se escucha en el país. Durante los 70, bajo la dictadura de Park Chung-hee, la música era duramente censurada. En los noventa, cuando el país atravesó una dura crisis económica, el entonces presidente Kim Dae-jung quiso concentrarse en una industria que no requiriera mucha infraestructura. Por eso le metió todo a la cultura: incrementó el presupuesto del Ministerio de Cultura y creó varias entidades para promover los productos culturales del país, entre ellos las telenovelas y claro, el k-pop.

A este fenómeno se le conoce como Ola coreana o Hallyu, una estrategia que le ha permitido al país mantener una imagen positiva en el resto del mundo. “Las canciones de k-pop suenan animadas y poderosas, y las letras representan la imagen de un frente surcoreano unificado”, dijo a The Outline Roald Maliangkay, director del Instituto de Corea en la Universidad Nacional Australiana. “El k-pop es un medio efectivo de propaganda. Muestra a Corea del Sur como una nación hipermoderna y rica, poblada solamente por gente muy atractiva y apasionada”. Entidades gubernamentales, como el Ministerio de Familia y Equidad de Género tienen el poder de censurar cualquier canción que suene “muy política”.

Publicidad

El kpop en sus canciones no suele hablar de temas políticos: normalmente sus letras tienen más que ver con mensajes sobre ser libres y auténticos. Pero sus fanáticos son tema diferente: no son solo niñas coreanas, como creen algunos, son principalmente mujeres de todo el mundo, muchas mayores de 20 años. Por lo general son personas preocupadas por los derechos humanos y la actualidad mundial. Surge la pregunta si el activismo es resultado de mensaje libertad e individualidad de las canciones del kpop, o si este activismo puede ser el primer paso a un cambio en la industria del kpop, que es una de las más restrictivas y exigentes con sus artistas.

"Una de las estrategias principales del kpop consiste en crear cultura participativa de fans. Ésta ha triunfado más allá del sueño de cualquier productor", según explicó a Slate John Lie, profesor de sociología en la Universidad de California. Las fans del kpop tienen gran talento para movilizar a la gente en redes alrededor de sus ídolos y, como hemos visto en los casos de Estados Unidos y Colombia, han puesto ese talento a favor de los más jóvenes y contra el abuso policial.

Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series. Conviertan a Shock en su repartidor de nueva música, cine y series.