Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Conjuro Epiléptico: “la naturaleza de nosotros es romper y hacer algo disruptivo”

La banda colombiana prepara un nuevo álbum con la bendición de Jack Endino.

Conjuro Epiléptico
Conjuro Epiléptico
// Cortesía artistas

Conjuro Epiléptico es una banda que hace de la improvisación un espacio cómodo para dialogar con las situaciones ridículas que suceden en el país. Sus videoclips y performances están alineados a ese discurso que sacude y que se complementa con el mantra del conjuro: “esto está asqueroso, ¡dame más!”.

Miguel, Juan Pablo y Nicolás se graduaron cómo músicos de jazz, así que la improvisación ya venía adjunta en el paquete que completó Juan David, diseñador gráfico que le aporta elementos a la estética que quieren mostrar.

Publicidad

Conjuro Epiléptico también busca reivindicar símbolos y lugares que han sido memorables en la capital colombiana, por eso no dudaron en responder al llamado de Nicolas Pava cuando les propuso grabar un disco en la Super Estación 88.9, una de las emisoras más importantes de los 80 y comienzo de los 90. Después de tener unas canciones y sin dirección hacia el siguiente paso decidieron buscar ayuda para masterizar y mezclar las canciones. Acordaron escribirle a Jack Endino, productor del Bleach de Nirvana y pieza clave en la historia de los inicios del grunge en Seattle.

La respuesta fue inmediata, lo primero que le llamó la atención al productor norteamericano fue la parte visual de la banda, la estética extraña y su poderosa descarga interpretativa. Hicieron un sencillo con él, Melódicamente y prepararon cuatro más, pero el alza del dólar los frenó. Así que van a paso lento, con la intención de completar canciones para un álbum o un EP con el productor de Screaming Life de Soundgarden.

Hablamos con ellos del performance, de los videoclips y del espacio que ocupan las propuestas alternativas en la industria nacional actualmente.

Ustedes improvisan en sus shows, todos son diferentes, ¿cómo logran coincidir en el escenario?

Publicidad

Hacemos un ejercicio liberador, son procesos que no les ponemos filtro, dejamos que el inconsciente hable mucho dentro de nuestro proyecto, por eso hay muchas cosas surreales, bizarras y salidas un poco de la razón. Eso tiene una estructura, tenemos que reunirnos y organizar las cosas. Por ejemplo, estuvimos tocando en Videoclub en febrero, fue muy bonito porque logramos hacer un show incluyendo nuestros temas viejos y nuevos, pero sin interrupciones un set completo. Lo que queremos mostrar requiere de mucho ensayo y memoria, porque los temas transitan por muchas partes diferentes y además siempre estamos transformando todo. Lo importante es que la obra siempre esté viva y que podamos transformar las cosas no nos gusta repetirnos, sino proponer algo nuevo, entonces es algo que exige bastante, pero es divertido hacerlo.

¿Cómo les ha ido en los escenarios de otras ciudades?

Publicidad

Hemos tocado muchas veces en el eje cafetero, tenemos familia allá, ha sido como estar en casa, muchos oyentes y público que nos reciben con mucho cariño. Hicimos un tributo a Nirvana en marzo de 2019, justo antes de la pandemia.

Manizales es otra casa, Medellín, Pereira, en Cali hemos tocado dos veces Juanchito vive en Cali, estuvimos en diciembre, en Popayán. Ha sido muy bonito un proyecto que no se ha centrado en Bogotá, sino que ha tenido movimiento en otras ciudades en las que se hhan generado otros públicos.

¿De qué quieren hablar en el nuevo álbum?

Seguiremos poniendo entre la discusión muchas moralidades, muchas maneras de autoridad que se ejerce desde el lenguaje las relaciones humanas, desde cómo funcionan las cosas en Colombia, que también hay un problema psicológico con la autoridad y bueno, la idea es hablar del contexto, de la violencia. Tenemos una canción que se llama Dragma que habla mucho de eso, un poco como siempre criticando el tema de las redes, de otro tipo de adicciones contemporáneas como los celulares. La idea es ir en contra corriente de muchas cosas y desde muchas creencias, sobre todo ahora en Colombia, ojalá podamos escribir letras que hagan que la gente se puede preguntar cosas, eso es lo importante, afirma Nicolás.

Publicidad

¿Qué tanto se involucran todos en la parte visual?

Somos cuatro en la banda, pero hay un integrante fantasma que es Diego Ricardo, que le ha aportado mucho desde su creatividad, él también es diseñador, con el hemos podido tomar todas estas cosas relacionadas con el absurdo, el lenguaje que Conjuro Epiléptico maneja y poderlo traducir desde las vivencias de nosotros. Parte de la riqueza visual que tenemos es que somos una comunidad donde hay mucho cariño, mucha camaradería, mucha chabacanería. A la hora de plasmar esto desde la imagen permite mucho explorar el sin límite, no nos pone en conflicto travestirnos, o reírnos de nosotros mismos, o recalcar todas estas narrativas de contracorriente y de lo absurdo en una pieza audiovisual, parte de la energía de la música que estamos tratando de construir está cargada de muchas cosas, por eso se logran estos resultados.

Publicidad

¿Los videoclips son piezas claves para complementar el imaginario de la banda?

Nosotros hemos tenido procesos muy interesantes de naturaleza visual con los videoclips, empezamos con el de Diarreik Kunfu Zion, que fue una obra maestra para nosotros porque de la mano de Moisés Guindi más conocido como Ernesto Vientos, logramos crear una narrativa artificial donde creamos un universo con objetos, con cosas hechas de cartón, con una estética un poco distorsionada y desde ahí se creó un imaginario que exploramos más a fondo en el video de Marta, mucho más elaborado con un vestuario, máscaras, maquillaje, y un montón de elementos.

Después, durante la pandemia, Diego hizo el videoclip de Dario Lemos, en mi opinión personal es mi favorito, es una animación increíble, con las calles de Bogotá, con los buses, con escenas bizarras, escenarios que uno suele ver en Bogotá como de lo absurdo, entonces se ha ido creando un imaginario, nos encantan los objetos en los conciertos, objetos vario pintos, el cartel de una iglesia cristiana colombo china, maniquíes, vestidos, sombreros, jugos Hit, un inventario de cosas. Nos encanta jugar con los objetos y crear como un universo alterno.

¿Cuál creen que es el mayor beneficio de las plataformas de streaming?

Publicidad

En este momento gracias a las plataformas es mucho más fácil tanto para uno visibilizar cosas que están muy lejanas, como que lo visibilicen a uno en muchos lugares del mundo, eso es increíble y en parte eso fue lo que nos ayudó a conectarnos con Jack Endino, que él pudiera tener acceso también a nuestros videos, a nuestra música.

A él lo que más le llamó la atención fueron los videos, nos decía: ‘nos parecen increíbles los videos que hacen’. Hay un auge de cosas interesantes que están saliendo de Colombia que vale la pena escuchar. El streaming es menos rentable, pero es más masivo, eso es interesante. Todavía nos queda mucho por aprender y recorrer y queremos agrandar nuestro público latinoamericano y mundial. Sería increíble poder viajar a Seattle y conocer a Jack y trabajar con él y eso es gracias a eso que está sucediendo.

Publicidad

¿Cómo ven la industria nacional?

Siento que se ha abierto un mercado para lo alternativo interesante, siento que somos una banda disidente a pesar de que sabemos cómo funcionan las cosas, hemos optado por tomar caminos que de pronto deciden de la normalidad.

Por ejemplo, el segundo disco que se llama EPS Sanitas lo hicimos nosotros. Juancho hizo las cajas, lo imprimimos, es parte de la decisión estética de la banda de hacer las cosas distintas así no sea la manera más fácil, o la manera que más funciona y siento que la gente se conecta con eso.

Es un chimba discernir de ser parte de una máquina gigante industrial, que está bien, todos somos músicos, vivimos de la música, entendemos cómo funciona, pero desde el Conjuro Epiléptico poder hacerle fuck you a esa vuelta y romper. La naturaleza de nosotros es romper y hacer algo disruptivo que cuestione las cosas que al parecer están bien establecidas.

Publicidad

Siempre vamos a proceder de manera diferente digamos, podemos hacer un reggaetón pero no lo haríamos de una manera convencional.

Conjuro Epiléptico hace parte de la programación de En Vivo en el Muelle, una alianza de Shock y la FUGA, para presentar vía streaming y en vivo agrupaciones que proponen nuevos sonidos en la capital.

Publicidad

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.