Se encuentra usted aquí

La vida después de ser nominado o ganar un Latin Grammy

Todos desean el gramófono, pero son pocos los elegidos para obtenerlo. Hablamos con artistas, grupos y managers sobre el tema
Photos by David Becker, Frazer Harrison // Getty Images
Photos by David Becker, Frazer Harrison // Getty Images
Por
Sebastián Peña

En América Latina existen muchas premiaciones musicales que buscan resaltar la popularidad de los artistas y agrupaciones, pero existe un galardón que todos quieren tener en su casa: un Latin Grammy. Si bien el buen Homero dice en un capítulo de Los Simpson que él no cree que el gramófono dorado es un premio, este galardón es el sueño de miles de artistas, agrupaciones, ingenieros de sonido, managers y disqueras que ven en la estatuilla un reconocimiento a su trabajo en la industria.

Por: Sebastián Peña // @SebasNews 

Desde la creación de los premios en el año 2000 se han entregado galardones de forma consecutiva a creadores de canciones y álbumes en español y portugués. Colombia es el segundo país más premiado en la historia de los Latin Grammy con 186 gramófonos, sólo superado por México que ha recibido 190 estatuillas. Residente con Calle 13, Juanes y Shakira son considerados los reyes de estos premios y han logrado que sus carreras artísticas tengan un nuevo nivel internacional luego de ganar alguna de las categorías principales.

Es valioso resaltar que la Academia Latina de la Grabación, por medio de estos premios, no solamente nomina artistas que suenan cada cinco minutos en la radio o que tienen millones de reproducciones en plataformas digitales. También se preocupan porque artistas independientes y alternativos tengan la oportunidad de brillar por sus trabajos musicales al mismo nivel de sus otros colegas que gozan de mayor reconocimiento en la industria.

Varios son los colombianos que han sido merecedores de un Latin Grammy en las diferentes categorías y muchos de ellos han notado cómo este reconocimiento sirvió de trampolín para que su música pudiera llegar a muchas personas. Por ejemplo, la primera nominación de Chocquibtown a estos premios se dio en 2009 y desde ese momento el crecimiento de la agrupación fue notable porque empezaron a sonar más en radio, su nombre comenzó a ser mencionado en todos los medios de comunicación y llegaron las ofertas de grandes casas discográficas que quisieron firmar con ellos. El trio chocoano ganó en 2009 su primer gramófono y desde ese momento su carrera cambió porque empezaron a hacer más conciertos, a traer más gente a sus shows y a crear una base de fieles fans que los apoyan en sus proyectos. Básicamente el Latin Grammy les dio la fuerza para hacer crecer su proyecto y unirse a grandes empresas de la industria como Sony Music Latin y La Industria Inc.

Camila Sarabia, CEO de M3 Music y pieza clave de proyectos como Bomba Estéreo, Monsieur Perine y Vicente Garcia, cree que recibir una nominación o ganar un premio de estos es “un mérito muy importante porque es el reconocimiento al talento y al trabajo, sin embargo, es un aviso para seguir trabajando, seguir girando y seguir componiendo”. Muchos creerían que al momento de recibir el gramófono automáticamente cambia la tarifa que los artistas por sus shows, pero esos cambios tienen procesos que llevan más tiempo, “no necesariamente cobras más porque te ganaste un Latin Grammy, evidentemente tienes más visibilidad, por ende, eso te ayuda a tener más ofertas y más shows”. Por ejemplo; Li Saumet y Simón Mejía de Bomba Estéreo han tenido la oportunidad de presentarse en dos ocasiones en el escenario principal de los premios, pocos colombianos que también han sido nominados en el pasado no son tenidos en cuenta por la empresa que produce el show de televisión para presentarse en vivo durante la gala. Sin duda las nominaciones previas ayudaron a que Bomba fuera aceptado para la transmisión que lo único que busca es ser llamativo, entretener y generar rating. (Eso lo dice en la página web oficial de los premios)

Para Nicolai de LosPetitfellas, nominados a la categoría Mejor Nuevo Artista, es importante ser finalistas en los Latin Grammy porque "se logra una visibilidad más amplia que no es local sino internacional. Se abren oportunidades en Latinoamérica que son muy valiosas y de entrada cambia las reglas para la banda. Para nosotros significa gasolina y polvora para seguir trabajando y es una motivación para seguirle camellando". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by LosPetitFellas (@lospetitfellas) on

En 2016 otro boom colombiano llegó a los premios de la mano de Manuel Medrano, un artista que con guitarra en mano y liricas mega románticas pudo conquistar a la Academia y a una gran parte de los amantes del pop latino. Ese año el cartagenero se alzó con dos estatuillas; Mejor Álbum Cantautor y Mejor Artista Nuevo. Para Jorge Ovalle, su ex manager y ficha clave en esa etapa artística de Medrano, el ganar este importante premio no va a hacer que la vida del artista y de su equipo cambie de un día para otro, sino que es la confirmación de que se están haciendo las cosas bien. Hay quienes creen que después de ganar un Latin Grammy sus reproducciones en Youtube van a aumentar en un 100%, que al otro día van a vender más discos o que van a agotar sus shows, pero eso no es cierto. Lo que sí logra es que la industria tenga los ojos encima del proyecto y lleguen nuevas manos a ayudar que eso que ya está construido pueda crecer mucho más.

Diamante Eléctrico es la banda de rock colombiana con mayores gramófonos en su haber. En seis años de carrera han sido merecedores de tres premios Latin Grammy en las categorías de rock, lo que los ha vuelto muy cercanos a la Academia. Para Andee Zeta, baterista del trio, el ganar estos premios le ha hecho aterrizar que todo reconocimiento se tiene que luchar con trabajo duro, “uno se imagina que el día que tenga tres Grammys va a estar descansando desde una mansión, pero no es así. Nosotros nos ganamos los premios y todo sigue igual, es muy chistoso”. Para el guitarrista Daniel Álvarez los tres gramófonos les ha abierto muchas puertas adentro de la industria y los ha puesto en un nivel de reconocimiento superior, “hoy en día nos dan el respeto correspondiente por haber ganado. Es muy cómodo porque no hay que explicarle a todo el mundo en una reunión a quién están recibiendo o quiénes somos. Además, los periodistas te atienden sobre la mesa y todos los promotores de conciertos te atienden al teléfono, cuando antes se negaban si quiera a hablar con nosotros”.

El dominicano Manny Cruz lleva dos años consecutivos siendo nominado en los Latin Gramy, la primera vez fue en 2017 en la categoría Mejor Canción Tropical por Deja Vú de Shakira. En este tema él participa como compositor y dice que el ser finalista en esa categoría le cambió la vida por completo porque le empezó a dar mayor visibilidad entre los votantes de la academia, su nombre se empezó a hacer más familiar adentro de la industria y empezó a tener cercanía con diferentes productores con los que trabajó en el que ahora es su álbum de estudio Sobrenatural. Precisamente este producto está nominado este 2018 a la categoría Mejor Álbum de Fusión Tropical. El ser opcionado a ganar otro Latin Grammy ha permitido que más medios de comunicación en toda América le abran las puertas a Manny para que él tenga la oportunidad de llevar su música, su bachata y su merengue a más personas.

Los Aterciopelados ya son viejos conocidos de la Academia, es más, recibieron una nominación al Grammy americano cuando pocos eran los colombianos que sonaban fuera del país y esto hizo que su imagen se catapultara a nivel global. Héctor Buitrago cree que el ganar uno de estos premios “es un estímulo a nivel artístico porque los expertos y músicos valoran la creatividad y el nivel técnico del proyecto. Luego de eso viene un tema mediático importante porque gente que no pertenece a la industria se interesan por el trabajo premiado y lo empiezan a tener más en cuenta”. Otra ganancia que viene con el premio, según la media mitad de los Atecio, es empezar a conquistar más mercados y eso sólo se logra de la mano de un equipo de trabajo que se ponga la diez para empezar a bookear y vender más: “esa visibilidad mediática se replica a nivel de festivales o conciertos, porque se hace muy atractivo para la gente del común una banda que gane un premio Latin Grammy”. Héctor enfatiza en que, a pesar de seguir siendo muy importante, los premios solían tener mucho más peso en la decada pasada, “al principio fue mucho más importante ganar este premio, antes era una sorpresa, ahora siempre se espera cada año a los nominados por el país”.

En definitiva, el Latin Grammy pone el proyecto musical en un nuevo nivel, pero la única forma de mantenerlo y de seguir creciendo es trabajar fuertemente día a día para tener música que logre conectar con más personas alrededor del mundo. El premio te da exposición y reconocimiento, pero sólo el artista y su equipo tienen la forma para llegar a ser verdaderas leyendas de la música latina.

Vea también: ¿Quiénes son los nominados a 'mejor nuevo artista' para los Latin Grammy 2018?