Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Insensibilidad racial: ¿por qué desapareció el video de 'Perra' de J Balvin y Tokischa?

El problema del video de J Balvin y Tokischa (eliminado de YouTube) poco o nada tiene que ver con el deseo femenino o con el uso de la palabra "Perra". Esa conversación ya la superamos. Su problema es la insensibilidad racial. El insensible racial no sabe qué es racista y qué no. ¿Por qué evitar entonces la conversación?

Perra de J Balvin y Tokischa.jpg
J Balvin y Tokischa en el video de 'Perra' (2021).
// captura de YouTube

El 7 de septiembre de 2021 J Balvin y la rapera dominicana Tokischa lanzaron el video de la canción Perra y se armó una polémica en Internet. Después del escándalo, a menos de un mes de su lanzamiento, el tema fue removido de YouTube. Muchos aprovecharon para censurarla por hablar de sexo, del deseo o de la fantasía. Creyeron que el problema era el uso de la palabra "Perra", pero, como siempre, olvidaron el problema clave: el uso de una imagen racista.

Por Carolina Benitez

La siguiente imagen la talló en 1795 Francesco Bartolozzi, y representa un incidente que presenció John Gabriel Stedman durante sus viajes a Surinam. En Puerto Amsterdam, Stedman se encontró con una esclava joven vestida en un decadente taparrabo que, al igual que su piel, mostraba trazos de un látigo.

Francesco-Bartolozzi
Stedman, John Gabriel
// Library Company of Philadelphia

Como castigo por no completar una tarea que era incapaz de hacer, la joven fue obligada a llevar una cadena en su tobillo, de la cual colgaba una pesa de cien libras. La llevó por varios meses. El grillete con cadena ha tenido dos usos en la historia negra, ninguno positivo. El primero, como el castigo terrible que presenció Stedman en su viaje a Surinam; el segundo, como restricción física para los esclavos cuando eran transportados.

Este dato no es difícil de saber. Cada película que vemos sobre la esclavitud negra se asegura de mostrar al menos una escena con el grillete y la cadena. Las cadenas siempre han representado en la cultura negra la esclavitud, tanto así que en San Basilio de Palenque hay una estatua del libertador negro Benkhos Biohó rompiendo sus cadenas.

Publicidad

Si este es un dato tan conocido, ¿por qué se sorprenderían J Balvin y Tokischa de la respuesta negativa a la escena en su video Perra en la que él, un hombre blanco, pasea a dos mujeres negras encadenadas del cuello como mascotas?

J Balvin Perra video
J Balvin en el video de Perra
// YouTube

Ante esta imagen, incluso un racista, lo pensaría dos veces porque temería ser señalado y porque sabe lo controvertido de esa representación. En este caso versión pop hemos saltado a algo que tan solo se permite desde la burbuja más aislada del privilegio: la insensibilidad racial.

Insensibilidad racial

La insensibilidad racial va más allá de la falta de empatía y cruza la frontera del absoluto desinterés. El insensible racial no tiene que molestarse siquiera en pensar en cómo sus acciones afectarán el discurso alrededor de la raza. La raza no es una conversación en su mesa de comedor ni en sus noches de filosofía con amigos.

Publicidad

El insensible racial no sabe qué es racista y qué no porque simplemente tiene el privilegio de que la palabra “raza” no haga parte de su vida. ¿”Pecar de ignorante”? Tal vez, pero no podemos infantilizar las acciones de un hombre adulto y atribuirle a la “ignorancia” el uso de un símbolo tan chocante: dos mujeres negras encadenadas siendo llevadas por un hombre blanco, 169 años después de la emancipación.

Recordemos que hablamos de artista consagrado como J Balvin, que tiene en su instagram una foto de Anderson Arboleda, un joven negro víctima de brutalidad policial, seguido de un texto solidario en el que da a conocer las condiciones de su trágico asesinato. O que también tiene entre sus publicaciones un letrero de Black Lives Matter y que se ha solidarizado con sus protestas.

¿Dónde está esa energía ahora para tener esta conversación? ¿Sabemos por qué bajó o le bajaron el video de YouTube? ¿Sabe él por qué la comunidad negra encontró ofensiva esa representación? ¿Se molestó en preguntar?

Si el vídeo que le dedicó Residente merecía respuesta, e incluso una nueva línea de ropa con tema de perro caliente, ¿Por qué la gente negra a la que “apoyaba” el año pasado no merece ni siquiera una mención? ¿Para cuándo la nueva línea de ropa acerca de esta controversia?

El silencio después de la insensibilidad racial es el paso hacia el racismo implícito: si al insensible racial se le hace saber de su insensibilidad y este se encoge de hombros y sigue como si nada, ¿qué nos dice esto de cómo percibe a la comunidad negra?

Hablar sobre el racismo

Publicidad

Cuando Pharrel Williams se encontró en una situación similar con su portada para la revista ELLE, en la que llevaba como sombrero un tocado indígena muy significativo para la comunidad nativa americana, no sólo se disculpó de inmediato en sus redes sociales, quitando la portada y reemplazandola con una disculpa pública, sino que continuó esta conversación varios años después de la controversia.

La insensibilidad racial fue transformada en aprendizaje. Ese un esfuerzo mínimo, pero hasta ahora ninguno de los autores de Perra han dedicado una palabra a esta conversación. Algo que habla mucho más de su relación con la comunidad negra que por su momentáneo interés por el movimiento antirracista.

Hay cientos de excusas (ninguna necesariamente buena) para la insensibilidad racial: “No sabía”, “Las personas negras que participaron no me dijeron nada”, “No lo hice con esa intención”, “Alguien me dijo que estaba bien”, “En mi época estaba bien”.

¿Qué excusa hay para el silencio y el desdén una vez le hicieron saber del problema de sus acciones?

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.